-->

De la fiesta al entierro 30 mar. 2013 11:51 Plácido Guardiola Jiménez

«Paradigmática cultura jumillana»



Si me preguntaran que tiene de especial nuestra Semana Santa, o mejor dicho, que tiene de especial frente a tantas que en estos días se celebran en España, respondería que su ambivalencia, su especial forma de plasmar y vivir nuestras peculiares contradicciones humanas.
Al Viernes Santo, le viene a ocurrir lo mismo que comentamos del Jueves santo, si ayer pasábamos de la euforia del pasodoble a la amargura, en el viernes lo hacemos de la fiesta al entierro, del colorido, el ruido y los tambores; al empaque y luto serio del sepelio.



Ignoro las razones últimas por las que nuestra particular idiosincrasia aúna en un mismo día manifestaciones tan opuestas, de lo que sí empiezo a estar seguro es que debemos enseñar a nuestros jóvenes esa dicotomía de nuestra Semana Santa, pues observo que ellos no perciben bien ese tránsito que los mayores hacemos a diario estos días sin inmutarnos, sin tomar conciencia de ello. Por eso no debe extrañarnos si luego, ellos, confunden la procesión del Entierro con la del Calvario, si los componentes de nuestras bandas ignoran cuando debe entrar la trompetería y el jolgorio y cuando el tambor bronco del silencio.
Hablamos mucho de Semana Santa, promocionamos procesiones infantiles desde los colegios, alentamos a los más pequeños a seguir las tradiciones de estas fiestas Hasta los medios locales destacan hasta la saciedad el protagonismo de la chiquillería; pero al mismo tiempo, no hacemos pedagogía de nuestra Semana Santa, de nuestra cultura y carácter. Eso, aun cuando pueda resultar difícil e incomprensible por lo paradigmática y contradictoria que es.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero