-->

¿Sobradamente preparados? 30 may. 2012 09:03 Plácido Guardiola Jiménez

«¿A qué debe responder la formación?»


Nadie duda a estas alturas que la salida de ésta crisis pasa por cambios drásticos en nuestro sistema productivo y educativo, en transformar profundamente estructuras sociales y políticas que se han demostrado a todas luces ineficaces. El sistema educativo y especialmente la enseñanza universitaria son sin duda dos ámbitos donde los cambios piden mayor rigor y profundidad.
No creo en el tópico de que tenemos las generaciones más preparadas de la historia, no lo creo porque no es cierto, salvo que preparación y años de escolarización consumidos sean términos equivalentes. En este sentido, los jóvenes actuales, son las generaciones que más años de pupitre han cursado, y también los que mayor proporción de títulos académicos atesoran, si eso es equivalente a preparación estamos de acuerdo entonces. Pero preparación y formación son bagajes que el individuo atesora para enfrentarse a los problemas y retos que la sociedad de su momento le demanda, por lo que la pregunta que bebíamos hacernos es si los años de sistema educativo consumidos por estos jóvenes les han dotado del bagaje suficiente para incorporarse a las demandas de ésta sociedad con éxito.
Personalmente opino que en absoluto, en primer lugar porque los titulados por el sistema educativo no se corresponden con las demandas de nuestro sistema productivo, lo que conduce, necesariamente, a que miles de titulados se vean condenados a dedicarse a tareas que nada tienen que ver con su formación. Conozco más de un centenar de exalumnos licenciados que trabajan de camareros, cajeras de supermercados, empleados de servicios municipales, etc. trabajos para los que no era necesaria esa formación. Todos los años por éstas fechas veo graduarse en nuestra universidad cientos de abogados, periodistas, psicólogos, maestros, pedagogos, licenciados en arte, etc. etc. que inexorablemente irán al paro o los encontraré el próximo año cursando otra carrera o master, ante la perspectiva de no hacer nada o aparcarse de nuevo unos años más en la universidad.
Sinceramente un esfuerzo de este calibre tanto personal, familial y socialmente no creo que conduzca a nada, tampoco que sea deseable socialmente. No me vale el consuelo de pensar que siempre es mejor tener más formación, si ésta finalmente, sólo conduce a tener ocupado un buen número de años a los sujetos, a un enorme gasto de sostenimiento de ese sistema y, por supuesto, a la frustración laboral del sujeto que jamás verá la aplicación de sus enseñanzas en su vida adulta. No me es bueno para una sociedad que, un título universitario, sólo sirva para avanzar dos lugares en la cola del paro simplemente por que los dos sujetos adelantados no lo poseían. Que la sociedad, las familias y los individuos hagan el gasto de recursos y tiempo requeridos en una titulación para esto, me parece lisa y sencillamente un auténtico disparate

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero