-->

El Presidente que quería cambiar su apellido 5 nov. 2010 06:47 Legolas

«El Rodríguez que nunca existió»

Dicen que cuando el perro no tiene nada que hacer con el rabo mata moscas, para mi que este Gobierno que no sabe o no puede hacer nada se dedica precisamente a eso, a matar moscas. Será porque ponerse a arreglar la economía española es cuestión difícil, ya saben ustedes que es una crisis internacional. Arreglar los casi cinco millones de parados todavía peor, poner orden a esta debacle y sangría parásita de las autonomías no se puede, pues en ellas tenemos colocados a los miles de fieles del partido… De ahí que no quede otro remedio que seguir mareando la perdiz, ahora le toca a los apellidos, una cosa muy entretenida (discute el personal que si sí que si no), progre (va a favor de la igualdad de género) y, oiga, no cuesta un duro.
Comenta en su artículo mi compañero de pluma el Ardal, que es una inspiración del ministerio de Igual-da; pero yo creo que es un problema atávico de nuestro Presidente, una frustración de infancia no superada. Acaso no se han percatado que él que se apellida Rodríguez Zapatero, hace prevalecer el segundo, sus campañas y su nombre de marca es la Z de Zapatero. Quizá porque en su más tierna infancia devoraba con avidez las películas del Zorro Justiciero.
Hasta cuando habla de su admirado abuelo, el capitán Juan Rodríguez Lozano se refiere a él como el capitán Lozano, los medios de comunicación hablan del Capitán Lozano. Vamos, como si nunca se hubiera apellidado Rodríguez de primero. Está claro que lo de este chico es un conflicto de infancia o de familia no superado. ¡Señor, con lo fácil que es ir al registro civil y cambiarlo! En cambio, saca una ley general nueva para que cuarenta y tantos millones de españolitos tengamos que resolver el problema de cómo ordenar nuestros apellidos.
Con la de cosas que hay que solucionar, con las de problemas diarios a los que una pareja tiene que enfrentarse a diario, con las de conflictos que a veces genera en algunas familias la elección del nombre del hijo… ahora además deberán de resolver el de los apellidos. Y todo, no lo olviden, porque nuestro Presidente no ha resuelto el suyo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero