-->

Cosas del habla jumillana 14 sept. 2012 20:11 Plácido Guardiola Jiménez

«Singularidades que nos adornan»


De las muchas singularidades que tiene este pueblo y que ni siquiera la actual época de globalilización que parece arrasar con todo ha podido con ella; una es, sin duda, su peculiar forma de expresar con algunos giros lingüísticos y vocablos elementos, sentimientos y estados de la vida cotidiana.
Es sin duda alguna el habla jumillana una de esas cosas que nos hace inconfundibles y que, de forma singular, perdura todavía en nosotros. Al mismo tiempo es algo de lo que, por lo general, solemos hacer gala.
Esto nuestro del habla y las expresiones, no llega ni siquiera a la categoría de dialecto; pero no cabe duda que reconoceríamos a un paisano en las antípodas del mundo sólo con oírle cualquiera de ellas. Seguramente las conservamos como fruto del secular aislamiento que de siempre hemos padecido aquí, abandonados como quien dice de la mano de Dios. Quizá también algunas de ellas se deban a peculiaridades y avatares históricos de nuestro territorio, por él pasaron a lo largo del tiempo varias culturas y, el azar o la casualidad, quisieron que unas veces fuéramos aragoneses y otras castellanos para ser engullidos finalmente en la demarcación provincial de Murcia. Que duda cabe que el ser también territorio fronterizo habrá ayudado a este hecho.
Sea como fuere además de la célebre nona y el subsiguiente partido que del vocablo hemos sacado: “Tonto la nona” “La nona Antón” Estoy hasta la nona” “pues mira a ver si la nona” “Válgame la nona”… etc., etc. que sirven para designar situaciones y estados anímicos muy concretos; nuestro acerbo cultural no se agota ahí.
En otras muchas situaciones nuestro particular lenguaje es incluso más expresivo que nuestra lengua castellana, no decimos te tengo aborrecido, o tal persona no me cae bien, nuestra expresión es mucho más contundente y sonora: ¡Qué estomagao me tienes! Indicando con ello el fuerte dolor de estómago que nos causa la presencia de quien detestamos.
Contra esa forma algunas veces contundente, otras directas y otras vaya Ud. a saber qué... con el habla y las expresiones populares del jumillano no hay quien pueda. La prueba la tenemos en la plaza de la Constitución, Del rey, del Caudillo o como quiera que el poder de turno haya querido denominarle en los dos últimos siglos. Para nosotros será simplemente Jardinico de las ranas, igual ocurre con otra conocida plaza que igualmente será “Del caracol”. En eso, somos directos, claros y optamos por la vía de la evidencia empírica.
Todavía recuerdo un día en el que me encontraba en el despacho de la antesala de la alcaldía haciendo espera, cuando subió el policía local de guardia de la entrada a preguntar al entonces secretario (García Villaverde), dónde estaba en Jumilla el Bar Tibidabo, pues un transportista tenía que entregar una mercancía en cuya dirección no costaba la calle y llevaba el hobre toda la mañana preguntando sin que nadie supiera indicarle erl sitio exacto del establecimiento. Fue Blas ( por entonces dedicado a las labores de ujier en el ayuntamiento) quien únicamente supo resolver el galimatías; se trataba de el «Bar tres peos».
Aunque por lo general tendemos a la simplicidad, comodidad y sonoridad en el habla, así decimos viñas por viñedos , cepas por vides… otras, en cambio, las alargamos y preferimos decir almendrero que no almendro. Nos termina matando esa confusión que tenemos mantenemos con la r y la l,   de manera que en ocasiones (como ocurrió en un concurso televisivo a una paisana), no podemos distinguir entre abril (de mes) y abrir (de apertura).

3 comentarios :

  1. Como pueblo aislado, el habla local está llena de arcaísmos poco usados ya en el lenguaje común, lo que resulta un tanto singular. El habla jumillana está también trufada de aragonesismos y catalanismos (baladre, gobanilla...), que a veces pasan por palabras autóctonas. En general, yo creo que en Jumilla se habla bastante bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en tu valoración general de que “hablamos bien”, sobre todo si comparamos nuestra habla con la de otras zonas de la región. En cuanto a los arcaísmos y sobre todo aragonesismos en las cosas referidas a la agricultura, que quieres que te diga, me encantan

      Eliminar
  2. Anónimo19/9/12 0:25

    Limpio= curioso
    Curioso= licinciao
    ¿Limpio = licinciao?

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero