-->

SEMANA SANTA DE TERCERA GENERACIÓN

Parecía que no, pero ayer terminó definitivamente la Semana Santa Jumillana. Subieron al Nazareno. Queda el Cristo de la Columna en Jumilla, pero, como sabemos, su figura desborda el tema pasional porque su devoción se extiende en el año. Como tantas veces, nos ha quedado el poso amargo de las peleas y los enfrentamientos, tan viejos como la propia Semana Santa, pero que mueven más que la propia celebración, y si no los 19 juicios a la entrada"A propósito de un despropósito" y sus 13 comentarios. Todo un record. Pero no es de estas diatribas de lo que quiero hablar para cerrar el ciclo festivo; ya bastante se ha dicho al respecto. Quiero hoy hablar de Semana Santa y TIC, no del reloj, claro, sino de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, otro tema muy de este blog. Propongo relacionar ambos términos. Y no va a ser, como en algún comentario ha salido, por lo de la Semana Santa de los fotógrafos penitentes, los de trípode y "Konia", que bastante llevan; los clásicos, por un lado -Plácido, Isidora y Bartolo-; los de la Segunda Generación por otro -Emilio, el hijo de Cayetano, Juan, el hijo de Plácido y la hija de Juan Ignacio-. Tampoco hablaré de ellos.
Hoy toca hablar de la Tercera Generación... de móviles, y también de ipods, de cámaras extraplanas, de MP3 y MP4, de toda una cacharrería que como un coro de beatas acompaña a cada paso semanasantero por las fatigadas calles cubiertas de cera. El fenómeno ya era aprecible desde hace tiempo fuera de Jumilla; en las grandes centrales, los grandes "parques temáticos de la Semana Santa" -Sevilla, Valladolid-; allí, una nube de luciérnagas azules ha sustituido a los devotos armados de cirio o vela. Revolotean incansables tras el trono como rémoras tras una raya manta sobre la noche de azahar extasiado. ¿Qué buscan? Las imágenes viajarán de punta a punta del mundo durante unas horas, luego se perderán en el rincón oscuro de una tarjeta de memoria.
En Jumilla ha llegado la moda, damos unos breves flashes:

Via Crucis. Impecable sucesión de los estandartes como un tranquilo deslizar de aguas. De improviso, un potador de farol se arremanga la túnica, un sonido familiar se escucha en alguna parte. ¿Va a sacar caramelos? Muy pronto parece...; se ha llevado el móvil a la cara, mientras con la otra mano sostiene, bien que de manera inestable, el farol. Estupor en el espectador.

El Traslado-encuentro del Sábado de Pasión fue exactamente lo que nos relató Cizaña, un cruce de asfixia y exceso, una marea de cascarones y pantallas lcd sin orden ni concierto, lo que hace más encomiable el trabajo de los anderos. La locura colectiva llegó a entorpecer la marcha como los aficionados al ciclismo en l'Alpe D'Huez.

Para Martes Santo, lean el Blog del Joven Jumillano. No tiene desperdicio.

Viernes santo. Procesión del Santo Entierro. Jardín de la Ranas. A modo de mariposas nocturnas, los fotógrafos de la extraplana de 7 megas se desorientan bajo los focos de TeleCable. Los portadores de los estandartes dudan y tropiezan: delante, nubes de pavones nocturnos, detrás las pequeñas crisálidas nazarenas, futuro de la Hermandad. Como viejos bueyes almizcleros parecen querer protejer a las crías en el centro de la manada. Esto es la Ley de la Selva.

Sábado santo. Procesión de la Redención. Calle de Loreto. Impresionante recorrido del paso Titular pero... los cables se interponen. A las puertas de la Cuarta Generación y nuestras calles con estos pelos y pelambres. Pasa el momento crítico y el cura párroco se remueve. Saca el móvil. ¿Con quién habla? Con Dios parece que no, para eso tiene ya todo el día. Se queja del frío. ¿En contacto con el Servicio Meteorológico que le ofrece su móvil? La charla es más bien familiar. La procesión prosigue...

¡A qué alturas hemos llegado! ¿Será necesario que le recordemos al personal que el uso del móvil, al igual que en teatros y conciertos, queda restringido en las procesiones? Mal vamos si en las dos o tres horas que dura el recorrido no somos capaces de prescindir de él. Definitivamente, el móvil no da la libertad, sino que esclaviza. Definitivamente, Dios parece vivir más en un ipod que en una representación de madera policromada. Manolas agarrando el móvil en lugar del Rosario. "Mantillas de jueves Santo" en mi MP4, con permiso de la SGAE. Pantallas gigantes en las Tamboradas ¡Y nosotros que éramos creyentes por estética! Definitivamente, me corto la barba de apóstol.

Subiremos a Santa Ana y el Cristo del Padre Mancebón desclavará su sagrado brazo, nos pedirá prestado el móvil de Tercera Generación y gritará bien cerca del micrófono: ¡Iros todos a freir espárragos!

5 comentarios :

  1. ¿Dónde está la entrada "A propósito de un despropósito" y sus trece comentarios?
    Según se puede leer antes de escribir un comentario, dice: "se respetuoso y opina libremente". Los comentarios estaban escritos con respeto, pero hemos descubierto que hay censura en tu blog y no se puede opinar tan libremente como propones. ¿Es que alguna hembra o varón te ha sugerido que lo quites?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21/4/09 6:53

    Muy bueno y descriptivo tu relato Bausan; pero olvidaste a los organizadores del desfile, esos señores que van con el pinganillo puesto diciendo por donde va la cruz guia, la imagen tal o cual. Pues esos, lease Verdú, Fernando Guarlo y otros andaban tambien con sus infimas y planas cámaras de 7 megas aretratando la procesión, vamos en el plato y en las tajas nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
  3. Creo ser responsable del posible malentendido de la persona que ha hecho el primer comentario a esta entrada. Cuando acusa al organizador de este blog de practicar la censura es porque parece no haber encontrado el artículo que yo cito con el nombre "A propósito de un despropósito", escrito por Plácido Guardiola. Aunque el lector no lo haya encontrado, este artículo existe con sus 13 comentarios completos, lo que pasa es que yo cité, para abreviar, solamente el subtítulo del mismo. El título es "Mantillas de Jueves Santo", y por ese nombre lo encontrará facilmente y podrá acceder a los comentarios vertidos de diferente cariz que, efectivasmente, siguen ahí.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay Señor, Señor! Pero que ganas teneís algunos de pillarme en un renuncio para arrojarmelo a la cara. Tranquilos, que quién habla se equivoca y yo hablo mucho.
    Aunque ya lo ha aclarado mi compañero Bausán, a veces, el programa que pagina (esos númeritos que aparecen al pie de este blog), se salta algún artículo y lo omite. Aunque le he dado mil vueltas no doy con el problema, por eso si alguna vez os ocurre esto ir a la columna derecha y buscar en el apartado ARCHIVO DEL BLOG en el mes que se publicó. Alli lo encontrareís. También si la búsqueda la efectuaís con BUSCAR RELACIONADOS CON.
    Pero hasta el día de hoy, cosa de la que me alegro y felicito a todos los lectores, no se ha censurado a nadie, incluyendo los comentarios y opiniones que me cuestionan personalmente.

    ResponderEliminar
  5. Semana Santa en Jumilla, todos los jumillanos y espero no equivocarme nos sentimos orgullosos de nuestra Semana Santa, todas las Hermandades estan trabajando todo el año para disfrutar de esta semana de Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Pero mi pregunta es, ¿Por que cuando llega queremos o quieren que pase todo tan rapido ?, ¿Esque nos molesta? por ello tenemos que adelantar algunos horarios de procesiones, ¿por que tenemos que ir corriendo de un sitio para otro? No podemos disfrutar, sentir, vivir, la pasión de Cristo,llorar su muerte y celebrar su Resurrección.
    Yo pregunto,si tanto presumimos de ser defensores de nuestras tradiciones y en este caso me refiero a la tarde de Jueves Santo,acaso esta tarde es un virus que queremos que pase pronto como una enfermedad, no podemos visitar los monumentos con tranquilidad, para Orar y disfrutar del trabajo de los que los han realizado y trabajado o tenemos que pasar como un huracan,como este año ha pasado en donde las manolas y manolos, en esta tarde que tanto hablamos de ella los jumillanos, y que tampoco se pudo lucir, por que se adelanto el horario de la procesión, porque la verdad quedo de pena, todos corriendo para un sitio y otro, para eso queremos que llegue la Semana Santa, para que pase como un rayo. Pensemos un poco y defendamos lo nuetro y nuestras tradiciones y en cada lugar de España que defiendan las suyas, por que si no, al final lo nuestro desaparecera y los que nos preceden realmente ¿que tendran de su Jumilla? Un saludo. Paz y Bien, Dioni.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero