-->

Todavía 20 mar. 2010 07:00 Plácido Guardiola Jiménez

«Un lugar para la esperanza»

Todavía hoy quiero pensar que hay lugar para la esperanza, que aún somos ciudadanos conscientes y responsables, que todavía respiramos bajo los viejos y eternos anhelos que lograron los mayores progresos humanos, las páginas más gloriosas de nuestra historia común
Todavía creo que existe otra forma de construir una sociedad diferente, que hay un espacio para la ciudadanía consciente, que de ésta podemos salir entre todos, que hay una esperanza de un mañana floreciente.
Todavía no puedo aceptar que sólo quede lugar para un conformista escepticismo en nuestras vidas. Que, cansados de tanta miseria, nos recluyamos todos en nuestros ámbitos privados, pensando que el mundo de lo público no tiene solución.
Todavía no me basta el «todos son iguales», aunque lo sean, pues no hay futuro sin proyectos que ilusionen. No hay progreso sin esperanza de mejora y no hay desarrollo humano sin utopías y quimeras en el aire. Aunque a menudo resude escepticismo, desencanto y decepción, todavía creo que, pese a todo, hay espacio para creer en nosotros mismos, en que tenemos un destino como pueblo distinto al que se desdibuja, un proyecto común que nos ilusione y mil posibilidades que desarrollar.
Todavía tengo la certeza que hay jóvenes distintos a los Ni-ni, a los León, a los de la Generación Y. No les quepa duda que, entre ellos, los hay que piensan más allá del botellón semanal.
Todavía creo que la mayoría de nosotros somos sensatos, que pese a todo lo que está cayendo, guardamos como código de conducta el más genuino sentido común que nos enseñaron nuestros mayores.
Todavía espero que el alma adormecida de aquella España que iba bien y de ésta en profunda crisis, levante cabeza despertando una mañana cualquiera en esta primavera.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero