-->

Miguelín y la economía española 31 ago. 2010 11:20 Legolas

«Obesa y en pañales»



Zapatero dijo ayer en Shanghai que: “España y su economía están de fuertes y grandes como Miguelín”. Por una vez y, sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con nuestro Presidente, creo que la metáfora empleada fue de lo más acertada.
No tanto por el tamaño pero sí por otras cualidades, es posible comparar a Migueín con nuestra economía. Como Miguelín, nuestra economía está casi en pañales y hay que desarrollarla, pues apenas es un bebe subido de peso.
Hablando de peso, lo de Miguelín es un caso extraordinario de sobrepeso que apunta a una obesidad infantil y así está nuestra economía con obesidad prematura a punto del infarto.
-->Leer más...

Día de España en Shanghai 30 ago. 2010 17:32 Unknown

«Jamón ibérico made in china»


Hoy con motivo del día de honor de España en la Exposición Universal de Shanghai, nuestro Presidente José Luis Rodríguez Zapatero, hacia acto de presencia y girará una visita a china y Japón para buscar nuevas oportunidades a nuestras empresas.
En la enorme cesta del pabellón de nuestro país varios cortadores de jamón obsequiaban a los asiáticos visitantes con las delicias de nuestro jamón ibérico. Estos, felices y sonrientes daban cuenta de las finas lonchas y, a juzgar por lo que mostraban las imágenes del telediario, parecía que el ibérico de bellota les encantaba. Un empresario charcutero señalaba que si los chinos les da por comer jamón, nos quedamos sin abastecimiento en España. Como decía mi amigo Fernando, si conseguimos que los chinos tomen un vermú al día con una aceituna tenemos resuelto los excedentes del olivo y la vid en la Europa mediterránea.
Pero el problema no es que los chinos nos dejen sin jamón porque nuestras dehesas no den más de si para el pasto de los puercos, el problema sería que les de por criarlos, salarlos y vendérnoslos en sus tiendas de todo a cien.
Miren que con los chinos y especialmente con los japoneses no se puede uno fiar, desde que un japonés vino y fotografío un artesano fabricando guitarras españolas, ahora, las mejores, esas que adquieren los grandes virtuosos son Made in Japan. A ver si terminan haciendo jamón de jabugo Made in China.
-->Leer más...

El reinicio las obras públicas 29 ago. 2010 11:01 Legolas

«¡Que la terminen de una puñetera vez!»


Tras el paréntesis vacacional, hemos iniciado con verdadero ahínco el nuevo curso político, con el anuncio por el Ministro de Fomento de la reanudación de las obras de la autovía del Altiplano. Esta grata noticia para todos, ha dado pie a sus correligionarios para lanzar a los cuatro vientos que el PSOE no abandona a Murcia y, de paso y como si no quiere la cosa, recordar que el que no cumple es Valcárcel con su tramo desde la Venta del Olivo. Así las cosas en el plazo de tres días han dado cuatro noticias o comunicados de prensa sobre lo mismo, primero su secretaria local, después el Alcalde, más tarde el delegado del Gobierno y el mismísimo Ministro en su rueda de prensa.
Por su parte, el PP, ha contraatacado recordando una obviedad, que dan puntadas sobre lo descosido. Sea como fuere, el ciudadano de a pie, el que no es un acérrimo de ninguno de ellos, ve con esperanza esta continuación de las obras que, por otra parte, nunca debieron pararse. Así las cosas, todo aquel que a menudo transita por esta carretera hasta Murcia ve con alivio la noticia, máxime cuando en estos dos meses ha podido percatarse que la antigua carreteraestá por las obras provisionales mucho peor que antes, poniendo en serio peligro a quien transita por ella. En la pasada tormenta de agosto los talud de tierra y la riada la cortaron y más de uno tuvo que dar la vuelta por Cieza para volver a Jumilla, a Dios gracias, no hemos tenido que lamentar en este tiempo ninguna desgracia mayor.
La desesperanza acude a este ciudadano porque ve que nada cambia en nuestro modo de ser y conducir los asuntos públicos. Según un director de obras de la empresa adjudicataria, éstas iban a terminarse para últimos de Noviembre- Diciembre, ahora con el paron y nueva puesta en marcha, las obras se concluirán, como siempre, en el mes de Abril. Casualidad que estaremos en vísperas de elecciones donde algún político se hará la merecida foto . ¡Qué lástima no tener elecciones todos los meses! Lo de siempre vamos, mientras tanto, meses perdidos, trabajadores despedidos y puesta en peligro para quien transitaba por las obras provisionales. En cualquier caso, resignados con nuestro destino, pensamos los ciudadanos de a pie que se cuelguen las medallas que quieran; pero que las terminen de una puñetera vez. Por admitir, hasta estamos dispuestos a creer que su buena gestión y austeridad ha permitido mejorar el balance económico de las arcas del Estado, de modo, que donde hace treinta días no había un duro, ahora, merced a esta buena gestión, hemos conseguido sanear unos setecientos millones.
-->Leer más...

Estupideces consagradas 27 ago. 2010 21:57 Unknown

«El pueblo no se equivoca»

En ocasiones los humanos consagramos lemas, dichos o aseveraciones como auténticos dogmas, consagrándolos como verdades que se repiten a lo largo del tiempo, aún pesar que no son más que autenticas estupideces o majaderías deseables.
El amplio consenso que la democracia tiene hoy entre nosotros, porque ciertamente, es el mejor de los sistemas conocidos, nos ha llevado a consagrar la aseveración de “El pueblo siempre no se equivoca”. Aceptamos con ello que el pueblo siempre acierta, tiene razón, sin percatarnos que el pueblo, como la Nación, el Estado... son entelequias mentales, construcciones sociales. Como tales, no poseen al igual que cada uno de nosotros una voluntad y conciencia individual, conciencia y razón que tampoco puede suplirse con la suma aritmética de la de los elementos que la componen.
Si el pueblo somos todos y cada uno de nosotros y a diario sabemos que nos equivocamos más que acertamos en nuestras vidas ¿por qué suponemos entonces que el conjunto de todos siempre acierta?.
La historia demuestra que los pueblos se han equivocado muchas veces, se equivocaron los patriotas españoles por defender a su rey Fernando VII, se equivocó Alemania eligiendo a Adolfo Hitler, se equivocan tantos pueblos que eligen mandatarios que más tarde se convierten en tiranos y dictadores. Por eso, quienes afirman que los pueblos no se equivocan justifican, por encima de todo, aquello que tienen.
-->Leer más...

Austeridad española 27 ago. 2010 09:56 Legolas

«Derroche ante la crisis»

Cuando España era un imperio los españoles teníamos colgados el San-Benito o la etiqueta de austeros, era una austeridad que provenía de ese corazón del imperio que no era otro que el reino de Castilla. Esa austeridad, aún se puede contemplar en los muebles, edificios, cuadros y cualquier objeto procedente de la corte imperial. Austeridad que estaba muy lejos de las formas y maneras de la corte francesa o inglesas de la época.
«...debemos haber perdido la austeridad castellana que un día nos caracterizó como país...»
Con los años debemos haber perdido la austeridad castellana que un día nos caracterizó como país. Digo esto porque me ha impresionado la austeridad que, con motivo de un reciente viaje al centro Europa, he observado en ese país que decimos es su motor económico. Su capital, presentaba por las noches en plena temporada turística un ambiente discreto, sin excesos luminarias, ni bullicio de fiestas y celebraciones, muy lejos del ambiente que hemos respirado en nuestro pueblo durante este verano con los quioscos a rebosar. Soy consciente que nuestro carácter no es el de nuestros vecinos europeos; pero oigan, la vida, las cosas se me antojaron más baratas que en Jumilla, comer en un restaurante céntrico de los que recomiendan las guías turísticas dos personas, de los que en España nos cuesta un no menos de cincuenta euros por barba, allí no pasó de cuarenta por pareja.
«...no pude evitar pensar en nuestros cinco kilómetros de farolas a Santa Ana cuya potencia luminosa excedía las de aquellas calles de una capital europea...»
Mientras miraba un correcto alumbrado de las calles, donde los escaparates comerciales daban más luminosidad al entorno que las farolas, yo no pude evitar pensar en nuestros cinco kilómetros de farolas a Santa Ana cuya potencia luminosa excedía las de aquellas calles de una capital europea. Desde mi vuelta, no hago más que pensar sobre ello, a la vez que me pregunto ¿Qué fue de la austeridad española? ¿No deberíamos recuperar la sensatez en estos tiempos?.
-->Leer más...

La vida despersonalizada 26 ago. 2010 20:42 Unknown

«Aquellos personajes»



Hace apenas unos años la vida cotidiana en ciudades de pequeño tamaño y pueblos como Jumilla estaba llena de personajes conocidos por toda la comunidad. Eran vecinos y personas singulares que destacaban por alguna peculiaridad singular, bien fuera por su simpatía, humor o, incluso un defecto.
De los años cincuenta y sesenta recuerdo personajes como «El Nato» celebre por su gusto por nuestros caldos, la chiquillería de entonces nos acercábamos a él diciéndole: “¿El agua para quién Nato?”. Él sin inmutarse, sin detener su marcha nos contestaba "Para los patos" . A lo que el coro infantil replicaba: “¿Y el vino para quién? “ Entonces, con una sonrisa en sus labios y la mirada burlona se daba la vuelta respondiéndonos: "El vino nenes, para el Nato".
Otro personaje de aquella jumilla de mi infancia era el «El Trini», famoso por sus salidas de humor incluso en los momentos más trágicos, a este se le han atribuido tantos dichos y chistes que, de ser todos ciertos, alcanzarían por su número a los de Lepe. De él he oído muchas salidas, pero de todas ellas, recuerdo vivamente una que decía: "La única vez que he puesto de acuerdo con mi mujer, es cuando se nos incendió la casa, los salimos al unísono corriendo por la puerta del porche".
Otro personaje de aquellos años fue «Pepito Pancholi», quien hablaba personalmente por teléfono con el Generalísimo expresándole directamente las quejas, sugerencias o el mismísimo Estado de la Nación. Te lo encontrabas por la calle y cuando le preguntabas si había habladoesa mañana con su Excelencia, Pepito hacia el ademán de marcar el disco telefónico, imitaba el riing, riing del aparato y se disponía a mantener su conversación matutina delante de tus narices.
Después vinieron otros personajes que convivieron con nosotros hasta la entrada del siglo XXI; pero de esos, prometo hablarles en otra ocasión. La reflexión que hoy me hago es precisamente la falta de estos en nuestros días, seguramente porque hace mucho que dejamos de ser una comunidad personalizada.
-->Leer más...

Gratis no hay nada 25 ago. 2010 09:27 Unknown

«El vasallaje de la postmodernidad»

En la actualidad son muchos los servicios que se ofertan de forma gratuita: televisión y radio en abierto, cuentas de correo electrónico, sitios con abundante información por donde navegar, hospedaje de blogs, espacios para almacenar nuestras fotos y vídeos, etc. etc. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con empresas como Google, Facebook, Yahoo, Hotmail, Blogger, etc. Éstas entidades privadas ponen a nuestra disposición potentes ordenadores con su correspondiente mantenimiento, instalaciones, gasto energético, etc., de forma totalmente gratuita para que nos busquen información en la red, almacenen nuestro correo, nuestros escritos o simplemente nos mantengan en contacto con los amigos. No obstante, son empresas que cierran sus ejercicios anualmente con abundantes ingresos.
Esto es posible porque sus ingresos derivan de la cuota de usuarios que poseen, es decir del número de ciudadanos que al igual que nosotros ha depositado en ellas su confianza para abrirse una cuenta de correo, subir sus notas, fotos o vídeos. A medida que el número de usuarios que tienen es mayor, su cuota de flujo en la red también lo es, por tanto su capacidad como soporte publicitario se multiplica, un anuncio en sus páginas vale en la medida que posee usuarios. Esto es lo que en términos económicos se denomina fondo comercial intangible. Esos son sus ingresos lícitos, pero pueden existir otros menos amables, como la confección de perfiles sobre gustos y preferencias, ubicación edad y sexo de todos nosotros que son vendidos a empresas comerciales con el fin de practicar el llamado marketing diferencial, mediante este último, las empresas y comercios que compraron esos perfiles saben luego dirigirse a su público objeto a la primera.
En el fondo, ahora menos que nunca, gratis no hay nada, o lo pagas con el dinero de tu bolsillo o con la pérdida de tu tiempo y vida cerrando banners, tragándote publicidad o entregando una importante información y datos de tu vida privada.
-->Leer más...

Capitalismo de mierda 23 ago. 2010 10:49 Legolas

«La usura de la Banca Basura»


Siempre pensé que cuando uno se pone a ser algo debe serlo de verdad y no a medias, pues al final terminas no siendo ni una cosa ni otra. Se supone que nosotros tenemos un sistema económico basado en el capitalismo, sólo que en lo concerniente a algunos asuntos lo hacemos de forma peculiar.
Especialmente nuestra banca, la más solvente del mundo mundial, no funciona como el resto de las bancas , aquí (supongo que para asegurar más su solvencia) no basta con un bien en garantía hipotecaria para solventar un préstamo. No señor, aquí si por cualquier contingencia el tenedor del préstamo no puede hacer frente a sus pagos, nuestra banca además de quedarse con el bien garantizado, por lo general la vivienda, si el hipotecado tiene sueldo se quedan con buena parte de el, si posee otros bienes se los cepillan y si el préstamo se concedió con avales hacen lo mismo con el avalista. ¡Joder con estos riesgos que corren! no es de extrañar que sean tan solventes.
En este país tenemos Bancos y, otros Bancos que llamamos Cajas, estas últimas con un especial trato fiscal, pues sus beneficios se destinan a Obras Sociales. Últimamente éstas Obras Sociales han servido para condonar créditos impagados a los partidos políticos, financiar megaproyectos del gobierno de turno en la comunidad autónoma, colocación en sus Consejos de Administración sus militantes, repartir alguna actuación o bagatelas, etc., etc. Vamos, una extensa y magna obra social que amamanta el nuevo caciquismo democrático.
Cuando las cosas vienen mal dadas (como ahora), en España, como en el resto de los países, el Estado acude raudo a salvar el sistema bancario, es decir, la Banca. No entro a debatir si se debe o no ayudar a los bancos, no, de lo que me quejo, es que estos no sean como en el resto de los países y actúen y asuman idénticos riesgos, pues seguramente tenemos el sistema financiero más solvente; pero también es el más ineficaz y el más usurero.
-->Leer más...

La Fiesta del Vino 2010 22 ago. 2010 12:46 Unknown

«Los que deseaban salir en la foto»

Grupos de participantes, espectadores y visitantes se acercaban a nuestras cámaras solicitando salir en la foto, aquí están con la esperanza de que sean de su agrado y vean cumplido su deseo.


-->Leer más...

La Gran Cabalgata 22 ago. 2010 10:47 Unknown

Gran cabalgata del vino en Jumilla «Sólo instantes»


Recogemos aquí algunas instantáneas de nuestra Gran Cabalgata broche de la Fiesta del Vino 2010 sin más comentarios, pues estos, los dejamos a nuestros lectores. Aunque la misma tiene pocos instantes de estética, nadie puede negar que está llena de espontaneidad y derroche de alegría para los que participan. Eso al menos, creemos haber captado en nuestras imágenes.


-->Leer más...

La relatividad del tiempo 20 ago. 2010 20:49 Unknown

«Nuestra sempiterna falta de tiempo»

Hoy me ha dicho un amigo que no sabe de dónde saco el tiempo para hacer tantas cosas, pero a mí, como a él y a todo el mundo, me falta tiempo para hacer las que quisiera. No es cuestión de cuantas hago, sino las muchas que quiero y dejo de hacer porque no tengo tiempo.
No era necesario que Albert Einstein formulase el principio de la relatividad para que el ser humano tuviera conocimiento de que el tiempo es relativo, no, sobraba la fórmula matemática y su compleja demostración.
Sabíamos que el tiempo era relativo pues son más largas las horas en la desesperanza que en la esperanza. Porque no es el mismo tiempo en la ida hacia nuestro destino que en la vuelta, ni en el dolor y la tristeza nos duran igual las horas que en la alegría y el bienestar. Porque cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor que el presente, ni este lo es mejor que el futuro.
El tiempo, esa dimensión inexorable que, en definitiva, es lo único que realmente poseemos. Un tiempo finito, medido y limitado. Un tiempo con un punto y final. Tenemos un pequeño fragmento del devenir infinito e incesante del tiempo universal; sin embargo, creemos que el fluir de nuestro tiempo es todo el tiempo, que tenemos todo el del mundo por delante. Apenas nos percatamos, miramos hacia atrás y ya hemos consumido más de la mitad de nuestro tiempo, de ese tiempo relativo pero elástico. Por eso yo me empeño en estirarlo todo lo que puedo, aún así, me falta a raudales.
-->Leer más...

El puesto de las sartenes 19 ago. 2010 20:23 La Guardacasera

«Mi feria de siempre»

Como quiera que mi Atanasio se ha empeñado en ponerme un año más hortaliza, he andado ocupada estos días echando los tomates en conserva, de ahí que hasta anoche, no haya podido bajar a la Feria a darme un garbeo. Estaba preocupada y con la mosca en la oreja tras leer los artículos del Llanero y el Plácido sobre la Feria de antaño, tanta literatura empezaba a mosquearme. Rondandome en la cabeza si este año la Feria, sería o no una Feria de verdad.
Les confieso que a mi, lo que más me gusta de nuestra Feria, es ese puesto de sartenes que todos los años colocan junto a la salida Oeste de nuestro jardín, frente a la esquina de la calle Filipinas, pues creo que de verdad, es la única caseta que conserva intactas las razones y raíces de las tradicionales ferias, cuyo objeto no era otro que ofrecer un mercado extraordinario para abastecer las casas y campos donde comprar y vender aperos, enseres o ganado.
Desde niña me ha gustado este puesto, incluso más que el de los juguetes, y mantengo vivo el recuerdo de los moldes de hojalata para pastas y mantecados que constituían en mi infancia un objeto de auténtica devoción con el que jugar en mis ratos de asueto. Con el tiempo, ya adulta, me he acercado muchas veces a comprar unas trébedes, una sartén grande o mediana o un bidón de lata para cocer jabón.
Su dueño con el paso de los años también ha modernizado el género, de forma que ahora además del clásico fornel y la sartén gachamiguera tiene otras de teflón, para vitrocerámicas, artículos de cocina o esos adaptadores de gas para la paella, pero el puesto sigue respondiendo como antaño a los mismos propósitos.
Por ello, cuando anoche doble el semicírculo del paseo exterior del jardín avistando donde siempre el puesto de las sartenes; les parecerá una tontería, pero en ese momento sentí que la Feria, seguía siendo la Feria de siempre.
-->Leer más...

Con el patio alborotado 18 ago. 2010 19:35 La Guardacasera

«Los hombres, a mandar que es lo suyo»

Aún no hemos iniciado la campaña para las municipales y ya anda el patio alborotado de uno de los partidos en liza por conseguir la alcaldía. Me refiero al patio femenino del PSOE Jumillano, pues las mozas pensamos que ya iba siendo hora de que nos toque encabezar la lista a fin de dar a Jumilla su primera alcaldesa.
Parece que los hombres de este patio no se han dado por enterados y de nuevo será varón quien al parecer encabezará la lista. Ellas muestran su alboroto y malestar en privado, pero sin demasiados aspavientos, por lo que supongo que esto no sea más que el derecho legítimo a la pataleta de quien ve trucarse sus legítimas aspiraciones.
Tampoco quiero ser la que diga en este patio quien debe encabezar, aunque sea el mío, como cualquier otro vecino tengo mi opinión; pero esto es cosa de más vecinos. Sin embargo, sí que considero que ellas están tan capacitadas como ellos, aunque estos últimos se crean tan importantes e imprescindibles que no alcancen a ver que en el patio hay malestar.
-->Leer más...

El arte de la mendicidad 17 ago. 2010 17:27 Unknown

«Mendicidad callejera»


Pululan por nuestras ciudades toda una multitud de «artistas» de la más variadas ramas que distraen, entretienen y hacen más agradable el transito de los viandantes. La mayoría toca algún instrumento musical amenizando con sus sones el ambiente urbano, otros en cambio, más del arte escénico que del musical, guardan un profundo y respetuoso silencio.
En el más absoluto de los mimetismos, semejan figuras, esculturas, personajes conocidos o famosos o terribles seres trogloditas. Allí te aparece un Charles Chaplin intentando ingerir una vetusta bota, acá una pareja de extraños seres selenitas o aquí un torero cañi que parece el novio de aquellas muñecas flamencas que se colocaban sobre el televisor. Da igual, impávidos e inmóviles permanecen horas y horas ante la mirada indiferente o curiosa de quien por el lugar pasa.



Parece como que ofrecen un singular espectáculo a cambio de unos céntimos o euros que algún viandante deposita en el bote que hay colocado ante ellos. Se diría que es el pago por su paciencia, tesón y constancia en mantener la postura a lo largo de las horas, aunque más bien se trata de la versión moderna de la mendicidad. Mendicidad del siglo XXI, donde no toleramos por cutre al mendigo harapiento o al más lastimero del cartelito con el texto: «soy padre de familia en paro con siete hijos…». No digamos ya aquel macabro del muñón en una pierna o en los dos brazos.
Seguro que pasarse horas y horas en esta guisa tiene su mérito; pero de ahí a considerarlos artistas callejeros hay un largo trecho. Más bien parece una forma de camuflar lo que no queremos ver ni reconocer por la tragedia social que encierra y que tampoco queremos llamar por su nombre verdadero mendicidad callejera.
-->Leer más...

Pagar servicios de primera 16 ago. 2010 19:50 Legolas

«La homologación fiscal con Europa»



Nuestro ministro de Fomento D. José Blanco, que ha tenido ocasión de reflexionar durante este fin de semana, fruto de este concienzudo análisis viene a decirnos dos cosas:
  1. Si queremos tener servicios de primera como en Europa, eso hay que pagarlo.
  2. Debemos homologarnos en presión fiscal con los países de la UE donde están entorno al 40% frete al 33 de nuestro país.
En ambas cosas está en lo cierto nuestro Ministro, sin embargo olvida que:
  1. No tenemos servicios de primera como en Europa, y si alguno habíamos alcanzado como el de sanidad, el déficit acumulado en ella pone en serio peligro su continuidad y calidad.
  2. Que nuestros salarios no alcanzan la media europea, estando bastante más bajo el salario medio español.
  3. Que la presión fiscal es fruto de todo lo recaudado por el Estado (beneficios empresariales, IRPF, del capital, patrimonio, indirectos, etc.)y, mientras en la UE no hay un paro comparable a España y sus economías generan riqueza, por tanto, fuentes de ingresos, aquí ocurre lo contrario. Tampoco tienen regiones subsidiadas con PER y cosas parecidas.
Por eso Sr. Ministro si hay que equipararse hagámoslo en todo
-->Leer más...

El pueblo de la mierda gorda 16 ago. 2010 17:18 Unknown

«Reverte: Este país de mierda»

Ayer, me enviaba un amigo la reseña del artículo de Pérez Reverte: España, «este país de mierda» Plantea Reverte en su artículo algo que muchos no entienden o no quieren entender, pues cuando habla de este país de mierda es como cuando nuestro paisano el maestro D. Julián, entre irónico y socarrón se refería a Jumilla como el pueblo de la mierda gorda. Ni Reverte ni J. Santos hablan con desprecio; el primero, refiriéndose a su país y, el segundo, al pueblo que nos vió nacer. Ambos hablan con el dolor que produce en alma la tierra amada. Así lo explica Reverte y de este modo lo entendí siempre del maestro J. Santos, pues apesar de su célebre dicho, él jamás abandonó ésta tierra.
Hace unos días, en mi presentación de nuestro Pregonero de la Fiesta de la Vendimia 2010 Pepe García, tuve ocasión de referirme públicamente a ésta misma cuestión. Pues nuestro paisano Pepe García, es como muchos jumillanos de esos que ama a su tierra, sufre sus desengaños y le duelen en las entrañas sus errores. Un amor que conduce cuando lo amado no es como debiera, a que por doler, te duela hasta el alma. Alguien dejó dicho que no hace daño quien quiere, sino quien puede y, desde luego, quien más puede es siempre quien más amamos. Quizá este mensaje se entienda mejor en los versos de Willian Kipling “Amo a mi tierra porque no me gusta” –decia él- quiero para mi tierra lo mejor, de ahí que la ame, que quiera para ella el ideal y, precisamente porque la amo, me duelen en el alma sus flaquezas, sus defectos...
A mi, como a Reverte, los años me vuelven cada día más escéptico, empiezo también a pensar que lo nuestro no tiene solución, que unos no hacen nada por remediarlo y los otros menos; pero de ahí a callarme va un trecho y todavía el proclamarlo, al menos, me sirve de terapia.
-->Leer más...

Aquellas Ferias del Zagal 14 ago. 2010 10:01 llanerosolitario

«Las ferias en la memoria»

Un dia y sin saber muy bien porqué, el zagal dejó de ver a aquel hombre al que llamaba tío, y que era el marido de la hermana mayor de su madre. Pasado no mucho tiempo, unos meses, otro dia, volvió a verlo y no le llamó la atención, que fuese en el mes de Agosto y que coincidiese con la celebración de la feria. Pasado éstas, su tío volvió a perderse de vista, esta vez, acompañado de la mujer y los hijos, o sea, la tía y los primos del zagal. Apenas transcurrido un año, la misma secuencia llegó a los ojos del pequeño, con otro tío, otra tía y otros primos, poniendo tierra de por medio. El zagal no dejaba de ver las penas y tristezas, que aquellos días traían a casa de su familia, la ausencia de aquellos familiares. Luego pasaron algunos años sin volverlos a ver, ni a unos, ni a otros, solo escuchaba decir a sus abuelos, que habían escrito los de Francia y, que en la carta ponía que estaban todos bien, y que muy pronto vendrían. Un año, aparecieron todos de golpe, cargados de maletas, cajas y bultos de ropa, envueltos en aquellos grandes pañuelos, que las madres, llamaban de tienda. Aquellas preñadas maletas a rayas, como el hule de una mesa, a punto de explotar y que no lo hacían, gracias a la correa, entonces no se le llamaba cinturón, que el masculino pantalón, era impensable ver a una mujer metida en aquella varonil prenda, cedía por unos días, para tan preciso y apretado menester. Tal circunstancia, la llegada de tanta gente, rompía la monotonía y tranquilidad con la que aquí transcurrían los días, las semanas, los meses y los años. Alteraban por completo el orden rutinario de las casas, y de las cosas, y el espacio comenzaba a escasear, a la hora de comer y dormir. De tal manera que había que improvisar camas y mesas cada dia, pues se dormía en los sitios donde antes no solía hacerse, o dicho de otro modo, colchones al suelo, y se comía en la mesa grande, aquella que durante todo el año aguardaba la llegada de la gran familia; por el medio dia en el porche, y por la noche en mitad del corral, con el gato metido entre aquel bosque de piernas. Cada año que pasaba, el número de primos del zagal iba en aumento, aunque los tíos siempre eran los mismos, dos ellos y, dos ellas. Unos primos que a cada vuelta, volvían hablando más raro, y entendiéndoseles cada vez menos, cuando lo hacían entre ellos. A si pues, la llegada de los franceses, se convirtió en un ritual para el zagal, con la extraordinaria casualidad que siempre coincidía con la feria, de tal forma que cuando iban a llegar ellos, llegaban acompañados de ella y, cuando lo hacia ella, lo hacia acompañada de ellos. Exquisito binomio, que cada año se repetía llegado el mes de Agosto. El mes iba consumiendo sus días y sus cabañuelas. La gente abandonaba por unos días los campos y también era la fecha, junto con la vendimia, que más carros se veían a las puertas de las casas, sobre todo carros entoldados. Gentes que el zagal no veía en todo el año y que el claro de sus frentes y el oscuro de sus caras, les delataba y diferenciaba, de los que venían del extranjero. Era la huella dejada por el abrasivo sol, durante las tareas de la veraniega trilla en la era, o mejor dicho, gobernar el sustento para quienes moraban las cuadras y calzaban herradura. Otros que se dejaban ver por aquellos días eran los quintos, los jóvenes que estaban haciendo la mili y, que fácilmente se les reconocía, por el rapado de sus cabezas y, por lo bien agarrados que llevaban a sus novias, paseando por la feria. A las puertas de las casas se vendían las frutas del tiempo, sobre todo higos blancos, en unas canastas tapados con hojas de la misma higuera, puestas sobre una silla, y un artilugio al pie de ésta, hecho de madera y esparto, que se usaba como balanza. Aquellas gentes y aquellas ferias, que coincidieron en un tiempo de blanco y negro, que el zagal recuerda con añoranza y que le vienen a la memoria, cuando llegan estos días. Más de cuatro millones de españoles emigraron a países Europeos como Francia, Alemania y Suiza, en los años sesenta, entre ellos muchos jumillanos, que llegado el mes de Agosto, regresaban por unos días a la tierra que les vio nacer. En Navidad y Semana Santa, no podían hacerlo, porque en aquellos países, estas fiestas de índole religioso, apenas se celebran debido a la laicidad que practican y, también porque no decirlo, por cuestiones de bolsillo. Los encuentros con las familias eran muy efusivos y alegres. Las despedidas tristes y llorosas. La convivencia durante la estancia de los familiares llegados de Francia, llena de anécdotas, que hoy paseando por la feria, se recuerdan con cariño. Aquellas ferias sin Fiesta de la Vendimia, sin Festival de Folclore, sin Moros y Cristianos. Con atracciones realmente curiosas que hoy ya no existen; como aquella que un hombre sobre una moto, daba vueltas en círculo sobre una especie de tubo de tablas, formado en vertical y, donde él giraba en horizontal sin caerse. No se conocían los coches eléctricos, pero si la ola y el tira pichón, que es de lo poco que todavía perdura de aquellas ferias. A cambio de los ruidosos chiringuitos, estaban el bar Copacabana, el Central o la Mercantil. Todas las tardes, un viejo camión de color verde, sacado de alguna de las películas de Indiana Jones, conducido por Juan, el que media a los quintos, regaba el recinto ferial. El jardín parecía un patio andaluz por lo limpio y, por lo bien cuidado y respetado que estaba, para el disfrute y lucimiento, durante aquellos días. Como eventos deportivos se celebraba, no todos los años, una prueba ciclista por el casco urbano, y algún partido de fútbol fuera de competición, si el pueblo tenía equipo. Por aquellos años se construyo el complejo de Gemina y fue toda una novedad, pues disponía de piscinas, bolera, sala de fiestas, campo de tiro y, un bar con una barra, que podían aterrizar los aviones. Aquello contribuyó a darle un complemento de cantidad y calidad a la estancia de los jumillanos llegados del extranjero, y fue el germen gastronómico de la fiesta de la vendimia, que años después llegaría. Donde unos señores que parecían todos Gobernadores Civiles de la época, se pegaban una opípara cena, acompañados de sus señoras y de la gachí más despampanante del momento, que además cantaba. En los cines de verano siempre ponían una película del guaperas Manolo Escobar, llenándose la sala cada noche que durase la feria, aunque fuese la misma cinta todos los días. Por el precio del primer pase, podías quedarte también al segundo, lo que suponía ver las mismas películas dos veces en cuestión de horas, pero a falta de otros acontecimientos y de perras en el bolsillo, aquello, mejor era que nada. No se disponía de televisión, si de una radio que no funcionaba, para matar el tiempo en las casas de la familia del zagal. Los días junto a sus primos se hacían largos y eternos, no se conocía que existiesen aparatos como el frigorífico o el ventilador, con lo cual el remedio para el calor pasaba única y exclusivamente por el uso del botijo, que aguardaba el paso del tiempo, sobre un tinajero en mitad del porche. Pasado el sorrato de la siesta les dejaban salir, el destino podía ser variado y variopinto; la vía del tren y, meterse debajo del puente de hierro al paso de éste, para ver quien aguantaba más tiempo, lo que llevaba consigo alguna mancha de aceite o grasa. Al Charco del Zorro a cazar ranas, y suerte la de aquel que no acabara metiendo un pie, o los dos, en el cenagoso barro. Al Castillo a tirar piedras, que alguna impactó sobre la cabeza del zagal. Por todo lo cual, siempre había que dar algún tipo de explicación a la vuelta a casa, y esperar las consecuencias derivadas de los actos cometidos, por el zagal, o por cualquiera de los que le acompañase en las aventuras de la tarde. Lo que quiere decir, que siempre le tocaba a él pagar el pato. Pues jerárquicamente a él correspondía, el mando de la pandilla de primos y amigos. Si les daban una peseta llegaba el éxtasis, o sea, los baños del tío Campa, junto a la rambla. Agua salobre en la balsa y tábanos en los pinos que parecían bombarderos; lo mejor para evitar su picadura, era no salir del agua. A la vuelta del baño, se pasaban por el huerto de lavar, por si alguna mujer les requería, para llevar el capazo de la ropa lavada a casa y, pillar algo para gastar en la feria. La esperada y deseada compra del juguete no se producía hasta el último dia y, casi a ultima hora, con la desesperación que para el zagal aquello suponía. Al parecer la explicación que tal circunstancia tenía, era el abaratamiento de la compra por un lado y, que durase algún dia más, entero y con todos sus componentes en perfecto estado, por otro. Pues de hacer la compra al principio de la feria, era casi seguro que al final de ésta, el juguete no llegara. De tal modo que cuando los amigos del zagal ya lo habían destrozado, el todavía lo tenia estrenado, y aquello suponía un plus nada despreciable en aquellos años; tener algo que otros desearan. Y asi fueron pasando las ferias y los años. Hace ya años que el zagal peina canas, sus primos los franceses continúan siendo fieles a la cita festera que les ofrece la tierra de sus orígenes cada mes de Agosto. Algún tío y algunos primos descansan para siempre en la tierra que les acogió, hijos y nietos de aquellos, suplen su ausencia. El zagal, queriendo conocer la realidad de aquellas tierras y, aquellas gentes que tuvieron que marchar, ha viajado varias veces desde entonces a aquellos lugares. Ha conocido a otros jumillanos y de otros pueblos cercanos, que le contaron las penurias que tuvieron que sufrir al principio de aquella aventura. En el recuerdo y la nostalgia que transmiten en sus expresiones, le piden que les hable de la feria, de si ha cambiado mucho desde la última vez que visitaron su añorada Jumilla. Al zagal no le queda más remedio que echar la vista atrás y contarles que en la forma si, pero que en el fondo, la feria del pueblo continua siendo lo que era. Unos días de encuentro entre familias y amigos, que cada año vuelve. Como vuelven los largos días de calor, los higos blancos, comidos al pie de la higuera, a la salida del sol, que es como mejor están, los higos chumbos cogidos con el relente de la madrugada, que es cuando menos pinchan, los melones de olor partidos junto a la mata, las cabañuelas con sus recabañuelas, y llevarlas apuntadas por orden cronológico, para luego consultarlas. Y tantas y tantas cosas, que son comunes con nuestra tierra, con nuestras gentes y con nuestras costumbres jumillanas.
-->Leer más...

XI Exaltación del Vino 13 ago. 2010 08:42 Unknown

«Brindis bajo las estrellas»



Como viene siendo habitual desde hace una década en la noche de San Lorenzo, ayer se celebró la XI edición de la Exaltación del Vino. Al igual que otros años con la entrada a tope y, tal y como se diría en términos taurinos, lleno hasta la bandera.
Del acto, que quieren que les diga, allí se va a lo que se va, es decir, a degustar nuestros buenos caldos, reencontrarse con los amigos y a dar cuenta de las viandas que acompañan esos generosos caldos. La noche, en la ladera de Santa Ana, nos regalaba una estancia agradable acompañada, de vez en cuando, con frescas brisas que invitaban a alargar la velada.
El Vendimiador y Vendimiadora mayores condujeron bien el acto y magnifico estuvo en su discurso D. José Fernando Sánchez Bódalo, Alcalde de Alcázar de San Juan y Presidente de Rustas del Vino de España; pero como el mismo señaló, allí no fuimos para oir discursos.
De ahí, que de todo cuanto allí aconteció, yo me quede con el brindis final. Nuestro Alcalde Fº Abellán, en un gesto que le honra, quiso compartir su último brindis en este acto con los representantes de las otras fuerzas políticas. Así, todos juntos como hermanos, tarareando el Himno a la Alegría, y bajo los fuegos artificiales la cosa tuvo su final apoteósico y, a mi juicio, enternecedor y esperanzador.






Ojalá y los buenos deseos expresados en el brindis se cumplan, que lo de anoche bajo el cielo estrellado sea un anticipo de la unidad de acción que todos deberemos emprender en los años venideros. Brindo yo también por ello.
-->Leer más...

El correr de nuestros días 12 ago. 2010 20:08 Unknown

«Cuando esto era La Feria a secas»

Bajo el paseo de la Estación brotaron del suelo las atracciones, esas que por éstas fechas se instalan para dar paso a nuestra Feria de siempre, ahora Feria y Fiestas. Múltiples fiestas, diría yo, pues de todo hay y cabe en ellas. En cualquier caso, los que ya somos capaces de contar medio siglo de Ferias, a este trajín y vaivén de preparativos, antesala de nuestra semana grande le llamamos desde siempre La Feria a secas.
Con el devenir de los años hemos terminado por cerrar el pueblo hasta el uno de septiembre, por lo que ya ni siquiera es una semana. La verdad es que hemos metido tantas cosas en esos días que apenas se pueden suceder los actos de todo tipo sin solaparse de alguna manera. Será nostalgia, pero me quedo con las ferias de antes, donde el pueblo bullía a chicas de sol recriadas en Cataluña, eran los hijos e hijas de las familias emigradas a Badalona o Barcelona por los cuarenta y cincuenta; éstas aprovechaban La Feria para ver a los parientes y hacer gala de lo bien que les iba allí. La verdad, aquellas jumillanas (supongo que los jumillanos también, pero yo no me fijaba en ellos), parecían más cosmopolitas y más modernas que sus paisanas que no habían salido de aquí.
La Feria apenas contaba con dos casetas de turrón, dos de joyería, la de las sartenes, cuatro de juguetes una ola, un tirapichón, los coches eléctricos, los caballitos y las verbenas con el recinto cerrado del Rey D. Pedro; sin embargo, el pueblo bullía a todas horas. Por las calles aquellos que nos dejaron años atrás paseaban felices dando muestras de su bonanza, mientras, nosotros los jóvenes estábamos deseando que llegaran estos días por ver de nuevo a nuestras paisanas de Cataluña.
-->Leer más...

De fotografos a fusileros 11 ago. 2010 18:16 Unknown

«El respeto a la cámara»


Todavía recuerdo cuando hacer una fotografía, además de un cierto gusto por el encuadre, necesitaba de muchos conocimientos técnicos, saber apreciar las distancias, paciencia y pensarlo dos veces antes de disparar. Había que calcular la distancia del objeto para enfocar, mirar la lectura del fotómetro para ajustar diafragma y velocidad de obturación y decidir si aquello merecía la pena gastar uno de los treinta y seis disparos del carrete. Una vez disparado muy poquitas cosas tendrían remedio o compensación en el revelado en aquel laboratorio que siempre olía a hiposulfito.



Ahora pones el enfoque automático (aunque algunas veces te enfoca las cosas más peregrinas y no lo que pretendías), la cámara en modo programa, y a disparar. No hay cuidado en una tarjeta de 16 GB caben la tira de fotos, las puedes ver al instante y decidir borrarlas si no merece mucho la pena. Al finar la cuestión es disparar, no perder el instante preciso, incluso si disparas mal el formato RAW de Photoshop te permite corregir hasta 1,5 diafragmas sin demasiados problemas.
Por eso ahora no pensamos, disparamos, ametrallamos los objetos que atraen nuestra atención, ya nadie dice aquello de: «Quietos, no se muevan miren aquí». Ni falta que hace, las velocidades de obturación andan a menos de una centésima de segundo con luz del día. De esta guisa, con el tiempo y el avance de la técnica, los fotógrafos nos hemos convertido en fusileros que salimos no a fotografiar, sino a fusilar la realidad. Es tan sencillo que ni siquiera se precisa una cámara para recoger un instante cualquiera de la vida cotidiana, el más pintao lleva en su móvil el dispositivo incorporado, nada se escapa ya del objetivo indiscreto que fija la imagen electrónicamente. Tanto, que hemos terminado por perderle el respeto a la fotografía, miren si no la pose solemne que tienen sus antepasados entre las viejas fotos familiares. Ocurría entonces que la cámara, el fotógrafo eran cosas que infundían respeto, había que pensárselo dos veces, no solo el fotógrafo, también el fotografiado que quedaría inmortalizado para la posteridad. Por tanto, había que adoptar una postura solemne. Ahora, simplemente miramos a cámara descaradamente, con indiferencia o le sacamos la lengua al objetivo en señal de descarada burla, a la cámara, al fotógrafo (muchas veces el propio sujeto que se autodispara), y a la mismísima posteridad.
-->Leer más...

Una barredora de 170 decibelios 11 ago. 2010 11:18 JUMILLA-BLOG

«Muchos decibelios de limpieza»

Nunca se me había ocurrido calcular la edad de una barredora en decibelios. Estaba equivocado. Si Vds tienen la suerte de que limpien su calle con barredora, habrán comprobado que, recién estrenada, pasa barriendo a las 7 de la mañana, un domingo, y puedes seguir durmiendo. Al cabo del tiempo va aumentando el estrépito que hace al barrer, hasta que con 4-5 años, lo que se oye, no se diferencia nada de un batallón de infantería con sus carros, motos y demás vehículos.

“Mi barredora”, en decibelios, tiene 170 db. “Edad” que es inversamente proporcional a la eficacia: ahora necesita pasar (¡ese tanque!) tres veces por el mismo lugar para que quede medio limpio (porque no creo que le tenga querencia el funcionario que la conduce).

Así las cosas, están barriendo (¡) desde las 7 de la mañana hasta las nueve, pasá va y pasá viene, con breves intervalos en que oyes cómo se aleja “la milicia!, pero que retorna apenas estabas cogiendo el sueño otra vez.

“Mi barredora” tiene como equipo de apoyo, una sopladora, que se ocupa de hacer salir la porquería a campo abierto para que la barredora intente dar cuenta de ella. La sopladora ha evolucionado igual que su hermana mayor la barredora, y ahora va ya por los 100 decibelios.

Les puedo prometer y prometo (A. Suárez) que, cuando ambos artilugios pasan por delante de mi ventana, e incluso hasta los 50 metros, mi instinto me incita a refugiarme como si algo catastrófico se avecinara. Me recuerda a las maniobras en la mili, se lo prometo. Y me entra una zozobra porque creo que me he dormido en el sollado (dormitorio), mis compañeros ya están saliendo por el patio y el sargento buscándome. De un salto me incorporo, firme, junto a la cama: ¡a sus órdenes mi sargento! ¡Dios, qué susto, menos mal que es mi mujer!

“… si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escooba,…” ¡cuantos db bajaría!
-->Leer más...

¿Nos quedaremos sin candidato ? 9 ago. 2010 17:33 El ardal

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se ha pronunciado en un auto que dictamina que el alcalde de Castelleja de Guzmán debe responder con sus bienes personales y patrimoniales ante el impago de una obra pública contratada por el Ayuntamiento de dicha población Sevillana. Aunque parece de guasa, la sentencia que dicho juzgado ha puesto al edil en caso de que en el plazo de un mes no se haga efectiva dicha deuda que, asciende a la cantidad de 555.000 € es el embargo de sus bienes y los del secretario municipal. La empresa que lo único que hace es reclamar lo que le corresponde, ha sido la primera en sorprenderse. Y yo me pregunto, ante el recurso de suplica que ha interpuesto el alcalde si esto se alarga ¿habrá candidatos para este ayuntamiento u para otros en parecida situación? Pensemos que los autos y sentencias judiciales crean jurisprudencia. Esperemos que no lleguemos a ser candidatos o candidatas por sorteo.
-->Leer más...

Viva la Crisis 9 ago. 2010 12:16 JUMILLA-BLOG

«Lo que queda por recortar»

Desde hace algunos años, distintas Administraciones públicas estaban desbocadas (como tantos ciudadanos), gastando sin cálculo. Si le preguntabas a cualquiera, te decía que eso no podía seguir así. Ese mismo paisano compraba un piso de 30 millones de pesetas un mes después. Ayuntamientos y CC AA prometían hacer un “puente para el río” (si hacía falta , se haría el río también). Televisiones autonómicas (nido de amiguetes y gestión de contrapartidas), asesores por doquier (algunos ni asesoraban tras ser nombrados: ¡como no les preguntaban ya!). Alcaldes, Consejeros, Directores Generales y demás personajes, se hacían con su corte de “sirvientes”.
Viene la crisis y se empiezan a podar los desmanes: menos asesores, fiestas ajustadas a presupuestos razonables, las Comunidades Autónomas tienen que devolverle al Estado más de 20.000 millones de euros que aquella les adelantó (y estas no quieren hacerlo ya, como pactaron), etc.
“Viva la crisis”: nos está metiendo en cintura. Pero sigue sin dar nadie el paso decisivo, el que tiene toda la lógica del mundo, en mi opinión, el de eliminar los gastos innecesarios, por ejemplo las televisiones autonómicas. Solo con eso se eliminaba todo el décifit público en un año, que no es moco de pavo. ¿Cuántas miserias habrá que pasar para que algún partido político prometa meter la tijera a esos gastos inútiles para los ciudadanos? (aunque muy útiles para el partido que gobierna en esa Comunidad). ¡A ver si alguien recoge el guante! Si, para que lo tachen de ingenuo. Es que se reirían de la propuesta, y encima no ganaría las elecciones. ¡Con lo bien que estamos con la Copla, con los Toros, con La Esteban,..! Mira, no te compliques la vida, saca la pandereta y toca la misma, incluso más cargá de bombo.
-->Leer más...

La envidia 9 ago. 2010 09:06 Unknown

«La cizaña de la envidia»

Si en algo destacas y muestras tus dones, ellos, los envidiosos, te tendrán envidia.
Si te esfuerzas, trabajas y consigues los anhelos que sueñas, también de nuevo despertarás la envidia
Si la Diosa fortuna un día te sonríe y obsequia con generosidad, pronto serás objeto de la envidia.
Si eres conocido y triunfas en cualquier aspecto de tu vida, ten por seguro que en ellos anidará la envidia.
Si hablas y manifestas en público cuanto piensas, de nuevo hacia ti nacerá la envidia.
Si tu mujer o tus hijos son guapos y agraciados seguro que te tendrán envidia.
Por todo ello hijo mío, regala tus dones, trabaja, lucha, consigue tus metas, di cuanto piensas… pues hagas lo que hagas los envidiosos te tendrán envidia.
Se tu cada día, olvidándote de ellos, pues su alma se corroe y pudre cultivando la mala hierva de la envidia.
-->Leer más...

La oligarquía de los partidos 8 ago. 2010 00:20 La Guardacasera

«Que al menos decidan la bases»

No es muy frecuente en la partitocracia que tenemos instalada en nuestro país, que un dirigente político le plante cara a la cúpula del aparato de su partido. Aquí, con independencia del partido de que se trate el que se mueve no sale en la foto, es decir, le vuela el sillón, cae de la lista en los puestos de salida.
Tenemos una Democracia secuestrada por unas élites que se han hecho con los aparatos del partido y ellos ponen y disponen el orden de las listas, mientras que el ciudadano carece de otra opción que la de votar una u otra lista cerrada por éstas cúpulas de poder.
Por eso lo que está haciendo el Presidente de la Federación Madrileña Tomás Gómez al plantarle cara al mismísimo secretario general de su partido y su plana mayor, merece toda mi admiración y respeto. Siempre, claro está, que no se trate de una estrategia más para presionar a su partido y que le den un premio de consolación a cambio de su final aceptación.
Argumentan, los que defienden la postura del aparato a favor de la Ministra Trinidad Jiménez, que ésta es mejor candidato para encabezar la lista por Madrid (esto sólo se sabe realmente tras contar los votos de los ciudadanos), que de persistir Tomás Gómez en su actitud, obligaría al partido a realizar unas primarias. ¿Y qué? Habrá mejor ejercicio de democracia que sean sus militantes quienes decidan qué candidato conviene a su partido. Ya que no dejan elegir a los ciudadanos a sus representantes, al menos que decidan la lista los militantes de cada partido, a fin de cuenta su grado de compromiso público es más fuerte y pagan las cuotas.
Pues no señor, no contentos con que los ciudadanos no puedan elegir libremente, tampoco quieren que lo hagan los militantes de base de sus partidos. ¿A esto le llaman Democracia?
Por favor, que decidan las bases en cada partido quien encabeza sus listas, al menos mientras no cambiemos este sistema partitocrático y oligárquico.
-->Leer más...

Reformar la Constitución 7 ago. 2010 17:52 Legolas

«El chiringuito se viene abajo»

El sistema político que nos dimos con el advenimiento de la Democracia, aun con todas sus deficiencias, nos ha proporcionado años de prosperidad y bienestar, sin embargo sus debilidades ponen en evidencia cada día con mayor claridad que va siendo hora de reformar nuestra Constitución. Reforma que pasa, necesariamente, por contar con un amplio consenso nacional y político. Todo ello, ahora, precisamente cuando estamos más lejos que nunca de alcanzar ese amplio acuerdo de mínimos.
Ha sido en la actualidad con la crisis económica, cuando se ha evidenciado que nuestra economía, nuestro país no puede sostener una administración sobredimensionada inoperante y ridícula montada en base a diecisiete chiringuitos y dos o tres cholletes para partidos nacionalistas a los que les sale barato en votos el escaño y que luego venden al mejor postor. Chiringuitos y chollos que han venido funcionando cuando la playa laboral estaba a rebosar, el dinero fluía y había para repartir gabelas por doquier; pero con la playa repleta de paro, la sangría de gasto que supone sostener el chiringuito se hace insostenible.
-->Leer más...

La sociedad Fliki 6 ago. 2010 13:03 Unknown

«Cutre de luxe»
Seguramente nadie ha contribuido en mayor medida al desarrollo de la cutrez social que la reconocida y famosa serie de los Simpson, bien es verdad que a ello también han ayudado célebres películas como la saga de los Torrente, o inconmensurables programas televisivos donde personas anónimas sacaban a la luz pública sus vergüenzas más intimas.


No afirmo con ello que los Simpsons sea una buena o mala serie, pues las cosas no son buenas o malas per se, sino respecto a otras. Lo curioso de esta serie no esta en ella misma, ni en el desenfadado humor de sus guionistas, lo realmente curioso está en nosotros mismos. ¿Por qué puñetas nos parece entrañable un personaje que es un irresponsable en su trabajo, pone cada día en riesgo de holocausto a la ciudad de Springfield, se pasa la vida en el sofá ingiriendo cerveza, con los amigotes en el bar de Mous y es un perfecto desastre? Cuesta creer que recoger sobras por los bares pasarlas por la minipimer y darle semejante papilla a un padre inválido resulte gracioso; pero así ocurre en Torrente. Donde, dejando al margen la magistral interpretación de un Tony Leblanc en silla de ruedas, la inutilidad, guarrería y el recalcitrante conservadurismo de este seudo policía del Atlético, funciona a la perfección y nos hace gracia. Parece asombroso que ser un gamberro que no da ni chapa y dice vaguedades como: «Multiplícate por cero» pueda constituir un modelo a imitar, un personaje «Guay». Puede parecer inaudito, pero es.
La cuestión es que cuando socialmente lo cutre lo elevamos a la categoría de modelo, simpático, gracioso, divertido, guay… cuando hacemos esto, algo debe estar pasando en nosotros mismos.
-->Leer más...

El susto que me dió el dato 5 ago. 2010 13:14 El ardal

«Dos millones de niños bajo el umbral de la pobreza»

El dato en si fue un dato más de los que oyes a diario, pero fue después cuando me paré a pensar en él y fui a contrarrestarlo en la red y ¡Coñ... era cierto! Dos millones de niños en España están por debajo del umbral de la pobreza, en estos dos millones, no están incluidos inmigrantes y solicitantes de asilo. Así mismo, según un estudio de la Unión Europea, son 19 millones los niños que se encuentran en la misma situación dentro de la zona euro.
Considerando que en países como Bulgaria y Rumania los salarios medios se encuentran entre 123 y 153 € respectivamente. Está claro que ni aquí en España, ni allí en Europa, hay representantes públicos que estén a la altura de su misión.
Lo peor de todo es que, el mismo estudio, señala que en España esto irá en aumento, debido a que no se toman medidas adecuadas contra el desempleo y, que las que se adoptan, hasta ahora han demostrado ser insuficientes. Ya tenemos un 50% de los hogares con todos sus miembros en el paro, el 60% de los asalariados no llegan a cobrar más de 1000€ al mes y, nuestros representantes, a por peras. Nuestros sindicalistas a por malacotones. También nuestro ZP hablaba no hace mucho de la Champion. Este fuése fue el dato que me hizo reflexionar sobre todo ello.
-->Leer más...

Esperanza de juventud 3 ago. 2010 09:29 Unknown

«Sin miedo a la crisis»

Si algo es apreciado en nuestros días, es sin duda, el valor de la juventud. Tan en auge y reconocido está que no duda la publicidad, el cine, los medios de comunicación y hasta los departamentos de recursos humanos de las empresas en reconocerlo a cada instante.
No es que yo niegue el valor de ser joven, pero como todo en la vida, también tiene sus inconvenientes y otras edades sus ventajas.
Sin embargo, en lo concerniente a las crisis económicas, sí creo que la juventud presenta ante ellas un plus que no tienen otras edades. Será seguramente por la inexperiencia, por la ilusión que conlleva construir su mundo, por la inconciencia o la osadía. Sea por lo que sea, los jóvenes están más preparados para combatir la crisis que los adultos.
Digo esto porque vienen a mi memoria otras crisis pasadas, aquellas que sufrí siendo bastante más joven y, aun cuando dicen que la actual es más grave y no tiene parangón (todos sabemos que esto se dice siempre de la última, pues de tener precedente siempre se tendría la solución), recuerdo que los mayores de entonces la vivían con especial desasosiego y preocupación. Seguramente por su experiencia los adultos de aquellas crisis de antaño las veían con desesperanza, por el contrario con la osadía de mis dieciocho años, a mi me parecían problemillas coyunturales.
Espero que ahora, cuando miro con desesperanza nuestro futuro, los jóvenes de la actual generación piensen como lo hacía yo por aquel entonces.
-->Leer más...

La hoja Roja 1 ago. 2010 12:42 Unknown

«Trabajar a la vejez con los papeles en regla»

Así titula Miguel Delibes una de sus magnificas novelas, donde de forma metafórica narra las peripecias de un señor al que le llegaba la hora inminente de jubilarse. Hacía referencia con ello Delibes a una hojita de color rojo que poseían los librillos de papel de fumar, cuando dicha hoja aparecía era señal inequívoca que el fin del papel estaba próximo a su fin.


Ahora, cuando los gobiernos de toda Europa piensan retrasar la colocación de esa hoja roja, a fin de que el sistema se sostenga, tropiezo con amigos y vecinos cuya hoja roja ya les salio hace unos años y que, inevitablemente, se siguen levantando a las siete para irse al campo y hacer lo que toda la vida han hecho, es decir, cuidar de él. Porque como ellos mismos dicen no saben hacer otra cosa y añaden: «No me veo yo en el hogar del Pensionista todo el día mañana de brazos cruzados, o jugando al dominó, que no me gusta».
A estos, como al protagonista de la novela de Delibes, lo que les hunde de verdad es no saberse útiles, no cuidar aquello que durante años fue su tierra o su oficio. No creo que se trate de una estafa a hacienda o la Seguridad Social, me consta que muchas de sus pensiones son ridículas por llamarles algo. También sé que, aunque una ayuda económica nunca viene mal, es otro el motivo que les impulsa a seguir en la brecha. De ahí, que piense que, en estos casos, no estaría de más arbitrar soluciones realistas y sensatas, de forma que con pensiones inferiores a una cantidad o ingresos derivados de continuar la actividad por debajo de un límite, pudieran continuar haciendo lo que toda la vida hicieron. Eso, sin necesidad de falsos engaños como poner las cosas a nombre del hijo, la mujer o el cuñado a fin de tener los papeles en regla y que no te llamen la atención. A fin de cuentas ellos de forma voluntaria están haciendo lo que los Gobiernos quieren imponer y, se podría arbitrar para estos casos, una pensión especial y reducida.
-->Leer más...