-->

¿Cuál es el problema? 24 ago. 2013 18:11 JUMILLA-BLOG

«La pérdida de derechos»


En mi anterior escrito (¡A la orden señor!) un lector hace la pregunta de ¿cuál es el problema?, en un país con 6 millones de parados, si acaso irse a trabajar a Cartagena desde Madrid. Le voy a contestar, en mi humilde opinión y actitud ante el trabajo, la economía, las relaciones sociales y la estructura social misma que nos hará felices.
El problema es que no se paran de dar pasos hacia la esclavitud (lo pongo entre comillas para que no se retrotraigan literalmente a la Edad Media). El problema es cómo mantener la dignidad de las personas (asalariados en este caso) cuando la CEOE está pidiendo la disponibilidad total del trabajador, 24 horas, siete días a la semana. Nuestro problema es cómo frenar la avaricia de quienes manejan el dinero, incluido el nuestro. El problema es que no cejan en hacernos creer que no hay mas remedio que jugar con sus reglas, pero ninguno de sus buitres deja su puesto de mando, al revés.
El problema, estimado lector, es que al que le va bien, desea que sigan las mismas reglas de juego; al que le va mal, se agarra a un enlucío porque lo primero es comer (aquello encarnaba la esclavitud); al que se encuentra en el término medio, no se llega a creer lo que está pasando, está paralizado, no piensa que le puede tocar a él, que no llegará la sangre al río, …. Craso y terrible error. En definitiva, hay una desunión impresionante, o lo que es lo mismo, no se concreta el objetivo común que una a la mayoría. Y no nos equivoquemos, a los que les va bien harán todo lo posible para dividir y distraer a la opinión pública.
Termino con una reflexión para el que esto lea: el bienestar que llegamos a disfrutar fue conquistado a fuerza de lágrimas y sufrimiento por nuestros padres, defendámoslo en su memoria.

 P.D. Sí hay soluciones: los juzgados y los votos.

2 comentarios :

  1. haber, no nos equivoquemos, aquí el problema no viene del asalariado o mejor dicho , del movimiento obrero ( como lo llamaban nuestros abuelos)., aunque bien pensado ahora de movimiento tiene poco. siempre es lo mismo, a una mala gestión del empresario nos sale con que es el personal es quien lo tiene que asumir, eso si, si la empresa va a la quiebra, el siempre se queda bien ¨apargatao¨, y además, y en muchos casos se quedan obreros sin cobrar lo que se les debe, y señores esta si es la realidad española.
    y señores, como alguien dijo una vez las comparaciones son odiosas...y en este caso además sangrantes., en JAPON,cuna del capitalismo mas puro, allí para la empresa al igual que aquí lo mas importante y como no podía ser de otra manera, es el beneficio., la diferencia viene en el proceso para llegar a esa meta. en JAPON parte fundamental para alcanzar los objetivos es el obrero, fundamental su bienestar y seguridad, allí les ponen salas de descanso, salas de juegos, incentivos semanales, facilidades para connivencia familiar, etc.etc. a si que a si les van., 1ª economía mundial (con el permiso de china claro).y aquí en ESPAÑA, que os voy a contar que no sepáis ya... . aquí ya sabéis, un día dan manteca por un lao y al otro día manteca por el otro lao.
    parece ser que la CEOE para la semana que viene va a proponer que a los obreros les pongan un grillete en el cuello con cadena atada a su maquina correspondiente, mas que nada para que obrero no se distraiga mucho y aproveche el tiempo.
    y si esto fuese así,.que diría este del ¨ ¿y cual es el problema?¨ diría: bueno, al fin y al cabo tienen trabajo. que vergüenza!!!!
    muchas cosas que a veces veo que suceden, me planteo si en el fondo no las tenemos merecido.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo hace ya unos veinte años que le oí decir a Julio Anguita, en un discurso, que las condiciones de trabajo de los obreros españoles eran peores que las de los trabajadores del antiguo Egipto de los faraones. Palabra.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero