-->

A propósito de los pañuelos 19 ago. 2011 16:34 Legolas

«Que nadie me lo cuente, pues yo lo viví»

No se si como dice Plácido cada Jumillano es una taifa; pero desde luego muy nuestros, bastante individualistas y tocameroques si que somos. Si alguien piensa lo contrario que mire en la red los comentarios a propósito de la Imposición de los pañuelos.
La feria, en origen una concesión real del rey D. Pedro I era un lugar de compra y venta de ganado y enseres agrícolas que contaba con exenciones fiscales de tasas y arbitrios. Con el tiempo fue perdiendo esa finalidad hasta convertirse en una fiesta que se traslado al verano haciéndola coincidir, como en la inmensa mayoría de los pueblos de España, con la Virgen de la Asunción (por cierto que también cambiamos en la historia de patrona) del 15 de Agosto.

Arriba los Yulis amenizan una verbena a finales de los 60.
Abajo Lola Flores y D. Julián en una velada memorable

A mediados de los 60 con el desarrollo económico y el comienzo de la bonanza, cientos de jumillanos que habían emigrado, principalmente a Cataluña, regresaban en estos días de vacaciones, a ver a la familia dando constancia a amigos y vecinos de que la cosa les iba bien. El dinero en gastos feriales no se escatimaba y las galas de feria y sus atracciones y tenderetes iban cada año a más. Nuestra patrona la Virgen contaba entonces, al igual que ahora, con escasa devoción si exceptuamos un pequeño grupo de Jumillanos que le acompañaban en su subida y bajada a la ermita de San Agustín. Por tanto, que nadie me lo cuente, pues yo lo viví.

Ofrenda y Pisa del Primer moto 1976
El éxito de público tanto local como foráneo convirtieron la Feria en rico panal de miel. Por lo que no tardaron en acudir a él un grupo de emprendedores bodegueros instaurando en él a principio de los setenta la Fiesta de la Vendimia. Que nadie me lo cuente, pues yo lo viví.
Apenas pasaron diez años, cuando otro grupo de entusiastas del folklore acudieron también al goloso panal, pensando con criterio que un Festival en Feria tenía el público asegurado. La cosa fue así, que nadie me lo cuente, pues yo lo viví.

Festival Nacional de Folklore 2005

Unos años después atrajo el panal de rica miel a quienes gustan de pólvora y desfiles, pues no les dejaban en la cabalgata disparar sus trabucazos. Había pues que legitimar su entrada, por lo que en actas y legajos registraron para demostrar que por supuesto también aquí, moros y cristianos batallaron. Por si ello no bastaba, cerraron filas en torno a una Patrona olvidada y la acompañaron en su entrada. Que nadie me lo cuente, pues yo lo viví.

Toma del Castillo Moros y Cristianos 1984

Ahora, cuando alguien intenta simbolizar en un pañuelo las Fiestas de Jumilla, que no la Fiesta del vino ni de las Peñas, pues ¡ojo que nadie se olvide! éstas ya tienen el suyo (el pañuelo de trilla, blanco con rayas cruzadas en azul), resulta que no vale un solo color, cada cual quiere el suyo. Esto Señores es así, que nadie me lo cuente, pues yo lo viví.

Las Fiesta de la Vendimia y las Peñas de hacer el suyo harían este

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero