-->

Salvados por la procesión de las antorchas 31 mar. 2015 20:06 Unknown

Cualquier escusa es buena para librarse de dar explicaciones «Un pleno sin ruegos y preguntas»
A su salida de San agustin

Desde hace ya algunos años el misterioso Cristo de la Reja es procesionado la noche del Viernes Santo en Jumilla, por lo que el lunes en la tarde es bajado desde el monasterio de Santa Ana del Monte a Jumilla recorriendo las calles Avenida de la Asunción y Cánovas en su traslado a la Parroquia de San Juan. Las antorchas encendidas que portan algunos acompañantes en este traslado es el signo identificativo que ha terminado por darle el sobrenombre popular de “La procesión de las antorchas”.
Ayer lunes, una vez más nos dimos cita en Santa Ana del Monte un buen grupo de aficionados a la fotografía e incondicionales de este traslado que no faltan ningún año al evento. Qué duda cabe que, aun cuando la imagen no es una buena talla (ni siquiera es una talla en madera), sobre su factura de cartón ennegrecida recae un gran fervor y misterio al formar parte de los milagros y leyendas del monasterio jumillano. Su liviano peso y el protagonismo que desde el principio dio la hermandad a los niños en este traslado, han hecho de él uno de los mayores atractivos para ocupar la tardes del Lunes Santo con la que damos comienzo nuestra particular semana de pasión.

Bajada del Cristo de la Reja, Jumilla
«...tocaba pleno ordinario en nuestro Ayuntamiento, un pleno que como corresponde en una semana de pasión, se presentaba calentito y apasionante ...»

Ayer, capricho del calendario, era también el último lunes de mes y tocaba pleno ordinario en nuestro Ayuntamiento, un pleno que como corresponde en una semana de pasión, se presentaba calentito y apasionante a juzgar por la batería de ruegos y preguntas que los concejales de ambos grupos de oposición iban a realizar al Equipo que nos mal gobierna.

No es cuestión de que yo les desvele aquí las preguntas que, finalmente, no fueron formuladas pues in extremis, a última hora, el pleno fue suspendido para que sus señorías pudieran contemplar la procesión de las antorchas a su paso bajo los balcones de la Casa Consistorial. Tras el paso del cortejo, quedando pendiente el punto de ruegos y preguntas, este no se reanudo quedando toda la batería de preguntas sin realizar.
Cristo portado por los niños
Les puedo adelantar que aun cuando las cuestiones sobre las que versaban esas preguntas no eran sobre cuestiones de enorme cuantía económica, si habrían servido para poner colorados a quienes vienen haciendo en su acción de gobierno un uso de los recursos públicos como si de una continuación de los propios se tratara.
Quiero pensar que con el mandato prácticamente agotado, aun tengamos ocasión de poner colorados a quienes se aprovechan de su cargo para beneficiarse personalmente o en la persona de parientes cercanos de aquellos recursos que tienen, por razón de su cargo, obligación de administrar.
Pero ayer nuestros gobernantes locales que, debían olerse la que se les avecinaba, aprovecharon el paso de las antorchas bajo el balcón del Ayuntamiento, como la excusa perfecta para librarse del molesto punto de Ruegos y preguntas que se amenazaba con sacarles los colores.
No esperaran Uds. que tan altos próceres semanasanteros, hoy en los destinos del gobierno municipal, cumplieran con el orden completo del orden del día como es su principal obligación, perdiéndose el magnífico traslado del Cristo de la Reja ¡Faltaría más! A donde se ha visto que ellos puedan perderse un sarao para contestar a cuantas preguntas les quieran hacer los grupos de la oposición
-->Leer más...

El estallido de la primavera 24 mar. 2015 06:54 Unknown

Floración de los frutales en Jumilla «Primavera en Jumilla»
Estallido de primavera

Son esas imágenes que desde años retengo en mi memoria, encuadres y lugares a los que vuelvo con reiteración las para llenar todos los rincones libres de mi memoria. Imágenes que hace tiempo descubrí y que con los años he ido aprendiendo; pero que de nuevo cada primavera, inexorablemente me sorprenden y sobrecogen porque sus colores, brillos y luces vuelven con aires renovados.
Seguramente son ellas las que me reconcilian con la tierra que me vio nacer hundiendo mis raíces más en ella sin solución de ruptura definitiva en esa tensa relación de amor y desapego que ella y yo sostenemos. Conozco otros lugares menos áridos, con clima mucho más agradecido donde al rumor del agua crecen los vergeles verdes de su paisaje; sin embargo, ésta desolada tierra del sureste te arroya y seduce más en cada brote y de vida que aquí se sucede.
Sostiene un gran amigo mío que: la floración del almendro y los frutales en Murcia es el más bello espectáculo de cuantos suceden aquí a lo largo del año. Personalmente comparto completamente esta aseveración, pues con independencia del lugar al que te dirijas la luz y el color de este fenómeno llenará tus sentidos. Llevamos ya unas semanas que las floraciones del almendro sucedieron y a estas le siguieron las de los frutales tempranos, las de otros más tardíos se están sucediendo o sucederán en los próximos días.
Sería un delito desaprovechar la ocasión para disfrutar de esos momentos y renovar nuestro álbum de imágenes que captaron esos momentos fugaces que vivimos al contemplarlos. De ahí o,que te invite a que te pierdas una tarde, una mañana en los rincones de nuestra huerta y descubras por ti mismo todo un mundo de sensaciones que,de cotidiano, pasan desapercibidas sin que nadie hable de ellas.
Te aseguro que su contemplación te hará olvidar muchas de las mezquindades que en el día a día nos envuelven, al menos a mi me reconcilian con ésta mi tierra. De ahí que un año más al igual que hice en otras ocasiones ( 2014, 2014b, 20132012, 2010),te invite a no perdértelas.
-->Leer más...

Jumilla, una fiesta todo el año 23 mar. 2015 12:26 Unknown

Aun no hemos salido de una fiesta y ya estamos en otra «Jumilla, donde la fiesta no termina» 
Jumilla adormecida a las faldas de su castillo

Jumilla, perdida y olvidada, lleva siglos levantándose de sequías abrasadoras, riadas arrasadoras y aires desoladores. Adormecida languidece durante largos periodos de estancamiento y estupor, a veces despierta en otros más fugaces de de esplendor y prosperidad; en definitiva, postrada en las faldas de su cerro del castillo viendo pasar oportunidades que nunca llegan a cuajar y ello aún pesar de la tenacidad que caracteriza a sus gentes.
«...no se si trabajamos, si comemos todos; pero qué bien que lo pasamos, porque de continuo estamos en una fiesta interminable»
Ahora, Jumilla es toda una fiesta, vive, trabaja y se desvela todo el año pensando en la fiesta. Jumilla hoy es Una fiesta todo el año, como reza en el eslogan de la concejalía de festejos. Aun no hemos salido de un sarao festero cuando ya estamos metidos en otro. Aquí no se si trabajamos, si comemos todos; pero qué bien que lo pasamos, porque de continuo estamos en una fiesta interminable donde nuestros dirigentes locales no paran de inaugurar saraos festivos y nuestros esforzados y heroicos colectivos festeros no cejan en su empeño por dar más lustre y brillo a sus respectivos actos festeros. Nunca antes ningún pueblo llevó tan alto el listón festivo, jamás se ha conocido una fiesta interminable que pueda parangonarse con la contribución a la difusión del nombre de una ciudad, su turismo interior y desarrollo económico como cuantos actos festivos venimos organizando y desarrollando en Jumilla.
Estamos que nos salimos de tanto esplendor festero; nuestra economía local va viento en popa, el comercio florece ante los aluviones masivos de turistas que vienen a las mieles de nuestras fiestas, el sector hostelero y de restauración apenas si puede hacer frente a las crecientes demandas de sus potenciales clientes, los medios de comunicación nacionales e incluso internacionales se hacen eco de nuestros fastuosos eventos y todo ello alimenta y acelera nuestro desarrollo económico.
No es de extrañar, por tanto, que tanto empeño festero tenga su reconocimiento en un pueblo que siempre fue, además de generoso, bien agradecido. De ahí que nuestras autoridades locales siempre lleven en boca a los esforzados colectivos festeros auténticos artífices de este festín interminable. La prueba la tenemos en los premios Hypnos 2015, en donde la mitad de los galardonados han sido, precisamente, los sacrificados colectivos festeros en reconocimiento a su esfuerzo y trabajo en pro de las muchas fiestas que desarrollamos.
«Nada suscita más reconocimiento y apoyo popular que la fiesta ...»
Nada suscita más reconocimiento y apoyo popular que la fiesta ¿acaso hay alguien a quien no le gusten?¿Existe por casualidad otro acto social que concite mejor la tradición y cultura de un pueblo que sus fiestas? Por si eso no bastase aquí tenemos saraos festeros de toda índole, los nuestros, los de siempre de toda la vida y una pléyade de nuevos actos de todo tipo y sazón, bien sean deportivos, culturales, musicales... Aquí no pasa semana que no tengamos una cita, un sarao festero montado en las calles, para hacer realidad el slogan de nuestra concejalía. «Jumilla, una fiesta todo el año».
Aquí no tenemos empresarios individuales, agricultores tenaces, artesanos de su oficio o comerciantes emprendedores y, si los tenemos, no nos damos por enterados; lo que no cabe duda que tenemos son magníficos colectivos festeros que engrandecen y lucen a nuestras numerosas fiestas a los cuales, a su vez, no paramos de darles alabanzas y lustre intentando congratularnos con lo que más unanimidad despierta entre nosotros: la fiesta. Tan reconocidos estamos a estos paladines de la fiesta que ya se rumorea el fichaje de algunos de sus organizadores en la próximas listas electorales. Es de cajón ¿cómo un pueblo que vive por y para la fiesta va a desaprovechar la oportunidad de perder la valía de estos hombres que has sabido desarrollar tan profusamente los actos festeros? Por ello, humildemente, sólo me queda unirme al coro general de mis paisanos y cantar con ellos el himno: Honor loor y gloria a los artífices festeros de nuestro pueblo.
-->Leer más...

Las moreras de Jumilla 11 mar. 2015 17:10 Unknown

Cuando a parte de gestionar mal se ignora su propia historia «Ignorantes con su historia» 
Importancia de la morera en Jumilla

A primeros de noviembre de 1757 el real Comisario Ordenador de los Reales Ejércitos D. Juan Phelipe de Castaños, recoge los datos procedentes de la Villa de Jumilla y su término municipal que formarían parte del llamado Catastro de la Ensenada1 concluye en los documentos finales que remite lo siguiente:
A la pregunta sexta sobre la clase de plantío que hay en las tierras señala: «Al sexto capítulo dijeron que las especies de árboles que ay en el término de esta villa son moreras, olibos y algunos frutales» 
Especificando en la séptima pregunta  que versaba sobre el tipo de tierra donde se sitúan los plantíos:
«Al séptimo capítulo dijeron que los frutales se hallan dispersos por toda la extensión de la tierra, algunos a los márgenes y otros en las hortalizas contiguas a la población; y las moreras y olibos , la mayor parte están puestos en yleras en la extensión y otras a los márgenes y responden» 
Cuando en a la pregunta décima se les interroga a los vecinos sobre las tierras que en término hay , los tipos y usos de las mismas responden:
« sesenta y tres y media de viña en regadío» frente a las «Veinte y media de sembradura de regadío con morera...» «setecientas ochenta y seis de moreral cerrado de secano... » frente a «...ciento cincuenta y nueve de viña de secano....» 
«...el cultivo más importante en Jumilla no era el viñedo sino la morera...»
Cabe concluir, siguiendo a Alfredo Morales Gil,2 que el paisaje de secano jumilla  era desarbolado ya que de las 97000 hectáreas del termino la tierra cultivable era un 60% (58.200 hectáreas), de las cuales unas 58.500 estaban dedicadas al cereal,  1.400 al cultivo de la morera, mientras que a viñedo se dedicaban 358, 131 al olivar y 84 de azafranar.
En otras palabras, el cultivo más importante en Jumilla no era el viñedo sino la morera para obtención de hoja para el gusano de seda. De hecho la morera era para nuestros antepasados un cultivo de mayor rentabilidad que el de la viña, de forma que una fanega en tierra de secano venía produciendo una media de 4 onzas de hoja de morera que, en aquellos años tenía un valor de 75 reales de vellón lo que equivalía a una renta total de 300 reales. Mientras que esa misma fanega de tierra puesta de viñedo daba una media de 70 arrobas de vino que a cuatro reales suponían una rentabilidad de 280 reales anuales.
Así eran las cosas en el siglo XVIII en Jumilla hasta llegar a finales del XIX y principios del XX en que la epidemia de filoxera diera con a l trate del viñedo de pie franco en Europa. En nuestra localidad, gracias a las características de sus terrenos esta plaga avanzaba más lentamente y viticultores y embotelladores franceses se asentaron para poder cubrir sus demandas, lo que revalorizó el precio de la arroba de vino e invirtió la proporción de tierras dedicadas al viñedo con respecto a la morera. Con los años, poco a poco la morera ha desaparecido como cultivo, incluso algunas que se conservaban en lindes de parcelas, hasta llegar a la actualidad. Recientemente y dentro del casco urbano apenas quedan si exceptuamos las que hace unos días fueron taladas por el actual Gobierno Municipal y algunas aisladas como la replantada en el velodromo de Pueblo nuevo, patios del IES Arzobispo Lozano...
Es curioso que las autoridades aleguen en la defensa del morericidio cometido, el que se quería evitar daños físicos a transeúntes, pues sus troncos estaban podridos y huecos hace más de medio siglo. Voy a cumplir sesenta años dentro de unos días y recuerdo de niño (con unos 9 años), haberme subido a por hojas a esos árboles talados; ya entonces tenían el tronco hueco. El peligro que alegan no era tal si tenemos en cuenta que el porte de su tronco no superaba la altura de una persona y el ramaje era débil si se poda debidamente cada dos años. ¡Pero claro! la solución de ese mantenimiento era el corte radical.
Con ello demuestran además de su pésima gestión, la ignorancia más supina y falta de respeto a la historia y memoria de sus antepasados.
 ____________________
  1. El Catastro de la Ensenada está considerado como el primer estudio estadístico serio de nuestro país
  2. ALFREDO MORALES GIL "Junilla 1755. Según las respuestas generales del Catastro de la Ensenada",Centro de Gestión Catastral y Cooperacion tributaria y Tabapress, Madrid.
-->Leer más...

Las grullas de Gallocanta 4 mar. 2015 19:19 Unknown

Un espectáculo para no perderse «El largo viaje de las grullas»
A orillas de la laguna

El pasado fin de semana, con motivo de una de las actividades programadas en Fotosenderos, tuve la ocasión de asistir a uno de los fascinantes espectáculos que todavía ofrece la fauna silvestre en la moderna y urbanizada Europa actual. Se trata de una de las más apasionantes emigraciones de aves que anualmente cruzan el viejo continente, la de las grullas.
La grulla común, también conocida como Grus-grus, es una de las aves más grandes que habitan en Europa, sus alas llegan a los dos metros de envergadura y alcanza una altura sobre el suelo de 1,20 metros llegando a pesar entre 3 y 7 kilos. Invernan en nuestro país y suelen criar en los veranos en países del norte como, Noruega, Polonia, Rusia y Suecia, por lo que protagonizan una migración anual en la que recorren cuatro mil kilómetros en sus desplazamientos.
Una de las tres rutas que protagonizan, la más occidental, es la que atraviesa la península ibérica desde Marruecos o Extremadura, pasan por la localidad turolense de Gallocanta donde se reúnen para alzar de nuevo su vuelo y cruzar los Pirineos, volando en ocasiones hasta unos 9000 metros de altura. Al otro lado ya en Francia en el lago Chanpagne reponen fuerzas para suben hasta Rügen (Alemania) de donde partirán hasta la isla del Báltico Öland llegando más tarde al lago de Homborsgasjön (Suecia).
Laguna de Gallocanta 28 de Febrero 2015

Laguna de Gallocanta 28 de Febrero 2015

Muchas de ellas invernan en España, principalmente en Extremadura , Castilla la Mancha y Aragón siguiendo el viejo refrán aragonés de: "Para el Pilar llegan y para San José no quedan".
« ...al ver levantar el vuelo de estas aves desde las orillas de Gallocanta, uno siente la tentación de olvidarse de las cámaras...»
Acercarse a la laguna salina de Gallocanta en los últimos días de Febrero en los que estas aves se preparan para su largo viaje y tener la suerte como en este año de ver reunida una colonia de 90.000 ejemplares es un espectáculo de la naturaleza que conmueve y sobrecoge al menos apasionado por la ornitología. Sólo el graznido de estos animales en la puesta del sol a la tarde o en las primeras horas del día al amanecer nos sumerge de lleno en un mundo de naturaleza salvaje que hace siglos dejamos olvidado por la modernidad y progreso.
Les puedo asegurar que al ver levantar el vuelo de estas aves desde las orillas de Gallocanta, uno siente la tentación de olvidarse de las cámaras, del obturador y la velocidad que debes poner y, simplemente, dejarse seducir por el baile del aleteo y bullicio de sus alas y graznidos. Doy fe de que son tímidas y desconfiadas del hombre, especialmente si este baja o abre la puerta de su auto. Si permanece dentro del coche ellas se muestran más confiadas, pero cualquiera que se acerque a menos de 500 metros es suficiente para que remonten el vuelo y se marchen a otra parte.

Laguna de Gallocanta 28 de Febrero 2015

Fotografiarlas es todo un reto donde, además de la suerte, se requiere una buena dosis de paciencia. Eso además de madrugar más que ellas para apostarse en un buen punto de la laguna.
Gregarias y cautelosas se reúnen en grandes colonias para pasar la noche en el centro de la laguna agrupadas, una forma de evitar el ser atacadas por depredadores, al despuntar el día levantan el vuelo para comer en los campos y llanuras cercanas donde reponen fuerzas para su gran viaje

__________________
 PARA SABER MÁS:
-->Leer más...