-->

El séptimo día también trabajó 31 mar. 2013 12:08 Plácido Guardiola Jiménez

«Sin tregua ni descanso» 



Todavía recuerdo cuando realmente nuestra Semana Santa comenzaba el Miércoles Santo llegando al Santo entierro el Viernes Santo en la noche, por tanto se reducía a tres intensos días de pasión con el paréntesis de dos domingos luminosos; el de La Burrica y Resurrección.
Mas tarde con los años, la procesión penitencial pasó del Jueves Santo de madrugada al Martes Santo, aún así nos quedaba el lunes y sábado para tomar y reponer fuerzas. Hasta no hace mucho, teníamos esos dos días libres en la Semana de Pasión; pero eso se acabó y hemos terminado con cuanto dice el Génesis 2, 2-3: «El Séptimo día Dios tuvo terminado su trabajo, y descansó en ese día de todo lo que había hecho. Bendijo Dios el Séptimo día y lo hizo santo, porque ese día descansó de sus trabajos después de toda esta creación que había hecho».


Aquí en Jumilla, no hay tregua, no descansa ni Dios en esta pasional semana. El Lunes Santo, previo vino a llenarlo la bajada y traslado del «Cristo de la Reja». En cuanto al Sábado, que nos permitía reponer fuerzas, lo ocuparon primero los tambores del «Cristo de la Sangre» con la tamborada de Resurrección y, algo más tarde, la procesión de la Redención.

Ahora, desoyendo a los textos bíblicos, tenemos la Semana Santa cuajada de actos, completa a tope, ni descanso, ni tregua, ni interrupción... La pasamos todo el mundo en la calle, pues el resto del año nos recluiremos en casa sin salir para variar.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero