-->

La Artesa V 17 nov. 2010 21:33 JUMILLA-BLOG

Amasando un clima social insostenible

Se viene hablando mucho de crecimiento sostenible, de economía sostenible, agricultura sostenible, etc. etc. Pero de lo que no nos ocupamos tanto, es de fijarnos en lo que yo llamaría "convivencia sostenible".
Parece una contradicción en sus términos, puesto que al convivir, se le presupone ya una condición de sostenibilidad. Me quiero referir a, sí nos estamos dando cuenta, de cómo estamos bombardeando los factores que hacen posible una convivencia. Dicho de otra forma, de cómo estamos poniendo piedras en el camino de la convivencia, de cómo estamos amasando un clima de convivencia insostenible.

  • En política, con demasiada frecuencia, los adversarios se niegan la razón unos a otros. Sólo lo que cada cual dice, es cierto o bueno para la ciudadanía. Mentira, demasiados manipuladores.
  • En la religión, cada vez más fanáticos niegan el derecho a la vida y a la discrepancia de los otros, de los que no son suyos, de los infieles a su religión. Ninguna religión está conforme con su estatus, todas quieren más poder. Peligro, demasiados salvadores.
  • En economía, el objetivo de la empresa no es cumplir una función social, sino crecer indefinidamente y ganar dinero. El trabajador, se olvida del compromiso que debe tener con la empresa, dado que se encuentran en el mismo barco. Por encima de de todos, la banca, la gran estructura que mueve sus peones, sus empleados, a fuerza de salario más incentivos, que les lleva a vendernos lo que no entienden, y que llevan al sistema financiero de un crack en otro. Demasiados trileros.
  • En educación, se va avanzando en un sistema en el que, por una parte el profesor dedica el 60% de su tiempo hacer papeles y, por otra, el 30% del alumnado no entiende por qué tiene que estar "encarcelado" en la escuela durante 13 años. Frente a problemas: burocracia. Frente a los malos comportamientos: plan de convivencia. Si hay muchos inmigrantes: plan de atención a la diversidad. Si leen poco, plan de lectura,… y así sucesivamente. Demasiados fantasmas.
  • En sanidad, se está haciendo todo lo posible para que salte por los aires el sistema público. Se amasan deudas insostenibles. Se acumulan listas de espera inadmisibles. Se estrangula la entrada de más médicos, a través de la limitación de plazas en la Universidad. Se reconoce un derecho universal, asimétrico entre los Estados. Demasiados pirómanos.

Y no es que se dedique menos transparencia a la gestión pública y política, o seamos los ciudadanos más ignorantes frente al más allá o al más acá. Ni es que queramos salirnos de la economía de mercado. Ni tampoco que pensemos se estén dedicando menos esfuerzos y dinero a mejorar la educación o la sanidad. Estamos en la época de las paradojas y, seguramente, la única forma de mantener el bienestar, sea reformándolo.
Y para reformarlo debemos echar otras harinas. Para la política: la harina de la congruencia y honradez. Para las religiones: la harina del espíritu crítico y autoconfianza, de cada individuo. Para la economía: la harina de la desconfianza en los churros financieros, y la confianza entre empresarios y trabajadores. Para la educación: alianza entre padres y profesores, defendiendo el aprender y el saber, al margen de la burocracia. Para la sanidad: ajuste en los precios a las farmacéuticas, rigor con el talonario de recetas, aumentar las plazas para estudiar medicina y mejorar la gestión, en defensa de la sanidad pública.
¡Que poco hemos aprendido de la historia! ¡Qué triste si nos quedáramos resignados, esperando, que el clima estalle!
No esperes. Mira a tu alrededor. Mírate a ti mismo, y rocía de harina nueva todo lo que encuentres. No te equivoques: la explosión mata indiscriminadamente. ¡Y pirómanos inconscientes, nunca han faltado!

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero