-->

El Divino Misterio de nuestra Patrona 2 sept. 2009 18:03 Legolas

«Nuestra Señora la Virgen de la Asunción»

Cuando de pequeño me intentaban inculcar los principios de nuestra religión, lo que más me costaba entender era el misterio de la Santísima Trinidad (eso de tres personas distintas y un sólo Dios). Más tarde, en mi adolescencia, me ocurrió otro tanto con el misterio de la concepción de la Virgen María. Pero ahora, cuando me acerco a mi medio siglo de existencia, les juro que el misterio divino que menos comprendo e intriga es el de Nuestra Srª la Virgen de la Asunción Patrona de Jumilla. Pues misterioso, sobrehumano y divino es explicarse cómo puede aguantar y soportar a su alrededor tantísima sandez humana.

Jumilla, Patrona
De nunca hemos rodeado los jumillanos a nuestra Patrona del fervor y pasión que a otros santos (El Cristo, La Abuelita Santana, etc.), la pobre Virgen de la Asunción ha estado más bien olvidada en su retiro de San Agustín todos los años, hasta que llegaban las fiestas de la Feria. Durante estas fiestas, unos pocos devotos y seguidores la subían y bajaban al pueblo sin mucha animación ni asistencia. Prueba de esta escasa popularidad la dio D. Jorge, en la homilía desarrollada durante la misa que en su honor se celebra para su onomástica, al señalar que: «… muy pocas mujeres jumillanas llevan el nombre de su patrona»
Fue por los años ochenta, cuando las entonces nacientes comparsas de Moros y Cristianos, para legitimar o justificar su inclusión en las fiestas de Feria se acordaron de Ella. A partir de entonces, su procesión de subida y bajada adquirió más empaque y empuje. Sin embargo, a los pocos años, el Sr. D. Juan Francisco discutió o se enfadó con sus compañeros de comparsa, pasando a fundar la cofradía de la Virgen, de este modo, podía seguir pavoneándose en feria al margen de sus antiguos compañeros de comparsa. De ahí que el actualmente mayordomo, presidente o hermano mayor de la cofradía mariana (lo que quiera que sea), lo tengamos de mandamás en los asuntos de la Patrona. ¡Hasta hoy! No hay manera de desalojarle del cargo, que lleva visos de convertirse en vitalicio. ¡Claro! que quizá debamos además agradecérselo, pues de no ser por él Ntrª Srª. estaría más abandonada si cabe.
En cualquier caso, hay tienen Uds. a D. Juan Francisco, con despacho propio: antes, en la propia ermita de San Agustín; ahora, con sede en el recién restaurado arco de San Roque. A todo esto, sin que nadie sepa muy bien ¿Qué clase de asuntos debe despachar en razón a tan singular cargo? ¿Serán asuntos divinos, digo yo?.
En razón del cargo que ostenta, desfila junto a las primeras autoridades en todos los actos en honor a Ntrª Srª, edita y escribe saludas en el libro de la Virgen, siendo además gente muy principal en los asuntos festeros. Todo ello irrita sobremanera a muchos paisanos que, guiados por la más perniciosa de las envidias, le han calificado en los foros de la red local de «Sacapanzas». Otros, ignoro si con segundas ironías, han proclamado su candidatura a la Alcaldía para las próximas elecciones. Cosa que tampoco es de extrañar, si tenemos en cuenta que, en nuestro pueblo, todo el que se mete a organizar unas fiestas de barrio o pedanía, al poco, lo hacen concejal, candidato o empleado municipal.
Mientras tanto, como máximo responsable de la cofradía, es quien decide, en la procesión patronal, quitar la nube o el ángel a la Virgen, eso y cuanto se se le antoja. Olvidando que es una ascensión a los cielos, además de que su escultor Pinazo, simbolizó a la perfección en esos elementos dicho tránsito celestial. A restaurado, a mi juicio maquillado como una muñeca pepona, a Ntrª Srª. y, dicen las malas lenguas viperinas, que hasta ha querido abrirle los ojos, ponerla en pie y que piensa encargar una nueva escultura.
A todo esto, Ntrª Srª la Virgen de la Asunción, no pierde su divina compostura y con una paciencia infinita aguanta estoicamente tanta memez humana. Mientras, en su serenísimo semblante, sigue reflejándose la dulzura de una madre amantísima. Todo esto que les cuento ocurre mientras nadie dice nada y la Virgen Santísima lo soporta con prudente paciencia, por eso, todo esto que les relato me parece un verdadero «Misterio Divino».

6 comentarios :

  1. Anónimo2/9/09 23:27

    ja ja ja ja ja eres genial legolas aunque yo creo que te quedas muy corto caña al mono

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/9/09 0:19

    con lo mayores que sois como podeis estar jugando a las muñecas y quedaros tan frescos y encima os preside la autoridad no entra en mi cabeza sejante desfachatez

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/9/09 19:30

    malditos idolatras si la virgen levantara la cabeza se volvia a morir al saber todos vuestros tejemanejes para cuando una vida laica en este pais y que cada cual busque su espiritualidad sois la peste

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/9/09 20:45

    Subrealismo puro y duro

    Josep Tomás i Galea

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/9/09 23:06

    Envidia, sólo envidia es lo que hay en estos foros. ¿Le decís “sacapanzas” porque tiene panza, dónde debería ponerla? Cada uno buysca la protección divina donde puede, y el Sr. D. Juan Francisco la busca en Ntra. Sra.: a él le proporciona empleo (no necesariamente trabajo, no se debe abusar de Ntra. Sra.) ¿Y si nos hace otra Virgen? Pues muy bien, así tocamos a más. Yo estoy a lo que diga el Papa sobre el asunto, o al Tomás i Galea, o al Alcalde, o… que alguien me lo aclare.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/9/09 19:10

    Por alusiones.

    Querido anónimo, la única aclaración la encontrarás si buscas el aliento de Nuestra Señora.

    Rézale de todo corazón y sé sincero con Ella, que como Madre de todas las madres siempre te indicará el camino a seguir. Ten fe, sobre todo en ti mismo.

    El Santo Padre bastante trabajo tiene en organizar las huestes que deben derrotar a las Fuerzas del Mal, y que en la Península Ibérica tienen en Jumilla, pero desde siglos, su cuartel general, báste ver como tenemos el asunto cofrade patronal.

    O que os creéis que me han enviado a Jumilla por lo buena persona que soy. Estoy, estamos aquí nuestras hermanas y hermanos, milites Christi, como vanguardia preparando el asalto final contra el Maligno cuyos días están contados. Si Nuestra Señora no dispone lo contrario.

    En cuanto al alcalde de esta bailía, que no alcaide, que ese es mi menda, y del castillo nada menos, mejor no comentar.

    Es un alma pecadora que camina errante por esos mundos de la política sin encontrar el sendero que precisa para alcanzar su cénit.

    Le debe rezar poco a la virgen, aunque presida el traslado procesional de la virgen patrona.

    Si me lo permites, querido anónimo, te invito a que te sumes a Nos con unas plegarias por la salvación de las almas pecadoras y descarriadas del Señor Alcalde y del de la virgen,.... ya sabes.

    Con mi fraternal y más sincero saludo.

    Frey Josep Tomás i Galea
    Gran Maestre de la Orden del Temple del bailío de Jumilla.

    PD. Tenemos una fábrica de bicarbonato, toda de nuestra propiedad, que funciona a pleno rendimiento.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero