-->

Nos sobran más de 2000 viviendas 10 ene. 2012 20:31 Plácido Guardiola Jiménez

«¿Qué hacer con tanta vivienda?»

Cuando hace algún tiempo, un amigo ligado desde siempre al sector de la construcción me dijo que en Jumilla sobraban unas mil quinientas viviendas, me pareció exagerada su afirmación. Esta cifra supone el hogar de unas 4500 personas, si tenemos en cuenta la media de moradores por hogar en España. Tantas no pueden ser -le dije- mientras mi amigo se reafirmaba en la cifra basándose en su experiencia y conocimiento del sector.
Hoy al leer en un artículo de El País que en España hay un veinte por ciento de viviendas vacías, no he podido evitar acordarme de la afirmación de mi amigo, pues el 20% de las viviendas de Jumilla vendría a confirmar la aseveración que me hacia este amigo dejándola incluso corta.
Lo asombroso es que seguramente mi buen amigo conocedor del tema se quedó corto en su afirmación, veamos por qué: Si nos atenemos al último censo de viviendas realizado en 1991, en Jumilla teníamos 5588 viviendas principales y unas 4271 secundarias, de las cuales 2.886 ya estaban entonces desocupadas. Es verdad que unos años después vendrían los contingentes de inmigrantes y muchas de estas casas fueron ocupadas en una vorágine de alquileres y realquileres que hizo creer a los propietarios que esto era el reino de jauja. Por otra parte, siempre sostuve que el gran foco de atracción inmigrante hacia nuestra localidad, fue siempre precisamente ese exceso de viviendas desocupadas que permitía alquileres más bajos que en las localidades de nuestro entorno.
Entre los años 1999 y 2007* (no hay datos de los dos últimos años de boom inmobiliario), en Jumilla se construyeron 1.982 viviendas nuevas, lo que supone el 35, 47% más sobre las viviendas principales existentes. Si gran parte del contingente de inmigrantes ha regresado a sus países tras la crisis, la pregunta es ¿Cuántas viviendas nos sobran en estos momentos? Además ahora, no se trata ya como en 1991 de viviendas viejas, sino de nueva y flamante construcción. Con estos datos quien puede esperar que se anime el sector de la construcción en España y menos en Jumilla.
Es difícil cuantificar cuantas viviendas nos sobran, pero cuando se hagan públicos los datos en este año sobre el nuevo censo de viviendas es seguro que la cifra de las desocupadas en Jumilla estará muy por encima de los 2000, tal y como ocurría hace ahora veinte años.
__________________________
 (*) Datos oficiales del CREM (Centro Regional de Estadística de Murcia)

4 comentarios :

  1. Dicho de otra forma. En los últimos años hemos vivido en Jumilla una auténtica migración interior, desde las partes altas del casco urbano a las partes donde se ha construido vivienda nueva. Muchos comentamos en su dia que era una falacia el crecimiento urbano en Jumilla. lo que por abajo se llenaba, por arriba se vaciaba o era (como dices) puesto en alquiler precario. El problema no es sólo que sobren 2000 viviendas, sino que además las que sobran están dejadas de la mano de Dios, convirtiendo barriadas enteras de Jumilla en zonas muertas. Todavía recuerdo cuando se realizó el cierre de cuevas por seguridad e higiene en las faldas del castillo. Veremos algo de eso a no mucho tardar, cuando la pobreza se adueñe definitivamente de nuestro municipio. Feliz Año, Plácido, y espero estar equivocado con tanto pesimismo. En breve quiero contribuir de nuevo en tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Ale, nos vamos a comer ese montón de ladrillos, cemento y horrura a cucharadas.
    Nos esta bien empleado por necios.

    ResponderEliminar
  3. Cuidado con las estadísticas, que engañan. Igual en Jumilla hay muchas menos (o muchas más) casas vacías.
    De todas formas, aunque sólo fueran 500, seguirían siendo muchísimas, teniendo en cuenta la cantidad de gente que está en calle, o familias enteras viviendo en casa de algún hermano/primo/tío... porque les han arrebatado su hogar.

    ResponderEliminar
  4. Entre las 2000 viviendas que sobran hay muchas infraviviendas cuyo destino es el derribo o el abandono, porque carecen de las condiciones para vivir según hoy se demanda.
    Además, en los últimos años, en Jumilla se ha producido lo que los urbanistas llaman el esponjamiento de la ciudad: la ciudad crece en viviendas aun sin aumentar la población. Este fenómeno se ha detenido con la crisis, pero volverá a producirse en unos años.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero