-->

El fragor de tambores apagó el frío de Resurrección 12 abr. 2009 11:00 Plácido Guardiola Jiménez

«Exhorto a los demonios »


Anoche un estruendoso redoblar de tambores recorría las calles de nuestro pueblo, despertando las conciencias más dormidas, alejando los presagios más sombríos y renovando la esperanza de un nuevo resucitar en este domingo.
Les aseguro que, a fe mía, el grupo de tamborileros jumillanos era más numeroso que nunca y creedme, se de lo que hablo, pues hasta la fecha no he faltado ningún año a la Tamborada de Resurrección.
Cuando acudí entre expectante y curioso a licinciar en aquel arranque de madrugada de 2005 a la Plaza de Arriba, ya me dio el palpito de que aquello, no iba a ser flor de un día y terminaría arraigándose entre nosotros. Lo vi tan claro, que le comenté a “Beneno”: «Nene a esta gente hay que integrarla ya en la Junta Central».Mientras, para mis adentros, pensaba que al siguiente año yo sería uno más de aquellos locos que aporracearía el tambor con mi capisayo morao. No he cumplido aun la promesa que me hice aquella noche estando en mi debe pendiente; pero no he dejado de acudir puntualmente al estruendoso aviso de Resurrección.
Cada vez que acudo, no puedo evitar mirar las caras, observar e intentar analizar las motivaciones por las que cada cual acude. Vano intento el mío, pues cada uno de ellos es un mundo y a saber que les lleva a tocar; sin embargo, anoche pensé que mayoritariamente dominaban las ganas de exhortizar demonios, problemas, crisis era como si hubiese rabia contenida que se desbordara tornándose en una alegría inmensa fruto de la inexplicable esperanza en el mañana. Era simplemente, como si todos ellos al golpear con furia la piel de sus tambores, fueran alejando de nuestro horizonte los negros nubarrones que nos ensombrecen la vida cotidiana. Hacia un frío espantoso, especialmente para los que parados ejercíamos de mirones, pero las vibraciones de tantos tambores calaban en mi interior y embriagado por aquel ruido ensordecedor, les aseguro que sin darme cuenta dejé de sentirlo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero