-->

Corrupción. ¿Sólo de los políticos? 29 may. 2010 08:37 Plácido Guardiola Jiménez

«Periodismo y corrupción política»



La asociación de comunicadores ACOGE ha convocado para el próximo lunes la presentación de una jornada a bajo el atractivo lema de: «Periodismo y corrupción política» , a desarrollar el próximo viernes día 4. No cabe duda de que el tema es de rabiosa y palpitante actualidad y pone el dedo en la llaga en uno de los males que nos aquejan, de ahí lo apropiado de su elección.
Sin embargo y, a juzgar solamente por el título de la jornada, cabe suponer que la corrupción fuera cosa de los políticos, mientras que el desvelarla y denunciarla corriera acargo de los periodistas y comunicadores, así ocurre con frecuencia; pero hay otra corrupción que fluye en sentido inverso cuando los medios son complacientes con los poderes por razones también económicas. De la plimera no me cabe duda que el lunes se debatirá amplia y detalladamente de ella, ignoro (lamento no poder asistir para sacarla a debate), es si se hablará igualmente de la corrupción inversa, es decir la que hacen los políticos y poderes sean nacionales, regionales o locales sobre los periodistas y medios de comunicación.
Resulta que la corrupción es siempre de ida y vuelta y los medios de comunicación, especialmente los escritos, no se sostienen con la venta de sus ejemplares, necesitan de la propaganda y publicidad institucional de los poderes del Estado; por ello, se ven abocados a ser complacientes con ellos. Esto también es corrupción, tan deleznable como la política.

2 comentarios :

  1. Una pequeña corrección, se celebran el viernes 4 de junio. Hoy ha sido la presentación. Un saludo! Irene

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Irene! Tal y como estaba redactado parecía que el lunes se desarrollaba la Jornada. Ya he efectuado las correcciones oportunas

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero