-->

De Multitudes inteligentes a vandálicas 10 ago. 2011 18:56 Plácido Guardiola Jiménez

«El uso de las TIC»




FOTO: La Vanguardia.com
Dice mi colega Jose Luis Orihuela1 en una entrevista concedida hoy al magazine Activba, que: «La red, más que cambiar a los medios, ha cambiado todo el escenario de la comunicación pública.».
Siendo cierta la reflexión de Orihuela, el impacto de las TIC en el mundo actual llega mucho más lejos, pues ha transformado no solo el ámbito de la comunicación, sino también el de las relaciones sociales. Si en un anterior artículo me referí a la esperanza que abrían estas tecnologías para la participación política, dentro de lo que R. Howard califica como “Multitudes inteligentes”; ahora, ante los sucesos de estos días en Inglaterra se nos presenta su cara menos amable.
Las mismas tecnologías que permiten desarrollar una comunicación más horizontal y participativa, profundizando en el sentido democrático de la libertad y la vida pública; son usadas para el vandalismo más salvaje, la destrucción y la violencia. Tecnologías que son usadas para burlar la ley, el orden y los agentes encargados de su custodia.
En este caso no cabe hablar pues de que las TIC hacen inteligentes a las multitudes, más bien las convierten en hordas vandálicas.
No creo que la solución sea prohibir el uso de la mensajería móvil como ha sugerido un ministro británico, pero tampoco me cabe duda que la tecnología aun siendo neutra, siempre es susceptible de ser utilizada por el hombre para el bien o para el mal. Absoluto dilema en esta vida de certezas virtuales


___________________
(1) Jose Luis Oriuela, es profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, sus investigaciones giran en torno al impacto tecnológico en los medios de comunicación y la sociedad. Recientemente ha publicado Mundo Twitter (Alienta 2011). Administra el blog eCuaderno.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero