-->

Faceboook es cosa de carrozones 22 mar. 2016 09:51 Plácido Guardiola Jiménez

Jóvenes y redes sociales «Las nuevas redes sociales de los jóvenes»

Las nuevas redes sociales de los jóvenes

Conozco muchos amigos de mi generación (también de alguna posterior), que se creen de lo más moderno por que en su muro de Facebook tienen unos cientos de amigos, los cuales casi a diario, se expresan ante las fotos y comentarios que cuelgan con un "Me gusta". Hasta se de un buen puñado de padres que se creen al loro porque revisan los muros de sus hijos e interacciones sociales en la red a través de lo que ellos conocen, es decir, Facebook.
Pero pocos son conscientes de que esta archiconocida red social se está esclerotizando a pasos agigantados. Desde hace mucho en aquellos países más avanzados donde tuvo sus orígenes la cifra de seguidores tiende a reducirse y hasta hay quien anuncia que, de seguir así, se convertirá en un cementerio virtual. No quiero jugar a aventurarme tanto, pero debo confesar que, personalmente, ya tengo algunos amigos en mi propio muro que han fallecido con los que en su día interactué a través de este medio y sólo llevo siete años en él.
El estudio Usuarios en redes sociales 2015 en España realizado por el IAB – (Interactive Advertising Bureau), ya señalaba que la edad media de Facebook en nuestro país era de 40 años (39,8 para ser exactos). Esto da una idea del envejecimiento prematuro de esta red. Aun cuando en sus conclusiones niega la mayor, que sea una cosa de viejos, con el argumento de que sigue siendo la red preferida por el 65% de las personas entre 18 y 55 años, olvida otro de sus datos más relevante: el que la penetración entre los jóvenes 14 y 17 años sólo alcanza el 35%. O lo que es más grave si cabe, que el 64% de los mayores de 65  años están en ella.
Muy interesante me parece la reflexión que realiza Enrique Dans, uno de los bloguistas y guros de las Nuevas tecnologías en España, en su blog el ocaso generacional del social media en donde habla de la huida de las grandes redes Facebook y Twitter por parte de los más jóvenes.
«...millones de adolescentes no quieren asomarse a las redes donde saben están sus mayores»
La pregunta que se hacen todos es ¿Qué está pasando con las redes? La respuesta que conocemos es que millones de adolescentes no quieren asomarse a las redes donde saben están sus mayores, donde sus perfiles, sus fotos y sus cosas pueden ser escudriñadas y seguidas por ellos. Lo que es más importante aún, donde empiezan a tomar conciencia que se deja rastro público más allá de sus círculos cercanos de colegas y cuyas consecuencias de ello pueden derivarse a un futuro más o menos cercano.
Los adolescentes han empezado a operar en redes alternativas, menos comprometidas cuyos mensajes se auto-destruyen poco después de subidos como es el caso de Snapchat. Mi sobrina, que está en esa edad, lo utiliza. Se de primera mano, por profesores que imparten clase en la ESO, que ésta última red hace furor entre sus alumnos adolescentes. Los más jóvenes huyen del compromiso público y del control parietal precisamente en redes como ésta o los grupos de Whatsapp de mensajería instantánea. De las redes clásicas, solo Istagram parece seguir conservando el favor de los más jovencitos y como señala la revista TIME ,11 millones de adolescentes han huido de Facebook.
«...el mundo de bloguismo ha sido asfixiado por las lecturas más livianas y fugaces de las redes sociales...»
En estos tiempos de vorágine, de mundo desbocado que diría Antony Giddens , de sociedad del riesgo que señala Ulrich Beck las tecnologías avanzan que es una barbaridad y pronto dejan obsoletas las innovaciones que ayer nos parecían lo más de lo más. Lo hemos visto con el mundo de los blogs o la Web 2.0, en la que quedamos los irredentos algo hartos de poner los contenidos para que otros se lleven la pasta, por mucho espacio gratuito que te ofrezcan. Seguramente también porque el mundo de bloguismo ha sido asfixiado por las lecturas más livianas y fugaces de las redes sociales. En definitiva, más fugacidad, menos análisis y reflexión en la comunicación. Lo que escribimos, pensamos y decíamos hace cinco minutos ya ha sido reemplazado por un nuevo pensamiento más original y sorprendente.
Los adolescentes de hoy, al igual que los jóvenes de finales de los 80 y noventa construyeron su mundo al margen del adulto para celebrar sus fiestas y borracheras en lo que se llamo la movida o el botellón, han construido su mundo virtual aparte y fuera de la mirada más adulta de los carrozones que se mueven en Facebook pensando que ellos están al loro de las nuevas tecnologías .

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero