-->

El partido de nuestra selección 15 jun. 2012 20:35 Plácido Guardiola Jiménez

«Contundente victoria de la Roja»




Hoy todos los medios hablan de la victoria de nuestra selección, del buen juego exhibido y de cómo la Roja volvió de nuevo a demostrar ese juego que todos esperaban. Eso cuando hace unos días, todo eran críticas más o menos veladas a la decisión del seleccionador Del Bosque por sacar una alineación sin nueve.
Como quiera que personalmente no me apasiona el fútbol, aun cuando juegue nuestra selección, durante su trasmisión preste más atención a otros aspectos que ocurría en el campo, distintos a la evolución del balón sobre el cuadrilátero del campo.
Cuando los Irlandeses iban perdiendo por tres y algo más tarde de cuatro ante la roja, aquella marea verde de seguidores se puso a animar a la selección de sus colores y en los últimos minutos todo el estadio entonaba el mismo himno. En ese momento pensé que aquella afición era grande, que nosotros en un momento así habríamos enmudecido o ante aquellos minutos finales que conducían prácticamente a que los suyos se marcharan a casa descalificados de ese campeonato, habríamos optado por ir abandonando en silencio las gradas.
Apenas quedaban tres minutos, perdían por cuatro, y allí estaban aquellos rudos irlandeses entonando cánticos de apoyo a su selección y orgullosos de ella. La melodía que entonaban «The Fields of Athenry», es un cántico que recuerda el amor a la tierra, la libertad de la misma sometida durante muchos años a la colonización inglesa. Es una forma de expresar el arraigo y afecto a su tierra. Sus estrofas cuentan la historia de Michael un muchacho que es desterrado por robar maíz para que su familia pudiera subsistir durante la gran hambruna del siglo XIX, época en la que Inglaterra mostró poca atención por aquellos territorios. Ésta canción fue adoptada por algunos clubes de fútbol como el Glasgow años más tarde.
No pude por más que emocionarme ante un pueblo y unos aficionados que demostraban saber perder y, aún así, sentir el orgullo de lo aquello que les une. Para mi gestos como esos hacen grande un deporte, cuando perdemos nosotros, todo es desánimo y criticas, sólo la victoria nos hace salir orgullosos con la bandera.

1 comentario :

  1. Llenando el lugar vacío de la impotencia, el hastío y el nihilismo, el deporte es desde siempre lo que más cabalmente cumple la función primaria de toda cultura como instrumento de control social.
    (Rafael Sánchez Ferlosio)

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero