-->

Las nenas de Rajoy 28 ene. 2014 19:20 Plácido Guardiola Jiménez

«Cuando se pierde el rumbo»


En un post anterior hablamos de la importancia del centro sociológico para ganar unas elecciones en nuestro país. Está claro que el PSOE ha perdió ese centro, pero en estos días comienza a evidenciarse que el PP en también lo está perdiendo.
Es más, el partido de Rajoy está dando signos claros de que ha perdido el rumbo dejando de ser el gran partido de Centro-Derecha que lo ha hecho grande permitiéndole ganar unas elecciones con amplia mayoría por segunda vez en su historia.
La ley del Aborto de Gallardón, que algunos consideran sólo quiere contentar al sector más conservador de sus filas, está haciendo estragos y son ya muchas las voces disidentes. Pero la dimisión ayer de Alejo Vidal Cuadras o la renuncia a encabezar las listas europeas de Mayor Oreja muestran un partido que lejos de aglutinar a los sectores más liberales y de centro del partido, lleva camino de convertirse en el PP de Rajoy y sus nenas.
A estas voces críticas de ahora, habría que unir otras muchas que han caído mucho antes en el camino; es el caso de María San Gil, Santiago Abascal y Ortega Lara con Vox o el propio Álvarez Cascos con Toro Asturias. Todo ello, sin contar los díscolos como Esperanza Aguirre que da y amaga sin terminar de romper.
Rajoy ha decidido en su mandato centrarse en la gestión de la crisis y el déficit, junto a las reformas del mercado de trabajo y pensiones que le demanda Europa; pero se ha olvidado por completo de reformar un sistema político que hace aguas por todas partes, dentro de su ya clásico «Ahora no toca». Quizá no toque, pero es evidente que es un clamor social, que este país no podrá contener el déficit público sin meter mano a la estructura de un Estado que se hace insostenible cada día que pasa. Sus reformas de gestión, los sacrificios y recortes que soportamos los ciudadanos (no la clase política), son a todas luces insuficientes para reducir el déficit público. Un déficit que estalló con Zapatero y que con él ha seguido creciendo y seguirá al menos que como dice la escisión VOX no se meta mano a la estructura autonómica.
El propio Vidal Cuadras lo dijo en la rueda de prensa que dio ayer «Se debe reformar el sistema», señalando además que en varias ocasiones se lo había comentado también a los órganos de decisión de su partido sin obtener respuesta alguna.
Rajoy puede seguir instalado en el ahora no toca, pero muchos de sus votantes se irán yendo decepcionados. No ya por los recortes y las medidas duras adoptadas por la crisis, sino más bien porque depositaron su voto y confianza en el PP para cambiar las cosas, no para parchearlas y salir del bache.
Rajoy persiste en los arreglos de gestión, pero sin modificar nada, incluso me atrevería a decir que metiéndose en berenjenales y jardines sin flores como la Ley del Aborto. No vale que iba en el programa, pues si a esas estamos, también iba en el programa bajar los impuestos y reformar la justicia y, de todo eso, nunca más se supo.
Lo dicho, partidos pequeños como VOX, Ciutadans, UPyD comienzan a restar votos, algunos del PSOE; pero la mayoría de quienes en las últimas elecciones votaron PP. Partido que, lejos de ser un gran partido de Centro-Derecha, parece convertirse en el de Rajoy y sus nenas.

1 comentario :

  1. Ni el PP ni el PSOE-IU acometerán la reforma de la estructura del Estado actual, porque es su pan. El déficit público subirá a la estratosfera y la crisis se enquistará por muchos años e irá agravándose. Tendrán que ser otros partidos los que lleven a cabo esta reforma ( UPyD, VOX ? ) o quizá la presión política de la Unión Europea.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero