-->

El negocio de la Salud 2 ene. 2013 11:17 JUMILLA-BLOG

«De vuelta a la Sanidad Pública»



Siempre se ha dicho que los grandes negocios son los que se hacen con las necesidades de las personas. Y no hay mayor necesidad en un ciudadano que la de mantenerse sano. Y ahí es donde el PP, con sus allegados, quiere hacerse con la mayor parte del pastel.
En Madrid se está jugando la partida decisiva. Sí,decisiva porque detrás vamos los demás. La sanidad se la van a entregar a sus compinches, españoles o extranjeros (que tiene poca gracia, por no decir que es de juzgado de guardia).
Los caraduras que lo están aprobando hacen referencia alguna vez al comienzo del invento, el hospital de La Ribera en Alzira (Valencia). Pero lo que no dicen es el fiasco que ello ha supuesto, la sangría de dinero y el ahorro cero. Dicho de otra forma, si los que defienden la privatización de la sanidad demostraran, con ejemplos, que se funciona mejor y más barato con su método, quizá hasta se le podría dar la razón. Pero han elegido el camino de hacerlo por las bravas: tengo mayoría absoluta, quiero darle el negocio a los míos, y punto, a joderse tocan. Eso no es gobernar, ni gestionar, es chulería, arrogancia y desprecio a los ciudadanos.
Encima, tienen la poca vergüenza de decir que hacen lo que hacen para que la sanidad sea “sostenible y gratuita”, cuando va para atrás como los cangrejos (insostenible) y cada día hay que pagar más servicios (nada de gratuita). Decir esto es estar convencidos de que se les habla a idiotas, lo cual no sé si es para indignarse o para echar a llorar.
Estimados caraduras: sostenible es todo lo que se le dota de presupuesto suficiente, y punto. Gratuito no hay nada, excepto el perejil en las verdulerías, puesto que lo demás se paga con nuestros impuestos. Dicho esto, sea pública o privada la gestión, lo que interesa es que los gestores sean eficientes. Lo público siempre tendrá la ventaja de que en la tómbola de la vida, tendré asegurada la atención sanitaria, al margen de que yo sea un ministro o un indigente, lo cual no es poco, en este mundo tan cambiante y loco.
La gestión eficiente de la salud requiere personas responsables y competentes. Dicho al revés, si en una comunidad autónoma, después de diecisiete años gestionando la sanidad, se decide pasarle la gestión a otros, una de dos, o se le quiere dar el caramelo al amiguete, o se está reconociendo que se es inútil e irresponsable.
En la Comunidad Valenciana, punta de lanza de estos ensayos privatizadores, dicen ahora que se dirigen al “modelo sueco” de gestión mixta pública-privada. Bueno, no es mal modelo, pero yo creo que es una de tantas mentiras a las que nos tiene acostumbrados el Partido Popular, vamos, que no tiene pensamiento de cumplirlo. Porque al modelo sueco me apunto yo, tomen nota para recordárselo a quien proceda:
  1. Del 81.4% del gasto sanitario se encarga el gobierno sueco, en España es del 68,6%.
  2. Las compañías privadas no llegan al 0,2% del gasto, en España es del 5,5%
  3. Lo que ponemos de nuestro bolsillo es del 20,7% en España, del 17,4% en Suecia.
A todo esto, las Consejerías de las Comunidades, quieren endosar un “negocio” que ellas consideran insostenible. Dígame querido lector, ¿realmente alguien en su sano juicio cogería algo insostenible? Además,que hay otro inconveniente, la dimensión del Servicio Sanitario que, al ser tan grande, no se lo quedará una sola empresa (tampoco sería deseable), con lo que se fragmenta el Servicio haciéndolo más diverso, menos equitativo y trampeando con la letra pequeña de los contratos. Cuando no se tengan que rescindir los contratos porque la empresa no pueda cumplirlos al estar en quiebra, lo que obliga a renegociarlos al alza, y con una capacidad muy mermada de retomar la gestión por parte de la Consejería correspondiente, lo que la deja en manos de las compañías privadas. Pero, claro, a esas alturas, ya se podrá vender que es más caro retomar el control que darle a la compañía 100 € más por paciente y año.
El negocio de la salud va a ser lo más rentable para los promotores ocultos, de los negocios que hay a la vista. Se formarán las famosas UTEs (Unión Temporal de Empresas) para prestar los servicios diversos que requiere el Servicio de Salud (farmacéutico, restauración, alimentos, limpieza, etc). En cuanto se tenga desmontado el Servicio Público de Salud, el mango de la sartén la tendrán otros, no el Gobierno de turno. Para entonces, la jugada ya estará terminada. ¿No querías Partido Popular?, pues a sufrir tocan, que lo que tenemos encima es sólo el aperitivo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero