-->

Hasta aquí hemos llegado 15 dic. 2015 22:19 Plácido Guardiola Jiménez

El día en que este país se rasgo las vestiduras «En el lodazal nuestro de cada día»

Rajoy en el lodazal

"¡Hasta aquí hemos llegado!", decía el Presidente de Gobierno en el debate de ayer al candidato socialista Pedro Sánchez, tras manifestar este último que era indecente no haber presentado la dimisión tras el mensaje que Rajoy envió a Luis Bárcenas diciéndole aquello de "Luis se fuerte..." o cuando le dice "Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo"
Conste que soy uno de esos millones de españoles que como señaló Pedro Sánchez creo que aquello fue indecente, pues lo decente hubiese sido marcharse tras aparecer en los papeles de quien los propios dirigentes del PP, Mariano Rajoy incluido, calificaron de sinvergüenza. Considero que fue indecente el no dimitir entonces, más que indecente indigno e impresentable, como impresentable ha estado Rajoy estos cuatro años en los que cuando la situación requería de una explicación por su parte, no se presentaba, ni se le esperaba ni acudía.
«si hablamos de indecencia, más lo es un país que ha consentido la indignidad de que todo un Presidente de Gobierno siga siéndolo tras mandar aquel sms siguiera siéndolo»
Claro que si hablamos de indecencia, más lo es un país que ha consentido la indignidad de que todo un Presidente de Gobierno siga siéndolo tras mandar aquel sms. En una un país serio no se hubiera consentido tal indignidad. El propio Mariano Rajoy confesó no hace mucho que estaba profundamente arrepentido de aquello y que fue un gran error por su parte haberlo enviado. No está mal que se arrepienta, pero el verdadero arrepentimiento conlleva un acto de contrición ante su pueblo y dimitir para ser creíble, solo así se puede alcanzar el perdón en la tradición cristiana, cuando es sincero este arrepentimiento y se asume la culpa. No basta con decir como dijo"ya he pedido perdón por haber confiado en Bárcenas".  Rajoy hace como mi amigo Manolín cuando  me pedía ir a robar albérchigos y yo le decía que era pecado, el me replicaba: "pues nos confesamos y en paz"
Mas indecente, más ruin, más mezquino es si cabe la actitud del Partido Popular al no exigir tras el escándalo de Bárcenas la dimisión de toda su cúpula poniendo al frente de la misma militantes que tuvieran las manos limpias. Pero que se le va hacer, actuaron en consonancia a los ciudadanos que consentían quizá aturdidos ante los muchos escándalos a los que los políticos antes del PSOE nos habían acostumbrado.
El mismo país que ha consentido esto ayer se rasgaba las vestiduras por lo que consideran un insulto impropio en un debate. Por su parte Albert Rivera y Pablo iglesias, comentaristas de ocasión en la sexta, hacían algo parecido. Rivera aseguraba que era un debate del viejo estilo caduco del y tu mas, por su parte Iglesias (ahora en un tono muy conciliador y beatifico) consideraba que Sánchez había recurrido al insulto, lo decía él que se ha pasado la vida despotricando e insultando a la casta. ¡Santo Dios Pablo, quién te ha visto y te ve! pareces Santa Teresa de Calcuta.
«¡Hasta aquí hemos llegado! sí señor, hasta este péptido lupanar, hasta este lodazar lleno de mierda...»
Es curioso, este país no cambia, no tiene remedio, no se escandaliza cuando debe y ahora se rasgas las vestiduras porque ayer Pedro Sánchez, (del que debo confesar no es santo de mi devoción), dijo lisa, sincera y llanamente una obviedad. Seguramente no queremos reconocer que si Rajoy fue indigno mucho más fueron los militantes en su partido por no regenerar su dirección y detrás todos nosotros por consentirlo. Quizá somos todos unos indecentes y quizá por eso señor Rajoy hemos llegado hasta aquí. Digo como Ud. ¡Hasta aquí hemos llegado! sí señor, hasta este péptido lupanar, hasta este lodazar de mierda del que no se si en algún día venidero nuestros hijos sabrán salir.
Es la vieja historia de siempre, antes ocurrió en el PSOE y pese a los escándalos de los Roldan, BOE, Filesa, etc. reaccionamos igual en vez de castigar y no consentir tragamos, luego vendrían los ERES en Andalucía, y tragamos porque no íbamos a tragar de nuevo ahora con la Gurtel y el Bárcenas da igual. La ciudadanía adormece como lo hace la militancia de los partidos, mirando para otro lado y cerrando filas. Acaso no las cerraron los de Pedro Sánchez con el inútil de Zapatero, jamás reconocerán que lo era y muy pocos militantes fueron críticos con él, pero en aquel pecado llevan ahora su penitencia y no terminan de levantar cabeza.
Los otros el PP está ahora como el PSOE en el 94, que pese a todos los escándalos, pese a las indecencias e indignidades las encuestas dicen que ganaran, seguramente lo hacen, porque somos un país indigno de tener mejores gobernantes.
Mientras tanto y a pesar de ello cabe la esperanza de ese tercio de españoles que no sabemos qué hacer el próximo Domingo. Tanta indignidad nos impide depositar nuestra confianza en los dos viejos contendientes de siempre y de los nuevos que emergen, de esos, sinceramente no nos fiamos.

3 comentarios :

  1. Hay cosas que tienen difícil solución. Mas del cuarenta por ciento va a seguir votando al PP y al PSOE. La mayor parte del voto, en España, es analfabeto y poltrón y este problema sólo se puede solucionar con tiempo y con educación.

    ResponderEliminar
  2. A veces me siento optimista y pienso que "vuelve a la patria la razón perdida".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te hagas ilusiones, que el 50,73 por ciento de los electores han votado al PSOE y al PP.

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero