-->

#EspañaNoVaBien 20 ene. 2014 10:17 Plácido Guardiola Jiménez

«Qué significa el descenso del paro»



Decía Mark Twain que en la vida hay mentiras, mentiras piadosas y estadísticas, y la verdad no está muy alejada de ello ya que las estadísticas, meras abstracciones numéricas con las que representamos fenómenos naturales o sociales, no entienden del sentido de los fenómenos y mucho menos de sus significados. En estadística, además, muchos de sus indicadores son meros cocientes entre dos magnitudes que obviamente cambian dependiendo del denominador elegido.
En la escuela se nos enseñaba que la suma y la resta son operaciones que jamás pueden utilizarse con objetos de diferente cualidad, es decir, no podemos sumar tres cestos con cuarenta y cinco manzanas ya que su cualidad y sustancialidad es diferente. Sin embargo podemos multiplicar los tres cestos por cuarenta y cinco manzanas para saber que hay un total de 135 de ellas en total. También podemos hacer lo contrario y dividir para saber que si tenemos 135 manzanas en tres cestos, cada una de ellas contendrá cuarenta y cinco.
Por tanto si división y multiplicación pueden afectar a objetos, fenómenos, sucesos o lo que fuere de distinta cualidad, el lio ya lo tenemos montado si utilizamos sus resultados para comprender la naturaleza de las cosas. ¿Recuerdan el debate televisado de Zapatero y Rajoy en el que ambos discutían sobre la burbuja inmobiliaria? ambos acusaban al gobierno del contrario de haberla fomentado, ambos sacaron sendas gráficas que así lo demostraban y, lo curioso, es que ambas eran correctas, cuando en realidad significaban lo contrario y se referirían al mismo hecho, el crecimiento inmobiliario de nuestro país en los últimos años que no había parado de crecer. Zapatero se refirió a la tasa inter-anual de crecimiento de la construcción que, evidentemente había descendido en su mandato. Rajoy por su parte hablaba sin más de tasa de crecimiento que realmente no había hecho otra cosa que seguir creciendo, a menor ritmo, bajo el gobierno del primero. En otras palabras, con la estadística en la mano se demostraba una cosa y la contraria. 
Por cierto, todavía sigo preguntándome qué efecto debió todo aquella controversia en las mentes de un pueblo que, por lo que nos dicen los informes PISA de evaluación educativa, no está muy ducho en el manejo de las matemáticas. Me malicio que aquel debate, como tantas cosas en este país, no sirvió más allá de cierto espectáculo circense, donde los acólitos del PP pensaron que Zapatero mentía como un bellaco, mientras los del bando contrario pensaban lo mismo de Rajoy.
En estos días en los que nuestro Presidente de Gobierno Sr. Rajoy y su gobierno se proponen insuflar dosis de optimismo en una sociedad al borde del colapso, no puedo evitar en este razonamiento y en la verdad cualitativa que esconde tras sus optimistas datos estadísticos acerca de las cifras del paro. Me explicaré: siendo cierto que las cifras del paro descienden y, hasta creo que sea posible el que durante el próximo año sigan bajando; pero estos datos aún siendo verdad, lejos de significar que estamos poniendo fin al mismo, esconden una realidad bastante más cruda si no los cotejamos con otros para comprender la realidad de cuanto sucede.
En primer lugar durante estos seis años de continuada crisis económica, aunque el paro descienda de 6,2 a 5,9 millones de desempleados (según la EPA y 150.000 parados menos según paro registrado), lo hace al mismo tiempo que disminuye nuestra tasa de actividad que, al comenzar la crisis era del 54% de la población es ahora  del 44%, por lo que un descenso de 10 puntos en los españoles que  trabajan explicaría más que de sobra los 4,86 en que desciende el paro, sin necesidad de pensar que la cosa se está arreglando. En términos económicos una tasa de actividad del 44% es propia de países tercermundistas, no de una sociedad desarrollada como la nuestra.
Una hacienda como la española que se nutre del IRPF de los trabajadores lo sabe con creces, pues sus ingresos han desaparecido a medida que se colapsaban los salarios, de ahí que ahora quiera ante la dura realidad sacar de donde no hay y entren en cotización los vales de comida, ayudas de desplazamiento o cualquier remuneración que, los pocos afortunados que trabajan y cotizan, puedan percibir.
 Por otro lado se elude otra realidad (que conste que soy de los que piensan que vale más un trabajo precario que ninguno), ahora muchos de los trabajos antes era de larga duración se convierten en trabajos temporales de meses días o semanas pues el empleo temporal ha crecido un 16% con la crisis. Eso a la vez que ha aumentado el número de parados de larga duración (ahora son indefinidos del paro), donde mayores de 45 años con escasa cualificación sabemos que son de imposible reinserción laboral.
¡Seamos sensatos por favor! un país con algo más de 46 millones de habitantes no se puede sostener con el trabajo de 12 millones y menos si cuatro de estos doce son funcionarios. Si a ello añadimos que a pesar de los recortes nuestro déficit (para el que se supone hacíamos el esfuerzo), sigue aumentando… Si comprendemos esto, hay que concluir que no es verdad que España va bien, por mucho que baje la prima de riesgo y que Obama, el FMI o el Comisario Europeo de turno diga lo bien que lo estamos haciendo.
De verdad, me gustaría, deseo pensar y decir todo lo contrario, pero España no va bien, por muchos días azules y soleados que predique su Presidente.

4 comentarios :

  1. El 44% de población activa es una tragedia nacional. Y con tendencia a bajar más aún.

    ResponderEliminar
  2. Si señor, una auténtica y total tragedia nacional.

    ResponderEliminar
  3. El 44% es la tasa de empleo. La tasa de actividad está hoy en el 55%. Las dos son cifras de tragedia y ambas van a la baja. Al ir bajando la población activa, se produce esa mejora en los datos del paro de la que injustificadamente presume el Gobierno y adláteres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, hablamos de "Tasa de ocupación" o "Tasa de empleo" que es lo mismo, aunque técnicamente es preferible la primera. Ocurre que cuando publiqué el artículo por error puse "Tasa de actividad",. posteriormente (hace dos días), al darme cuenta rectifiqué.
      La Tasa de actividad según el INE en el tercer trimestre está en lo que dices. Tu razonamiento es correcto.

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero