-->

Real Madrid 1- Prendido 0 21 abr. 2011 09:16 Legolas

«Los pitos sonaron más que las cornetas»

Ayer tarde, un grupo de jóvenes que caminaba delante de mi por la calle de la feria, comentaban donde iban a quedar esa noche para ver la final de la Copa del Rey. Uno de ellos, señaló la coincidencia horaria con la procesión del prendido, mientras otro de sus compañeros le replicaba: “Me parece que ésta noche a la procesión no va ir ni Cristo”
Puedo asegurar que los cristos y vírgenes titulares de rigor en la Procesión del Prendido estaban, que los tambores y cornetas sonaron por las calles; pero que indudablemente el público se veía escaso para lo que es habitual en estos casos. Además tengo que decir que, en mi opinión, los pitos de la victoria merengue tras ganar la Copa sonaron por las calles jumillanas con más estruendo que las cornetas de los Armaos, que ya es decir.
Ignoro si es una conjura de esa plataforma que pretende hacer la procesión atea en Madrid, pero a fe mía, que poner una final de éste calado y envergadura justo el día que media España abre los cortejos procesionales es favorecer descaradamente un proceso que va a más, me refiero a la laicidad de esta sociedad.

3 comentarios :

  1. ¿Por qué esa repulsión a la laicidad? La laicidad es buena. Garantiza que unas personas no se tengan que topar con la religiosidad de otras, permitiendo que la actividad religiosa de cada uno se produzca en el ámbito privado y personal de cada uno, que la religión es eso, algo personal y privado de cada uno.
    De todas formas, no veo qué daño hace un partido. Las fechas tanto del partido como de la Semana Santa estaban puestas con bastante anterioridad (no sé cuánta en cada caso), pero si una persona prefiere su afición al fútbol a su afición por las procesiones, ¿por qué tiene que ser malo? Si tú prefieres lo segundo, estupendo, pero cada cual el libre de hacer lo que quiera.
    Personalmente, preferí la procesión al partido. Y soy más ateo que las piedras, pero me gusta asistir por el folklore, las bandas de música, y para qué negarlo, los caramelos (soy muy galgo yo).
    De todas formas, hubo quien compaginó ambas aficiones, y mientras veían la procesión, escuchaban por la radio la evolución del partido. Tanto los asistentes como los que desfilaban (al menos algunos músicos, no puedo ver a través de los capuces).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si la laicidad es mala, imagínate el laicismo...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo25/4/11 0:41

    Vaya, veo el uso incorrecto de una palabra, y lo adquiero para mi discurso. Gran despiste el mío ;)

    (soy el primer anónimo)

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero