-->

Hace ahora un siglo (XXI) 5 jul. 2012 20:46 Plácido Guardiola Jiménez

«Nuestra otrora boyante industria licorera»


Arriba la Alcoholera de los Cutillas (Los Aurelios) a mediado de los sesenta, abajo el solar en la actualidad


Jumilla en los dos últimos siglos ha sido sinónimo de tierra de vinos, de excelentes caldos; pero también de una industria alcoholera y licorera no menos afamada por sus buenos licores.
Cuantos atesoramos medio siglo de primaveras, hemos conocido funcionando varias alcoholeras y fábricas de licores. La última alcoholera en cerrar fue la de los Abellanes, situada en el paseo de la Asunción. Un poco antes cerraron las de Menor (situada en donde hoy se ubican los juzgados y parte del polígono A5), y la de los Cutillas (esta entre el Asilo y el convento de las Dominicas), ambas mantuvieron además una fábrica de buenos licores.
La alcoholera y fabrica de licores de los Cutillas ha contado con  un siglo de existencia, abierta en las postrimerias del siglo XX decía de ella y su su producción de licores el periódico de la época:
«Se elaboran en la fábrica de licores del Sr. Cutillas todos los productos derivados y que acreditan hoy las grandes licorerías. Los ricos aguardientes secos de los mejores vinos; el anis “Jumilla”, ya de gran fama entre los consumidores de buen gusto; el anisado dulce y el tipo de anisete Burdeos. El Coñac, Ron, Caña, Ginebra y Absenta Suiza, constituyen otros tantos productos excelentemente obtenidos. En licores finos se elabora la Mandarina, Curasao, Vainilla, Cacao Humel, Pipermin Menta, etc., etc. En Jarabería los hay de Zarza, limón, Naranja, Fresa, Frambuesa, Grosella Plátano, Piña y varios otros exquisitos. No más con lo apuntado se evidencia un verdadero atrevimiento industrial»
Particularmente siempre mantuve que el anis dulce que hacia Aurelio Curillas era superior en calidad al Marie Brizar. Por otra parte, el café licor que fabricaba Menor, junto a su jarabe de limón que daba aquel toque tan especial del agua limón de Adrián  eran extraordinarios y los guardo en la memoria de sabores de mi juventud e infancia. Aún recuerdo a mi tío Alfonso expidiendo estos artículos en la fábrica

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero