-->

Con los políticos a cuestas 15 mar. 2012 09:08 Plácido Guardiola Jiménez

«Los chollos autonómicos, esos, ni tocarlos»

Ayer el tema del día fue: ¿De dónde saldrán los más de cincuenta mil millones de euros que el gobierno tiene que seguir recortando?. El Presidente Rajoy, adelantó que de ello se encargará el gobierno central, quizá intentando dar ejemplo con ello a las autonomías para que cumplan con la austeridad que se les pide. Pero el problema es que cuando consigan encontrar en donde ahorrar esa cantidad de dinero, se van a encontrar con la sorpresa de que su monto ha aumentado y el agujero es más grande todavía.
En primer lugar porque las previsiones de ingresos del Estado van a la baja, el último dato de Enero, demuestra que los ingresos del Estado han caído un 12%. El segundo y principal es casi imposible controlar diecisiete cajas diferentes, es decir, mantener intacta una estructura de Estado a todas luces ineficiente, costosísima y plagada de organismos que se solapan y que introduce cada vez más desigualdad entre los españoles, donde según la región en la que resides pagas unos impuestos, tienes unos derechos sanitarios, un sueldo diferente y hasta normas técnicas de industria, agricultura o comercio distintas.
El rey Juan Carlos dijo hace unos años en su discurso que: «Gracias a la descentralización autonómica España, había iniciado el camino del desarrollo y la prosperidad». Desde entonces los políticos repiten la cantinela sin que ninguno desmonte esa afirmación que es a todas luces falsa. Las taifas autonómicas no pusieron reparos en el proceso descentralizador para recibir cuantas trasferencias recibían. Es verdad que las nacionalistas reclamaban hasta las que no estaban previsto hacer como la justicia, pero el resto, no iba a ser menos, dijeron que ellos también. De este modo el café para todos se extendió en tiempos de bonanza, cuando con la crisis llegaron las ¡madres mías! Comenzaron a oírse los primeros rechazos y algunos ya dijeron que no querían autonomía judicial si no venía acompañada de dotación. Aún así, aquí asumimos trasferencias (que en realidad son servicios que hay que mantener), pensando en que papa Estado Central pagaría, ya que es quien gana (recauda) en esta familia. Nadie pensaba en las taifas que debía administrar su paga y adecuarla a sus obligaciones, al contrario, copiaban la estructura del Estado y creaban parlamentos propios, defensores del pueblo autonómicos, consejeros y asesores, etc. etc.
Debería ser la hora para poner fin a la orgía autonomista, límite a las infinitas demandas de las llamadas macionalistas y sentido común al modelo administrativo de nuestro Estado. Va siendo hora de empezar los recortes precisamente por aquí, de lo contrario los pocos españoles que aún conservan el empleo, además de sostener los servicios sociales esenciales llevarán sobre sus espaldas un político, asesor, cargo autonómico o lo que sea a sus espaldas.
Parece que todo se puede recortar para reducir el gasto, todo menos las autonosuyas y las subvenciones públicas de partidos y sindicatos. ¡Vaya semana de pasión que nos espera! Caminando en este Calvario de crisis y cargados con esta cruz de políticos.

2 comentarios :

  1. No van a recortar en autonomías, ni van a disolverlas ni van a hacer el ajuste administrativo necesario, por que eso es su coto privado y el comedero de su clientela política (la de unos y otros).

    Eso si, a ti te suben el IRPF, el IVA, el impuesto de carburantes, el de tabaco y alcohol, reimplantan los de sucesiones, cierran quirófanos, retrasan pagos, bajan sueldos al funcionario, etc... Y si te quejas te abren la cabeza.

    Esta situación clama sangre, y hasta que no se derrame, no va a cambiar. Pretender que la casta política renuncie a su statu quo de motu propio es engañarnos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con el capitán Haddock, pero no creo que sea necesario derramar sangre. Basta con no votarlos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero