-->

Martes, día de mercado 4 sept. 2012 13:23 Plácido Guardiola Jiménez

«Indignación española»



Nada hay como el mercado para seguir el pulso de la vida cotidiana, el interés y las preocupaciones de sus gentes. Aun cuando hoy los mercados no son lo que eran, todavía es un lugar de encuentro para la charla y la compraventa de productos. El bullicio entre sus puestos y el trasiego de personas que van y vienen de uno a otro denota el fluir social de un pueblo.
Hoy preste atención a los corrillos y conversaciones que de tramo en tramo me iba encontrando. En uno de ellos se comentaba que los productos estaban más caros que el pasado martes y que ya le habían pegado el porrazo del IVA a los productos.
En otros, la conversación era la misma: «El degraciao ese de Córdoba que ha asesinado a sus hijos…» También empleaban otros calificativos más fuertes que omito; pero aquí, como en toda España el asesinato de dos menores a manos de su progenitor causa furor y tiene, si cabe más alterados el animo del españolito de a pie que los mismísimos recortes y subida del IVA.
Cuando de joven se vendía tanto el famoso diario «El Caso», me hice a la idea de que los españoles tenemos algo de dramáticos, nos gusta desgarrarnos el alma por los casos más tremendos y horripilantes. Quiero suponer que ese modo de ser de nuestro temperamento nos ayuda a sobrevivir de otras miserias más cercanas y, seguramente, tan tenebrosas o más que éstas.
Nuestra tendencia a indignarnos por cosas execrables aunque lejanas, seguramente cura nuestra pasividad y falta de reacción ante las más cercanas, seguro que es una terapia, una venda que nos cubre los ojos y evita que contemplemos nuestras propias miserias y desgracias. De tal forma que, las nuestras, parecen menores y más livianas.

1 comentario :

  1. Yo no lo veo así. Ayudarnos a sobrevivir... no. La gente es morbosa y curiosa. Por eso hay tanto licinciao. Por eso no paran de sacarlo por la tele. Ayer se me ocurrió echar un vistazo a la caja tonta, a ver los "informativos": lo del asesino, el llanto de los niños con la vuelta al cole (como si fuera una novedad o aportara algo nuevo), un poco de publicidad "encubierta" sobre cine, y Cristiano está triste. Eso ocupó el 90% del tiempo.
    No es casualidad ni nos ayuda a sobrevivir, lo hacen a propósito para que nos olvidemos de los problemas que podríamos solucionar cambiando un poco las cosas.
    Al menos así lo veo yo.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero