-->

Mantillas de Jueves Santo 26 mar. 2016 13:20 Unknown

Jueves Santo en Jumilla «Manolas y aroma a claveles»
Semana Santa Jumilla
Hay aromas, sabores, imágenes visuales y sonoras y aromáticas que quedan impresas en el subconsciente cultural de los pueblos , como si una marca indeleble en su ADN se tratase. Son asociaciones mentales y existenciales que forman parte del acerbo más profundo de los pueblos.
Si me hablan de la Semana Santa jumillana yo pienso en la textura crujiente de la masa de empanada recién horneada en mi boca, del dulzor vivo y herbáceo de un haba tierna en el paladar. Mi pensamiento y recuerdo se embriaga indefectiblemente del aroma a claveles que lo impregna todo en un jueves al atardecer. En el ambiente de las calles resuena un pasodoble que todos aquí reconocemos las "Mantillas de Jueves Santos" del Maestro Julian, Mis ojos se inundan de una luz dorada bañando los muros de la iglesia de Santiago, cuyo atrio, se ha convertido en un ir y venir de Manolas cuyas peinetas y los calados de sus mantillas parecen filtrar en sutiles matices los últimos rayos de sol de una tarde brillante de primavera con cielos de limpio azules mediterráneo.
Semana Santa Jumilla
Añadir leyenda

Semana Santa Jumilla

Dicen que las personas que tienen una muerte dulce, cuando se acercan al momentos final de su vida, su mente vaga por estos recuerdos, por estas imágenes luminosas.Espero que si el destino quiere premiarme con un final así, seguramente mis recuerdos e imágenes serán los de un Jueves Santo con Manolas y mantillas incluidas.
Ignoro si será porque el negro estiliza la figura humana, porque lo asociamos a la elegancia o porque las tejas, mantillas y tacones hacen más esbeltas a las mujeres. Tampoco descarto ese otro aspecto sensual que trasparencias y medias añaden al imaginario. No me digan porque pero hasta las mujeres más normalitas en belleza, menos agraciadas, se transforman cuando se visten de Manolas. Yo confieso que nunca he visto una manola fea, un amigo mío que me escuchaba decir esto último, me corrigió: "Yo he visto una en una ocasión, pero es que la pobre era fea de remate y sin solución" -añadió- Lo cual vino a corroborar por la regla de la excepción la que les acabo de enunciar y sostengo de que no hay Manola fea.
Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Por ello este Jueves Santo, como todos los que recuerdo de los últimos años, salí a la calle con mis cámaras en un intento de captar con ellos para el recuerdo y la memoria esas sonrisas, esos rostros que nos regalan las mujeres jumillanas en los atardeceres de un jueves de Semana Santa.
Espero que las imágenes que aquí les dejo hayan hecho un poco de justicia, con lo que mis ojos y mi alma capta en esos momentos que les acabo de narrar.
-->Leer más...

Organizando el caos de las procesiones 25 mar. 2016 10:54 Unknown

Nunca tantos organizaron tan poco «Ser o no ser, esa es la cuestión»
Semana Santa Jumilla


En Jumilla, además de nazarenos, músicos, romanos, tronos y estandartes, tenemos organizadores. No visten estos túnicas de vivos colores, ni portan capuz, no señor, estos visten de riguroso traje oscuro y, a modo de pértiga portan un pinganillo como los escoltas de la gente VIP, con los cuales comunican no se si con la central o con el más allá. Pero puedo asegurarles que por ellos suelen hablar y se dicen si el paso tal o cual esta andando, por dónde anda o si la cruz guía debe parar ipso facto.
Pero el auténtico misterio, mucho más que el de la Santísima Trinidad, es explicar como tantos organizadores pueden ordenar tan inmenso caos y desastre en una procesión. Esto, puedo asegurarles que es mucho menos desentrañable que el misterio del mismísimo cosmos y origen del universo. En disculpa de todos ellos, debo decirles que si de verdad hay un asunto difícil y complejo en el universo, ese es sin duda, el orden de la Semana Santa en Jumilla. Además de que, seguramente, algún día la física cuántica demostrara que las partículas y fotones individualistas de los jumillanos que intervienen en ella son de por si caóticos e inestables. Vamos, que nos va el desorden y el salgo por donde me da la gana.
Organizadores de Semana Santa los ha habido clásicos, como Mariano el del Juzgado y sus compinches Cincoduros y Abellán poniendo orden en la Iglesia del Salvador un Viernes Santo en la mañana, no digamos Germán en la mañana del Resucitado. Pero ahora, para mi que hay una nueva promoción que no les llegan a la cintura a aquellos clásicos y son más bien imberbes en éstas líderes.
La pregunta que se hace todo buen observador cuando ve nuestro caos procesional es si es necesario tanto organizador. Aun cuando la pregunta entra dentro de la más elemental lógica, la respuesta al dilema es mucho más compleja y sutil.
Verán, organizar el caos es imposible por definición y esencia misma de la materia a organizar, por tanto, los organizadores tienen en Jumilla otra misión de mayor calado y envergadura. En Jumilla no eres nadie hasta que no te cuelgan algún medallón o capisario, o esto, o te haces encimario del Cristo Amarrado (que para el caso que les comento también vale). Sea como sea si en ésta sociedad quieres ser algo, reconocido o ser importante en algún momento de tu vida, debes colgarte el distintivo de organizador de la Semana Santa, de no hacerlo, estás condenado a no ser nada públicamente en Jumilla.
Yo mismo, tras llevar fotografiando la Semana Santa desde 1972 no era nadie, no contaba con reconocimiento alguno, hasta que vino el Ministro Bono a dar el pregón y solicité una tarjeta a la Junta Central que me expidieron bajo el epígrafe de Reportero. No es que desde entonces sea alguien en mi pueblo; pero ya no me miran tanto por encima del hombro. Claro que a mí no me impusieron el medallón, ni mi tarjeta era de organizador, pero algo es algo.

Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Aquí nadie llega lejos si no organiza, preside, o le dan cargo en la Junta Central. Si observan muchos de ellos pasaron por esto antes de ser Alcalde, Concejal o gente principal en la muy noble y leal villa. Por tanto, los organizadores procesionales no están para organizar nada, no señor, están en la academia superior de mandos de la ciudad de Jumilla. Esto lo sabe cualquier jumillano que se precie, de ahí, que años tras año, nuevos cadetes ansiosos de ser algo importante ingresen en sus aulas.
Una vez que en la misa del pregón les cuelgan el medallón es signo inequívoco que su persona se enriquece con un áurea especial que les marca una impronta de mando, un halo de relevancia pública que, como el sacerdocio, es cosa de por vida.

Semana Santa Jumilla

Semana Santa Jumilla

Si tu amigo lector no te habías percatado de esto, si aspiras a ser alguien en la vida futura de Jumilla, mi consejo es claro, ingresa cuanto antes en este selecto club de organizadores de Semana Santa. Esa es la vía feten para llegar a la aristocracia jumillana, si no lo logras siempre te quedará la Junta directiva de cualquier hermandad o el socorrido cargo de encimario del Cristo Amarrado.
Estas últimas otras vías alternativas a la Organización en tu carrera diplomática, política y publica, no dan el cache necesario para triunfar, pero en Jumilla, ayudan mucho.
-->Leer más...

Jumilla tierra de extremos 23 mar. 2016 21:33 Unknown

Un carácter que no entiende de términos medios «Cuando estalla la primavera»
Iglesia Mayor de Santiago Jumilla

Sin apenas unos días de crudo invierno, silente, sin avisar ha eclosionado en Jumilla la primavera. Una primavera exuberante y llena de color como siempre son las primaveras jumillanas en Semana Santa. Los frutales despliegan el colorido insultante de sus flores ante cielos de azul profundo que, apenas dejan caer unas gotas, intensifican los naranjas de nuestro suelo. las primaveras siempre se suceden así aquí bajo una explosión de color y contraste. Nunca es un proceso gradual que da paso poco a poco al olvido del invierno. Sólo el frío de alguna noche nos recuerda que apenas hace unos días dijimos adiós a la gélida estación.
Somos un pueblo de extremos tanto en lo climatológico como en lo cultural, nunca conocimos los términos medios ni los grises. En lo hidrológico o nos consumimos en la pertinaz sequía o nos ahogamos arrasados por la riada que no deja títere con cabeza. Lo mismo nos viene una pelana de aire arriba que deja tiesas las palabras que nos asfixia el estiaje de un riguroso sol. de ahí que ni por estas nos sorprende esta irrupción sin aviso de la primavera.
Por lo demás nuestro carácter parece también contagiarse de esos extremos que regulan y asolan nuestra vida en este desolado altiplano. Nos guste o no reconocerlo el alma jumillana tiene también esos rigores y extremos de los que goza nuestro clima. Cuando nos da por una cosa no tenemos altura, tampoco cuando se nos pone por denostar y olvidar otras.
Quizá todo esto forje nuestro peculiar carácter, explique esa forma tan narcisista de mirarnos el ombligo y de sentirnos tan orgulloso de eso que consideramos tan peculiar y tan nuestro.
En el fondo creo que por encima de las creencias religiosas a los jumillanos, en Semana Santa nos pasa como a nuestros campos, estallamos de júbilo como el paisaje estalla de color, nos salen los verdes vivos, los purpuras y rosados como a nuestros árboles mientras sus ramas se cubren con los pétalos de sus flores. El resto del año desaparecemos envueltos en los ocres casi grisáceos que nuestras tierras tienen bajo el tórrido verano.

Castillo de Jumilla
Aquí es siempre estación seca y tórrida, apenas se distinguen los matices de color. Tampoco a los jumillanos se nos ve brillar el resto del año, es como si dormitásemos a la espera de la siguiente primavera, para volver a desplegar la carta de color de nuestro peculiar arco iris. Por eso creo que si la Semana Santa no existiera, nosotros la habríamos inventado.
Ya lo dije en otra ocasión, nuestro carácter es como el del caracol serrano, que por cierto, también aprovecha las gotas de estos días para salir y volver a salir quizá el año próximo por estas fechas y se presenta un día húmedo. El resto cauto y prevengo que decía un jumillano ilustre.
Viendo este espectáculo de luz de color, que ofrece la primavera, que se da en las calles de jumilla por estas fechas, no puedo sino pensar ¿que pena que se esconda el resto del año; pero en jumilla somos así... gentes de extremos.
-->Leer más...

Faceboook es cosa de carrozones 22 mar. 2016 09:51 Unknown

Jóvenes y redes sociales «Las nuevas redes sociales de los jóvenes»
Las nuevas redes sociales de los jóvenes

Conozco muchos amigos de mi generación (también de alguna posterior), que se creen de lo más moderno por que en su muro de Facebook tienen unos cientos de amigos, los cuales casi a diario, se expresan ante las fotos y comentarios que cuelgan con un "Me gusta". Hasta se de un buen puñado de padres que se creen al loro porque revisan los muros de sus hijos e interacciones sociales en la red a través de lo que ellos conocen, es decir, Facebook.
Pero pocos son conscientes de que esta archiconocida red social se está esclerotizando a pasos agigantados. Desde hace mucho en aquellos países más avanzados donde tuvo sus orígenes la cifra de seguidores tiende a reducirse y hasta hay quien anuncia que, de seguir así, se convertirá en un cementerio virtual. No quiero jugar a aventurarme tanto, pero debo confesar que, personalmente, ya tengo algunos amigos en mi propio muro que han fallecido con los que en su día interactué a través de este medio y sólo llevo siete años en él.
El estudio Usuarios en redes sociales 2015 en España realizado por el IAB – (Interactive Advertising Bureau), ya señalaba que la edad media de Facebook en nuestro país era de 40 años (39,8 para ser exactos). Esto da una idea del envejecimiento prematuro de esta red. Aun cuando en sus conclusiones niega la mayor, que sea una cosa de viejos, con el argumento de que sigue siendo la red preferida por el 65% de las personas entre 18 y 55 años, olvida otro de sus datos más relevante: el que la penetración entre los jóvenes 14 y 17 años sólo alcanza el 35%. O lo que es más grave si cabe, que el 64% de los mayores de 65  años están en ella.
Muy interesante me parece la reflexión que realiza Enrique Dans, uno de los bloguistas y guros de las Nuevas tecnologías en España, en su blog el ocaso generacional del social media en donde habla de la huida de las grandes redes Facebook y Twitter por parte de los más jóvenes.
«...millones de adolescentes no quieren asomarse a las redes donde saben están sus mayores»
La pregunta que se hacen todos es ¿Qué está pasando con las redes? La respuesta que conocemos es que millones de adolescentes no quieren asomarse a las redes donde saben están sus mayores, donde sus perfiles, sus fotos y sus cosas pueden ser escudriñadas y seguidas por ellos. Lo que es más importante aún, donde empiezan a tomar conciencia que se deja rastro público más allá de sus círculos cercanos de colegas y cuyas consecuencias de ello pueden derivarse a un futuro más o menos cercano.
Los adolescentes han empezado a operar en redes alternativas, menos comprometidas cuyos mensajes se auto-destruyen poco después de subidos como es el caso de Snapchat. Mi sobrina, que está en esa edad, lo utiliza. Se de primera mano, por profesores que imparten clase en la ESO, que ésta última red hace furor entre sus alumnos adolescentes. Los más jóvenes huyen del compromiso público y del control parietal precisamente en redes como ésta o los grupos de Whatsapp de mensajería instantánea. De las redes clásicas, solo Istagram parece seguir conservando el favor de los más jovencitos y como señala la revista TIME ,11 millones de adolescentes han huido de Facebook.
«...el mundo de bloguismo ha sido asfixiado por las lecturas más livianas y fugaces de las redes sociales...»
En estos tiempos de vorágine, de mundo desbocado que diría Antony Giddens , de sociedad del riesgo que señala Ulrich Beck las tecnologías avanzan que es una barbaridad y pronto dejan obsoletas las innovaciones que ayer nos parecían lo más de lo más. Lo hemos visto con el mundo de los blogs o la Web 2.0, en la que quedamos los irredentos algo hartos de poner los contenidos para que otros se lleven la pasta, por mucho espacio gratuito que te ofrezcan. Seguramente también porque el mundo de bloguismo ha sido asfixiado por las lecturas más livianas y fugaces de las redes sociales. En definitiva, más fugacidad, menos análisis y reflexión en la comunicación. Lo que escribimos, pensamos y decíamos hace cinco minutos ya ha sido reemplazado por un nuevo pensamiento más original y sorprendente.
Los adolescentes de hoy, al igual que los jóvenes de finales de los 80 y noventa construyeron su mundo al margen del adulto para celebrar sus fiestas y borracheras en lo que se llamo la movida o el botellón, han construido su mundo virtual aparte y fuera de la mirada más adulta de los carrozones que se mueven en Facebook pensando que ellos están al loro de las nuevas tecnologías .
-->Leer más...

La burrica que no se presentó ante Jesús de Nazaret 21 mar. 2016 21:21 Unknown

La burra que dió plantón al Señor «Domingo de Ramos sin burrica»
Se imaginan a Jesús de Nazaret entrando a pie en la gran ciudad, son capaces de escucharle anunciando aquello de: "¡Oh ciudad noble y leal..." rodeado de palmas y ramos de olivos mientras él camina a pie sobre sus sandalias junto a sus apóstoles. Imagino que si lo imaginan pero no caminando sino a lomos de una burra.
Lo que de verdad cuesta es visualizar un Domingo de Ramos, una Procesión de la "Burrica", es precisamente, imaginarla sin ella. Pues nada más y nada menos estuvo a punto de suceder ayer en Jumilla y, de haber sucedido finalmente, se recordaría para siempre en los anales de nuestra historia local.


Niñas hebreas con congoja y preocupación por la tardanza de la burrica

Todo sucedió cuando llegada la hora de inicio de la procesión, la pollina de marras no se presentó en tiempo y formam, como era su obligación, para portar sobre sus lomos al Señor. Este último preocupado como todos sus apóstoles no hacían sino mirar nerviosos el reloj y levantar tras ello la vista para ver si por alguna parte se veía venir al animal.

Armao del Cristo amarrado Jumilla
Romano preocupado por la tardanza de la burra
La gente en el rollo estaba desconcertada ¿Que pasa que no comienza la procesión? ¿Han cambiado la hora? -preguntaban otros- mientras minuto tras minutos dejábamos atrás la hora del ángelus en la que debía haber partido la comitiva desde la Parroquia de San Juan. Los organizadores buscaban el número del dueño del animal para averiguar la tardanza de su presencia, pues todo el pueblo andaba esperando, amen de haciendo cábalas sobre el misterioso paradero y destino del asno.
Entonces, me acerque hasta el Mesías y sus apóstoles, con la intriga que a todos nos embargaba en aquella larga y tensa espera, cuando pude comprobar que también los ellos eran participes de la tribulaciones que compartían todas las gentes. Un apóstol -no pude percatarme sin Pedro o el mismísimo Judas-, le decía a Jesús: "Maestro y si entramos andando en la ciudad..." Lo importante- debía pensar- es entrar triunfante en la ciudad. Jesús le miró en su divina bondad con una sonrisa beatífica, pero dándole a entender que aquello, además de contrario a toda la liturgia, iba a ser el hazmerreir de todos los fariseos que aguardaban tras las puertas de sus muros exteriores. Por tanto, había que confiar en que en el Espíritu Santo y en el Padre misericordioso intercediera para que la burrica se presentara.
En Jumilla todos somos muy hijosdalgo y, de continúo, damos las cosas por hechas sin pensar que es obligación de nuestras mercedes procurar que éstas sucedan o deban acontecer, de ahí que todos estuvieran convencidos de que la pollina de marras debiera presentarse en el momento y hora prevista. Por ello también, el enfado, estupor y desconcierto por la inpuntualidad del asno que no acudía a su debida cita.

Por fin llega la burra. los apóstoles felices se disponen a jaezarla. Abajo S. Pedro sujeta la cincha

Así,  hasta que finalmente, alguien cae en la cuenta de que nadie aviso al dueño del animal y ya pasada la una se le localice para pedirle con urgencia lo traiga a la presencia del Señor para que este pueda entrar triunfante desde el Rollo a la Iglesia Mayor,  montadoeso sí como narran las sagradas escrituras.
Por fin, pasada la una de la tarde entre gran expectación, aplausos del público y alegría de todo el séquito del Señor llegó la burrica. Los apóstoles rápidamente se lanzaron a bajar al animal, ponerle la albarda y elevar sobre ella a su Maesto para que pudiera partir una vez más la comitiva y por las calles de Jumilla en Domingo de Ramos, para que de nuevo se vuelva a escuchar aquello de "¡Oh ciudad noble y leal..." Y lo que sin duda es más importante que, una nueva generación de jumillanos, puedan tener la primera foto de su palma junto al Señor y la Burrica
-->Leer más...

Tamborada Nacional de Baena II 9 mar. 2016 23:56 Unknown

Exaltacion del tambor y el Bombo baena 2016 «El acto de exaltación»
XXXI Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo-Baena 2016

El Sábado, día cinco de Marzo estaba prevista la exaltación del tambor y el bombo en el marco incomparable de la plaza del Castillo de Baena en donde cada uno de los veintidós pueblos participantes suben al escenario desde el que realizan la exhibición de sus toques.
El marco elegido permitía observar las colinas montuosas repletas de olivares que rodean Baena. El tiempo, con un cielo nuboso pero soleado, ponía el broche de oro al paisaje y fondo del escenario.
Por riguroso orden alfabético fueron desfilando los elegidos por cada localidad para su interpretación. Resulta difícil elegir entre las peculiaridades y características peculiares que tienen los toques de cada localidad. Personalmente mis gustos se inclinan por los sonidos más broncos de Aragón, especialmente los de Calanda, sin olvidar otros como Alcañiz o Hijar.
Entre los sonidos del sureste cabe destacar el virtuosismo de nuestros vecinos de Hellín o el toque más individualista y peculiar de nuestros paisanos de Moratalla. En definitiva, todo un lujo de ritmos, entre los que resulta muy difícil elegir.

XXXI Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo-Baena 2016

XXXI Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo-Baena 2016

Un lector comentaba en el anterior post acerca de estas Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo: « Cuánta fuerza, cuánta energía, cuánta ilusión derrochamos en trascendentes trivialidades». A decir verdad, no le falta razón, hay en ellas mucha energía, ilusión y fuerza, amén de muchísima dedicación; sin embargo, sólo el ser humano es capaz de poner todo eso en cosas que de por sí son triviales y, sólo los humanos somos capaces de conmovernos por ellas. En el tocar y sonar del tambor, que si lo prefieren no deja de ser una trivialidad hay mucho de emoción, de contagio y de comunión. Basta sumergirse en estos ritmos para vibrar al unísono con las gentes que lo tocan y lo viven, pues su ritmo contagia y engancha como las emociones en un gran concierto o las masas de hinchas en una gran final en directo en el estadio. Alguien me dijo acerca de los trabucos en Yecla que la pólvora embriaga como el vino y te sumerge en un éxtasis de humo y muchedumbre, seguramente es así, como también lo es esta borrachera de ritmos y toques de tambor. En esta última he visto y comprobado como gestes distintas se hermanan y fusionan sus toques, sus ritmos... dialogando al son de los palillos sobre la piel del tambor.

XXXI Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo-Baena 2016

XXXI Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo-Baena 2016

La Asociación jumillana de tambores “Cristo de la Sangre”, optó en esta ocasión, porque fueran los más jóvenes quienes subieran al escenario, a efectuar los toques, si bien es verdad que les acompañaban dos veteranos y maestros del tambor Miguel Gonzales y  Bartolome Abellán Lozano que este año es además el tamborilero de honor de ésta Asociación. Durante el toque de los jumillanos dos de sus componentes interpretaron un solo de tambor que gustó al respetable tanto por la perfección y ritmo como por la juventud de sus artífices.
Al finalizar su actuación se hizo notar la presencia entre el público asistente de un nutrido grupo de paisanos que animaron con rotundos aplausos la actuación de los nuestros, además claro está, del los recibidos por el público en general que presenciaba el discurrir del acto.
-->Leer más...

Tamborada Nacional de Baena 7 mar. 2016 20:13 Unknown

XXXI Jornadas de Exaltacióndel Tambor y el Bombo-Baena 2016 «Curenta horas ininterrumpidas de tambor»
Colinegros en las jornadas del Tambor y el Bombo

Serian las seis de la tarde del Viernes cuando llegamos a Baena, nada más abrir la puerta del coche el sonido a tambores nos envolvió y no cejaría de sonar en nuestros oídos hasta las nueve de la mañana del Domingo siguiente, de nuevo montados en el coche para regresar a Jumilla. Durante todo ese tiempo, ni por un pequeño instante, dejamos de oír el redoblar de los palillos sobre la piel de algún tambor.
La prensa regional hablaba de la presencia de seis mil tambores, otros hablaron de más de diez mil, no los conté pero puedo asegurarles que en Baena este fin de semana habían tambores miles de tambores que no dejaron de sonar mientras estuve allí.
Solo de Jumilla habrían entorno a 150 tambores y su sede era un continuo ir i venir de gentes que se acercaban a saludar, coger información (entre ellas programas de nuestra Semana Santa) y alguna que otra vianda que siempre andaba sobre las mesas. El local estaba decorado con los carteles de la tamborada 2016 y el oficial de nuestra Semana Santa con la Virgen de las Angustias. En su fachada bajo el anagrama de la Asociación de Tambores Cristo de la Sangre, se podía leer: «Pasión por el tambor pasión por nuestra Semana Santa». Digno de elogio y la difusión que la Asociación de Tambores hizo de nuestra Semana Santa en Baena.

XXXI Jornadas de Exaltacion del Tambor y el Bombo-Baena 2016

Las calles de Baena se bañaron y fundieron con los veintidós redobles diferentes de tambor de las localidades pertenecientes al Consorcio Nacional del Tambor y el Bombo, con el hermanamiento de sus gentes y con los colores de sus atuendos donde destacaban especialmente los de nuestros paisanos los moratalleros.
Moratalla se prepara para tocar en las XXXI Jornadas del tambor

La noche del viernes termino como había comenzado la tarde del viernes, contoques y más toques de tambor que salían de cualquier bocacalle ahora fuera una cuadrilla de Mula, otra de judíos " coli blancos" o un grupo de pendencieros levantinos fueran estos de Tobarra, Hellin o Alcora.

XXXI Jornadas de Exaltacion del Tambor y el Bombo-Baena 2016

XXXI Jornadas de Exaltacion del Tambor y el Bombo-Baena 2016

Encaminaba mis pasos a la Plaza del Palacio en el Castillo de Baena donde había de celebrarse el acto de exaltación con una muestra de toques de las localidades participantes, cundo tropecé con los amigos de Calanda que se preparaban en una calle de acceso para "ensayar" según me dijeron. Como si los calandinos necesitasen ensayar ese toque tan característico que, por llevar, llevan en el ADN de su sangre y de su alma, pues con ella tocan, con ella además de con el corazón calandino que les mantiene vivos.
Sea como fuere, su ensayo me permitió volver a gozar de su toque y vibrar al al ritmo que imponían a sus bombos y tambores siempre orquestados por Juan que con el toque de su bombo coordinaba el ritmo del toque.
XXXI Jornadas de Exaltacion del Tambor y el Bombo-Baena 2016

XXXI Jornadas de Exaltacion del Tambor y el Bombo-Baena 2016

Cuando veo tocar a Juan su bombo no puedo evitar la enorme impresión que me produjo aquel hombre de compresión más bien menuda menudo y frágil que me tropecé paseando por Calanda en el encuentro que allí tuvo lugar en 2014. Tanta que no pude evitar el comentarle chico así de paisano sin el capisario y el tambor me pareces poca cosa. Él lejos de enfadarse, me contesto con una sonrisa en los labios lo siguiente: "Verás cuando me pongo la túnica y cojo el tambor me transformo como Superman". Realmente cuando ves a los calandinos con su túnica puesta tocando el tambor a todos les pasa un poco como a Juan se crecen con el toque, te arrebatan y te hacen vibrar al unisonó con su toque.

_______________
NOTA: De la actuación de nuestros tambores y su paso por Baena, hablaremos en próximas entregas
-->Leer más...