-->

El problema de la identidad 3 sept. 2011 18:50 Plácido Guardiola Jiménez

«Construyendo Europa»


Muchas personas estiman que la identidad es un tema baladí, como si identificarse con cosas abstractas no tuviera importancia en nuestras vidas. ¿Qué más da sentirse murciano, español, catalán, del R. Madrid o del Barcelona CF? ¿Qué más da que el pañuelo de nuestras fiestas sea granate, azul o a lunares? Pues no, no da igual. Para que las sociedades caminen, sean fuertes y progresen necesitan de la identidad de sus ciudadanos, precisan de ese sutil pero poderoso pegamento por el cual el individuo se siente uno con la colectividad con la que se identifica. La identidad nos proporciona un nexo de unión que nos identifica con quienes, al igual que nosotros, comparten esos símbolos y creencias. Entre quienes nos identificamos de la misma forma, se estrechan los lazos de solidaridad y cooperación. Cualquiera que se haya encontrado con un paisano lejos de su tierra sabe que no estoy hablando de entelequias; sino de realidades muy sentidas por abstractas que puedan parecer.
Hoy, Urilch Beck1 en un artículo de El País «Mas justicia mediante más Europa», reflexiona sobre la necesidad de construir una Europa más unida. En su reflexión,  se pregunta sobre las reticencias alemanas para aceptar el sacrificio de pagar más por integrar a los países del sur con actuales problemas financieros (Grecia, Portugal, Italia y España), cuando los alemanes fueron capaces de hacer ese sacrificio por integrar a sus hermanos del Este. Seguramente Ulrich Beck olvida que, entonces, los alemanes aceptaron porque se sentían unidos bajo la misma identidad con sus homólogos del otro lado del muro. Porque eran Alemanes como ellos, en cambio, ahora ¿Qué es Europa? ¿Nos sentimos identificados con Europa? Si queremos seguir avanzando tendremos que construir una fuerte identidad europea entre los ciudadanos del viejo continente y, eso, no lo hacen los mercados, la moneda o el BCE.
¡Claro! que para desastre de identidades nacionales, el nuestro con la española. Alguien dirá que seguramente por eso somos más europeos que en otros países del viejo continente; sin embargo, creo que somos más europeos porque ante la falta de identidad (destruida la nuestra), sólo nos queda abrazar una que nos haga sentirnos parte de una comunidad. ¿Qué pensais vosotros?
___________________
(1) Ulrich beck, Es sociólogo y profesor en la London School of Economics. Autor entre otros libros: (2008) «La sociedad del riesgo mundial. En busca de la seguridad perdida», Paidos, Barcelona; y (2007): «Un nuevo mundo feliz. La precariedad del trabajo en la era de la globalización», Paidos, Barcelona

1 comentario :

  1. Beltenebros4/9/11 10:38

    Me parece que no son las identidades sino la cultura y el espíritu cívico los verdaderos cimientos de las sociedades democráticas y de la Europa que muchos deseamos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero