-->

¡Qué cruz Señor! 12 may. 2012 15:02 Plácido Guardiola Jiménez

«Con el país a cuestas»



Cuanto acontece estos días en nuestro país, conduce inevitablemente a pensar aquello de: «Qué hemos hecho para merecer esto». Ante el panorama general que presentan las más altas instituciones españolas:  el Monarca se fractura en una caída, no sabemos si matando elefantes; al Gobernador del Banco de España ya no le cree ni Dios ante el descrédito y desvergüenza por su dejación de funciones en estos años; el Presidente del Tribunal Supremo de fin de semana en Puerto Banus «gratis total» a consta del contribuyente… Ante esto, cabe preguntarse hacia dónde mirar.
Todo eso, mientras más de cinco millones de ciudadanos no encuentran empleo, el que lo tiene, ve reducir el sueldo y sus prestaciones sanitarias y educativas por los recortes. Miles de ellos no tienen hogar o son desalojados por el impago de sus hipotecas, en un país con cerca de seis millones de viviendas vacías.
Ante ese panorama, el Gobierno con gesto firme sigue sus reformas timoratas: Digo timoratas, pues lo son a todas luces. En primer lugar, porque nadie cree que la inyección de dinero para aprovisionar a nuestro sistema financiero aprobado ayer sea suficiente. Meter todo el ladrillo por promocionar en una especie de inmobiliaria a la que no se le obliga a vender a los precios que demanda el mercado, sigue siendo un: «esperar a que escampe», mientras la situación tiene visos de ir a peor.
los intentos gubernamentales de estimular el mercado de alquiler de la vivienda de nada sirven si el propietario no ve un sistema rápido y eficaz de desalojar un inquilino moroso o destrozón del inmueble; lo que, necesariamente, pasa por algo de lo que estamos muy lejos: «una justicia rápida y eficaz».
En definitiva, sus recortes no los cree nadie, no los cree Europa, que ya dice que el próximo año no cumpliremos con el objetivo de déficit. Por su parte, el prestigioso economista estadounidense Nouriel Roubinique (famoso por predecir la crisis), señala que estamos abocados a la salida del euro.
Tampoco me los creo yo que, como en Bruselas, desconfío que el Estado español tenga mano dura y pueda meter en cintura a las autonomías, a las que cada vez se mira junto al sistema financiero como causa de nuestro pozo sin fondo.

1 comentario :

  1. El Estado, en manos del PPSOE, no puede meter en cintura a las autonomías porque las autonomías son ellos, el PPSOE. Y quebrantar o limitar fuertemente las autonomías supondría dinamitar la estructura del poder caciquil de los dos partidos. De ahí deriva la magnitud de la crisis, más que económica social y política. Antes que la disminución del paro o cualquier otra cosilla, el PPSOE quiere el poder. Y los electores siguen "siendo" del PP o del PSOE. Puede ser una esperanza UPyD, pero los cambios sociales son muy lentos. Un atisbo de esperanza ha sido la destitución de Rato. En todo caso, el PPSOE nos va a hacer pasar muchos años de crisis. España, sin pulso.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero