-->

La difícil papeleta de reconducir la cabalgata 24 ago. 2009 20:30 Plácido Guardiola Jiménez

«De aquellos lodos, estos barros»


En la rueda de prensa de hoy ante los medios de comunicación nuestro Alcalde ha manifestado que "La Cabalgata del Vino no aporta absolutamente nada ni al vino ni al turismo como tal" al ser preguntado por las Feria y Fiestas. Ha añadido que “La Federación de Peñas tiene que plantearse que hace falta un giro importante” pues nuestro Ayuntamiento gasta más de 50.000 euros limpiar en limpiar las calles tras la cabalgata. Cree que el 80% de los jumillanos piensa en privado que la cabalgata no aporta nada.
No es que yo piense de forma contraria a nuestro Alcalde, al que creo no le falta razón y a todos nos debería hacer pensar y reflexionar sus declaraciones.
Lo tristemente curioso es ver que ha tardado mucho tiempo en darse cuenta, de algo que algunos advertimos cuando él hacia junto a su Teniente Alcalde Costantino Martínez, una proclama pública del talante festero que los diferenciaba del defenestrado anterior Alcalde Marcos Nogueroles. Si el Alcalde Marcos Nogueroles se había molestado porque le mancharon de vino mientras presidía desde la tribuna, ellos llevarían con buen humor esta expresión popular de una cabalgata que ya por entonces se desmadraba. ¡Vaya que hicieron gala de dicho talente! vean sino los documentos gráficos de la época.




Que malo es tirar de archivo y encontrarse ahora con estas imágenes Sr. Alcalde, bañado en vino y con una camiseta irreconocible bajo el color rojo amoratado de los antocianos de nuestros caldos, o participando junto algunos de sus concejales en el desmadre desde la tribuna. Malo es tirar de memoria y recordar la "feliz" idea de instalar aquellas duchas en el mercado de abastos. Idea que por cierto, Ud. mismo tuvo que desterrar al segundo o tercer año; cuando los servicios municipales le advirtieron de que en aquellas duchas, amen del escándalo público que denunciaban algunos vecinos, podíamos tener un disgusto y terminar con alguien electrocutado, pues el peso de las camisetas que lanzaban sobre los conductos y cables podía desprender la línea haciéndola caer sobre el agua de las duchas. Un año después, también bajo su mandato, se consiguió sacar del tramo final de Cánovas la cabalgata, pues nos dimos cuenta que era un disparate manchar las fachadas recién restauradas con financiación pública. Ahora, finalmente, nos damos cuenta de que esto hay que replantearlo. ¡Bienvenido Sr. Alcalde! ya era hora pensamos algunos. Creedme que no lo digo con sorna ni critica, sólo espero que aprendamos todos y reflexionemos pues de aquellos barros tenemos estos lodos, de ahí pese a todo, que este con Ud.
A nuestros lectores les invito a que, por un momento, se pongan en su pellejo pues aunque rectificar es de sabios, nunca nos resulta fácil reconocer que erramos.

4 comentarios :

  1. Anónimo25/8/09 9:47

    Pues sí, éstas mismas imágenes me vinieron también a mí a la memoria cuando leí sus declaraciones sobre lo que aporta y no aporta la cabalgata. El alcalde la pifió claramente y la ha vuelto a pifiar.
    Ahora no nos queda más que aprender de los errores y tratar de tomar las soluciones más apropiadas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que poca coherencia tienen nuestos políticos. Siguen actuando como si los testimonios gráficos o escritos se perdieran en el tiempo. Si la gente tomara mas en consideración la poca coherencia que tienen y actuaran en consecuencia, a lo mejor otro gallo nos cantaría.

    ResponderEliminar
  3. Después de ver este reportaje gráfico, después de haber visto a este mismo señor, delante de una pancarta pidiendo AGUA, y al cabo de unos meses decir lo contrario, me pregunto ¿ES EL ALCALDE DE JUMILLA Y SENADOR DEL REINO? Pues sin decir nada más creo que "ASI NOS VA".

    ResponderEliminar
  4. Ya se que mi comentario llega un poco tarde. También yo en sus primeros años participaba en esta cabalgata y desde que la cosa se desmadró, hace ya bastantes años,he dejado de ir. El Sr. Alcalde es una "persona" como cualquiera de nosotros y el que intente rectificar no es para condenarle por ello. Dicen que rectificar es de sabios no?

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero