-->

Monumento por aclamación popular 30 ago. 2009 20:43 Plácido Guardiola Jiménez

«Al salicornio»

Cuesta creerse que si en Jumilla hubiésemos celebrado una votación para erigir un monumento a algo, el motivo elegido para decorar una rotonda de una de las vías de circunvalación de nuestra ciudad fuese un salicornio. Planta desagradable desde siempre , ya que obliga a nuestros viticultores todos los veranos a darle una pasada con la fresca mañanera y la azada a los viñedos, a fin de eliminar aquellos que quedan en el hilo de las cepas. De no hacerlo, si cae un agua en Agosto, el matujo, se hace hermoso, horondo y frondoso amen de con un considerable tamaño y, al llegar la vendimia, no hay quien se arrime a la cepa sin clavarse más de una de sus pinchosas granas. Me costa que la humilde planta se hizo famosa y se enseñoreo en todas las pantallas en más de una película del llamado spaghetti western que Sergio Leone rodó en Almería por los años setenta. Quién no recuerda los duelos finales de films como «La muerte tenía un precio», «Por un puñado de dólares», etc. donde Clint Easwood , bajo aquella manta de paño deambulaba por un desértico pueblo del oeste esperando desenfundar su revólver mientras el viento arrastraba magistralmente unos buenos ejemplares de salicornios. Por otra parte, quién no conoce al grupo musical Salicornio de los Media y compañía (que por cierto nos deleitaron esta Feria y Fiestas), pues fueron los primeros en fijarse en tan humilde mata autóctona reivindicando su nombre en la denominación de su grupo. Ignoro por qué vinieron a llamarse así, no se si con ello querían significarse con algo muy de Jumilla o si expresar la rebeldía de todo buen rokero, es decir, dar más marcha al personal que los salicornios en un majuelo nuevo.
A pesar de todos estos méritos, los cuales soy el primero en reconocer, me parece excesivo erigir a la memoria del susodicho salicornio un monumento en medio de una rotonda. En todo caso, que lo hagan en Almería que fué donde triunfó. Claro, que la verdad sea dicha, eso quería representar el punto de unión de todos los caminos, la interconexión de las vías y comunicaciones humanas, la rosa de los vientos, los lazos entre las culturas y sociedades del planeta… ¡O vaya Ud a saber! El caso es que cuando algún irónico paisano lo vio por primera vez en el corral donde se confeccionó de la antigua fábrica de los Gil Goma , no alcanzo a ver su sentido y significado, por lo exclamó: ¡Esto mismamente es un Salicornio!. ¡Oiga y con Salicornio se ha quedado!, pues la propia Web del Ayuntamiento, los medios de comunicación y todo el mundo se refiere a esta rotonda como la del salicornio. Allí está, sí señor, en medio del campo con la sierra del Buey al fondo, como si se tratase de un enorme salicornio de verdad, tal como si arrastrado por el aire desde el campo que en los Arenales tiene mi amigo Ripoll se hubiese quedao plantao en medio de la rotonda.



Como yo no quiero pensar en el dichoso matujo, pues más de un verano me he dedicado a quitarlo de en medio de las cepas, prefiero pensar que es un monumento al grupo de mi amigo el Media y sus colegas. Por eso le propongo desde aquí que un fin de semana lo inauguremos como está mandao, es decir, no con una foto cutre de delegados gubernamentales, discursos y esas cosas, sino con un concierto in situ del grupo Salicornio.

2 comentarios :

  1. Parece digno del mejor surrealismo, pero es verdad, ciertamente parece un salicornio.

    Estas cosas solo pasan en el pueblo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece una escultura original e interesante creo que encaja perfectamente en el paisaje y va acorde con los tiempos los salicornios son tipicos del desierto y ahi vamos, me recuerda ademas una frase famosa de nuestro paisano Pepe "El Sota" en sus momentos depresivos cuando veia el bar sin gente en la barra decia "dentro de dos dias rularan los salicornios por la calle de la feria" tambien decia en el mismo sentido falta el piano electrico y la cabra son premoniciones que se van cumpiendo. Pero volviendo a la escultura direque me gustan mas que las que lucen en la entrada a Murcia capital,esto independientemente de la peligrosidad que Placido denunciaba con la uqe estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero