-->

Hacienda no somos todos 21 may. 2012 18:08 Legolas

«Les podían ir dando…»


Seguramente soy el prototipo de español que deja lo de la declaración de la renta para el último día, no está bien lo se; pero sin que sirva de disculpa les confieso que no me gusta pagar impuestos. Es superior a mis fuerzas, que quieren que les diga.
Además soy de los que prefieren recibir menos del Estado y que este, a su vez, me pida menos. No es que no crea en eso que llamamos Estado del Bienestar, más bien en lo que no creo es en que se pueda sostener si es administrado por una casta política como la que tenemos, de ahí que sea reacio a pagar y contribuir con mis impuestos a sus despilfarros, chanchullos, obras faraónicas, etc. etc.
Este año todavía se me hará más difícil si cabe el rellenar los documentos de la renta y cumplir con mi obligación, pues además de cuanto acabo de contarles, ayer me entero por el periódico El País que a la empresa Apple le sale a devolver el impuesto de sociedades del ejercicio 2011. El mencionado artículo señala que esto es posible porque las tiendas de la manzanita, los «Apple Store» (pronto se inaugura la de Murcia), a pesar de haber facturado por valor de 1.775 millones de euros apenas tienen beneficios.
Resulta que Apple España compra a Apple con sede en Irlanda los productos con unos márgenes comerciales ínfimos, por lo cual al final de año esa facturación se queda en 7,1 millones de beneficios que una vez pagados los gatos de personal e infraestructuras deja prácticamente sin beneficios a esta filiar a pesar de sus cuantiosas y suculentas ventas. Tampoco en Irlanda tributan mucho por las exenciones fiscales que ofrece (un 12%), pero eso a mi me da igual.
Lo que me fastidia, lo que me jode (perdón por la expresión), es que uno se pase el año currando no pase de los 30.000 euros y encima, le salga positiva.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero