-->

Hambre de urnas 25 ene. 2011 07:12 Plácido Guardiola Jiménez

«La ilusión del desencanto»


Dice el líder de la oposición el Sr. Rajoy, que hay «hambre de urnas», dato este que vienen a confirmando desde hace algún tieempo los sondeos de opinión, donde la gran mayoría de españoles piensan que se deberían celebrar Elecciones Generales.
Personalmente tampoco albergo dudas sobre este tema; pero creo que esta vez no se trata tanto de unas ganas locas de votar, sino más bien una sensación de tedio y cansancio.
No son ganas de comerse las urnas; sino de salir de este estado permanente de inanición, de tejer y destejer un tejido que no tiene ni forma ni color.
No se trata de querer injerir las papelas de votación, sino de ver despejado un horizonte o de verlo al fin, por negro que este sea.
Son ganas de caminar con un rumbo fijo sabiendo hacia dónde hacerlo por duro que pueda ser el camino.
Son ganas de olvidar este continuo marear la perdiz, mientras todo se deteriora entre una sensación de parálisis general
Son ganas de olvidar una legislatura que nunca debió repetirse, aunque en el fondo, la única esperanza que nos quede es que peor no puede ser lo que venga tras ella.
Son ganas a fin de cuentas, de ejercer la única opción ciudadana para decir alto y claro ¡Basta ya!. El problema, es que al margen de expresar el hastío, no podamos ilusionarnos con cambio alguno.

2 comentarios :

  1. De lo que hay verdadera hambre es de que caiga toda la clase política española actual. Mucho chupóptero para lo poco que hacen.
    Bueno, hacer hacen, confundirnos a todos, sino cómo se explica que en todas esas encuestas que hacen los dos "principales" líderes obtengan notas tan pésimas (todas por debajo de 5, es decir, SUSPENSOS), y sin embargo entre sus dos partidos acumulen más del 60% de intención de voto. Y del otro 40%, gran parte es abstención o voto en blanco.
    Hay partidos por ahí que hacen propuestas de todo tipo: para reducir el paro/incrementar el empleo, para quitar chupópteros, para cambiar la ley electoral, para echar a los inmigrantes a patadas, para privatizar empresas públicas, para hacer públicas empresas privadas, para reducir la contaminación, para aumentar la producción y la polución...

    En definitiva, para todos gustos y "colores", que parece que solo haya dos.
    Claro, es que sólo los que se turnan en el poder pueden costearse retener nuestra atención y la de los medios en ellos.

    Pero hay alternativa. Al fin y al cabo, lo de "más vale malo conocido que nuevo por conocer" lo inventó alguien para meter miedo y permanecer en una posición de poder, ¿o es que no queda clara todavía la manipulación?

    Ni votaré PSOE ni votaré PP. Espero que los demás tampoco.

    ResponderEliminar
  2. Ni gobierno ni oposición. Un artículo con este título le costó al diario Madrid, hace 40 años una sanción de cuatro meses de cierre y una multa de 400.000 pesetas. Hoy son impensables esas sanciones. Pero hoy, igualmente, no tenemos ni gobierno ni oposición.
    Yo tampoco pienso votar ni al PP ni al PSOE.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero