-->

Ahuyentar a los demonios 4 abr. 2010 10:41 Plácido Guardiola Jiménez

«El tambor y las buenas energías»

Tengo un amigo muy tamborilero que sostiene que en Jumilla hay muy malas vibraciones; según él, durante años nuestro ambiente se ha cargado de malos augurios y energías nefastas, las cuales, impiden que nuestro pueblo avance y progrese con buenas vibraciones. Es como si la armonía y alegría social hubieran sucumbido ante una atmósfera gris y triste, sostiene. De ahí, que según él sean necesarios muchos redobles y toques de tambor para que estos demonios que nos atenazan huyan despavoridos de nuestra ciudad y vuelva a restablecerse un nuevo equilibrio armónico con la entrada de energías más positivas.

Tamborada 210 JumillaTamborada 210 JumillaTamborada 210 Jumilla

Arriba, aspecto que ofrecía la Plaza Arriba al inicio de la marcha.
En el centro, a su paso por el arco de San Roque
Abajo, ante la sede de la Junta Central

Confieso que tengo a este amigo por una persona muy cabal y, a lo largo de los años, me ha demostrado que es de un pensamiento nada frívolo, viendo a la larga con el paso del tiempo, como se veían confirmados sus diagnósticos y juicios a cerca de las cosas que me había dicho. Por ello, cuando me justifica de este modo la necesidad de que los jumillanos salgamos todos juntos a tocar el tambor, lejos de tomármelo a guasa, sigo sus explicaciones con suma atención.
Anoche subí a la Plaza de Arriba y allí, estaba mi amigo con su tambor dispuesto a exhortar a los demonios, los malos espíritus y las energías negativas que ensombrecen nuestro horizonte. Bueno, estaba él y mil jumillanos más, porque en nuestra Plaza Arriba no cogían más tambores.
Será por lo de las malas vibraciones que dice mi amigo; pero a las doce no tocaron las campanas como estaba previsto para que arrancase el tronar de los tambores. No obstante, la organización había preparado un espectáculo de luz y sonido que dió entrada al redoblar de los cientos de tambores que estaban deseando ser aporraceados. Particularmente, prefiero un sencillo sonar de campanas que este show multimedia que me recuerda a las discotecas; pero reconozco que en este caso hizo su papel.

Tamborada 210 JumillaTamborada 210 JumillaTamborada 210 Jumilla

Superior, la comitiva a su paso por la sede de la Junta Central.
En el centro, aspecto que ofrecia la lonja del mercado
Abajo, un grupo de tamborileros en animado toque

A fe mía que si de verdad, como dice mi amigo, el tambor sirve en todas las culturas para desalojar malos presagios, anoche más de mil tambores jumillanos ahuyentamos nuestros demonios particulares.

4 comentarios :

  1. Anónimo4/4/10 21:44

    Sí, sí, pero ¿no había mejor hora para ahuyentar demonios? A mí que vivo en la otra punta y soy de acostarme tarde no me afecta, pero me compadezco de los pobres vecinos que lo tenían en sus mismas puertas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/4/10 22:48

    un millon de tambores o dos segun la policia o la organizacion segun los malos espiritus doscientos y pico tambores to lo mas y dando la tabarra que no redobles

    ResponderEliminar
  3. Ah!. Cristiana labor la de los tambores que con sus sones ahuyentan al diablo, ese diablo que en Jumilla tiene, desde siglos, su cuartel general.

    No tengáis miedo en plantarle cara por que es ruin, cobarde y eso sí. Muy traicionero.

    Nos sentimos una profunda alegría por esta reciente afición jumillana que en las Españas es de tradición antiquísima.

    Recibid nuestro afecto, simpatía, apoyo y bendiciones.

    Frey Anselmo de los Cerrillares

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6/4/10 15:04

    JCH(+ don Jorge)vs tambores??

    Todo el que vio la procesión de Viernes Santo por la mañana en TCJ comprobó cómo el cura de Santiago, don Jorge, manifestó abiertamente su rechazo a las tamboradas y a la cofradía de tambores en general (ante la sorpresa e incomodidad de su contertulia de TCJ Mª José, que es hermana de la cofradía), argumentando que en otros pueblos como en Hellín, donde los tambores han alcanzado tradición e importancia, el resto de Semana Santa ha acabado por poco menos que desaparecer (lo dijo en esos términos, cualquiera puede comprobarlo).

    El argumento es tan pobre que no hace falta desmontarlo porque todos conocemos las fortalezas de nuestra Semana Santa y sabemos que no solo no ha menguado desde que se hacen tamboradas sino que por contra ha crecido el número de cofradías. Lo que me preocupa es que hay gente en primera línea de mando de la JCH que piensa igual que don Jorge, aunque no lo digan abiertamente. Y digo que me preocupa porque a don Jorge lo cambiará el obispo en cuestión de unos años, pero a los que yo me refiero de la JCH no los quita... ni Dios!!

    Por tanto, mando mi apoyo y afecto a la junta directiva de la Cofradía de tambores Cristo de la Sangre. Menos mal que tienen seguidores en número necesario como para no desanimarse, pero es que, precisamente, si no tuvieran tanto éxito no tendrían este tipo de problemas (al menos en este pueblo).

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero