-->

De nuevo, en Feria y Fiestas 15 ago. 2009 15:13 Plácido Guardiola Jiménez

«Me encanta, me chifla la Feria»

Como la Jumilla actual no es ni sombra de lo que fue, porque los tiempos y las sociedades cambian ya que necesaria e irreversiblemente así debe ser, por más que nos empeñemos en mantener una tradición; tampoco ésta será lo que fue. Seguramente también, aunque la conservemos habrá perdido su sentido original.



A pesar de todo me gusta la Feria y Fiestas pues nuestros políticos locales (los de todos los partidos), se ponen tiernos y mandan melosos mensajes de llenos de buenos deseos y alegría. Hasta el mismísimo concejal de festejos le sale la vena poética y recita unos versos de su cosecha para animarnos al jolgorio y sarao. Las empresas y comercios de mi pueblo, contagiados por este espíritu festivo desean a sus clientes y paisanos “Unas felices fiestas” como si de la mismísima navidad se tratase. Sólo se hecha en falta los papa Noel en los balcones y las guirnaldas y bolas relucientes, de ser así, sólo nos percataríamos de que no es navidad por el bochorno del calor a medio día.
Hay tanta atracción y tal variedad que cuesta decidirse a la hora de elegir. Si casualmente un turista se deja caer por nuestras fiestas se va hacer un lío mental, de tal magnitud, que dudo sepa explicar de qué puñetas van a su vuelta a casa. Este año como auténticas novedades, por parte del sector privado, se nos anuncian dos extraordinarios espectáculos: «Un show lesbico» y «Un striptease masculino», para que luego digan las malas lenguas que aquí no hay nivel.
Por lo demás, yo estoy deseando hacer mi visita obligada al puesto de las sartenes y las trébedes, que dicho entre nosotros, es el que más me gusta. Siguiendo por preferencias visito el de las navajas (aunque algunos años falla), después el de las turroneras de Hellín donde antaño algún mozo se metía entre pecho y espalda un enjuagado de anís. El resto, ya me interesa menos y tampoco tengo chiquillería a mi cargo que quiera ver juguetes. Por otra parte, no estoy en edad de montar en las atracciones y tampoco de menear los huesos al son del bacalao y lo que peor llevo son las noches con ese sonsonete de tam, tam que se oye hasta en el Prao. Oiga, y es que en esto de la música de los chiringuitos no hay novedades, este año, de nuevo suena eso de chum chum, chum chum, chum chum… Así hasta las seis de la mañana, no veas lo marchoso que le pone a uno el cuerpoel rítmico sonsonete.
¡Qué pena que muchos jumillanos aprovechen para irse en estos días! Se pierden, irremediablemente, el esfuerzo económico que se hace en bien del explendor festero.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero