-->

El debate de los candidatos 17 may. 2011 09:09 Plácido Guardiola Jiménez

«De cara a la galería»

Por aquello que de que era la primera vez que en una campaña se hacia un debate entre candidatos, decidí asistir en el Teatro Vico al organizado por la agrupación de comunicadores Gemina. Y, por decirlo en una sola palabra, aquello fue insufrible e infumable.



Candidatos antes de comenzar el debate

Lo fue en gran medida por el manido formato que sus organizadores le dieron, todo muy encorsetado, pactado de antemano y hablado (al modo manera e imitación de los dos grandes debates nacionales realizados por la televisión), estaba tan tematizado, estructurado, medido en sus tiempos y dentro de una exquisita pulcritud y asepsia que olía a muerto, por el hedor a formol que desprendió a lo largo de sus dos horas y media de duración. Por lo pronto, los mantenedores consumían sus dos minutos de rigor para presentar cada uno de los ocho bloques del acto, adelantando y puntualizando el guión de cada bloque, a continuación, se abría un turno en riguroso orden para cada uno de los cuatro candidatos y las réplicas y contrarreplicas posteriores.
El aforo, casi al completo, estaba compuesto por las hinchadas incondicionales de cada uno de los partidos y, a mi juicio, los que no eran de ninguna de ellas no pasaban de la treintena. Como era de esperar, las intervenciones de cada candidato, eran aplaudidas a rabiar por los suyos, si bien es cierto que la clac más nutrida la tuvo Jesús Sánchez, quien además de medio patio de butacas, tenía los palcos de la banda derecha cubiertos por las Juventudes Socialistas.



El público durante el minuto de silencio por Lorca

Para mi que, el debate, no ganó ningún un sólo voto nuevo a ninguno de los candidatos, únicamente Pepera, supuso un soplo de aire fresco en las dos horas y media que duró el tedioso debate, arrancando aplausos distintos al de sus propios conmilitones. Empezó cuestionando el propio acto y lo pactado por adelantando y de antemano, señaló que todo aquello representaba el pasado, mientras que él quería y venía a proponer algo nuevo y distinto. Una pena que careciera de la información que tenían los otros candidatos, también que, en ocasiones, se perdiera en su discurso utópico de ultra-izquierda; aún así, la espontaneidad, y el sentido común del hombre de la calle eran lo único digerible de aquel debate de besugos.



Candidatos en pleno debate

Enrique estuvo especialmente incisivo y crítico, tengo que reconocer que me sorprendió, pues no lo había visto nunca de este modo. Especialmente agudo e incisivo estuvo al sacar los datos de las mociones presentadas aceptadas y rechazadas por PP, PSOE e IU que desvelaron como esta última formación ha venido realizando lo que de todos es sabido, apuntalar la acción de gobierno del PSOE durante estos años, sólo que sin pacto y reparto de cargos. Duro estuvo también en el tema de la deuda municipal a terceros o la falta de combustible para los vehículos municipales.
Jesús, por su parte, adoptó un tono conciliador e institucional, menos en aquellos casos en que se vió sorprendido por las duras críticas de Enrique sobre la contratación de gente de su partido. En general, la actitud de Jesús, con discursos sobre el gran pacto social por el empleo, Jumilla es de todos, entre todos debemos sacar esto adelante… imitaba más a un alcalde recién elegido que a un candidato que todavía se lo tiene que ganar.
Ni tan siquiera los rifi-rafes entre los dos principales candidatos, acerca de si Zapatero recorta beneficios sociales o si Valcárcel lo hace en mayor medida, consiguieron romper el aburrimiento y tedio que aquello producía. Rifi-rafes que, dicho sea de paso, vinieron que ni de perlas al candidato de IU. José Atº, en su papel de esforzado y trabajador opositor que, durante de estos cuatro años ha venido haciendo sus deberes, aprovechó cada uno de los encontronanzos de Enrique y Jesús, marcando distancias entre ellos, se quería presentar como la opción consecuente entre los dos grandes partidos en liza. Hábilmente se apuntó a dos o tres intervenciones de Pepera, muy celebradas entre el público, para además de sumarse a ellas, puntualizar y concretar en la acción que su grupo viene y quiere desarrollar.
En general, el discurso y las propuestas allí realizadas fue manido, sabido y prometedor, todos apuestan por el nuevo colegio, apoyo a las asociaciones, promoción del empleo, mejora de instalaciones deportivas, desarrollo de recintos museísticos y feriales, etc. etc.
Lo inaudito del caso, es que el sorteo de los bloques temáticos dejase para el último lugar, e destinado a Personal y asuntos internos del Ayuntamiento, a esas alturas del debate, nos habíamos perdido durante más de dos horas enfrascados en asuntos donde el ayuntamiento o apenas tiene competencias (porque son regionales o nacionales), como educación, sanidad o en empleo.
En definitiva, esperemos el próximo domingo: Dios reparta suerte y todos nos pille a todos iluminados, porque si alguien fue a sacar luz de este debate, lo lleva claro.

2 comentarios :

  1. Un circo, de risa, infumable, lo siento, no lo puede aguantar. que pena.
    Quien mentía?, quien decía la verdad ?

    ResponderEliminar
  2. Tenemos lo que nos merecemos

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero