-->

Desidia y olvido de nuestro patrimonio turístico 9 feb. 2015 12:34 Plácido Guardiola Jiménez

Desidia abandono de la vigilancia y limpieza de calles y edificios públicos «Destruyendo el Patrimonio»

Interior del hornoEntre basuras y escombrosArriba interior actual del horno moruno alfarero. Abajo, estado actual del recinto


Hace años, creo recordar que durante el mandato en el Ayuntamiento de Marcos Nogueroles, el municipio adquirió las instalaciones de lo que, sin duda, fue la última industria alfarera de Jumilla, donde se conserva el último horno moruno de cocer cerámica. Esta sencilla industria de cerámica está situada en el número cuatro de la calle Primer distrito, en el tramo que une las de Cantarerías y Acerica.
La compra que se efectuó en su día por parte del Ayuntamiento con la pretensión de arreglar los desperfectos que ofrecía el horno moruno de cocción e integrar estas instalaciones en la ruta turística que trascurre por esta parte del casco antiguo y que da acceso al subidor del castillo. Idea nada desdeñable para añadir un punto de interés más a esta zona que ofrece de por sí bastante potencial turístico visitable a nuestros visitantes. Creo recordar que en aquellos días se llegó a realizar el proyecto o memoria técnica de valoración en el estudio de Salvador Moreno, trabajo que no tuvo después ejecución por falta de partida presupuestaria.
 Interior a la izquierda y exterior a la derechaDetalle de la puerta de cargaArriba exterior e interior del horno alfarero. Abajo detalle de su puerta de carga

Desde entonces el recinto ha permanecido cerrado con una puerta metálica que impedía el acceso al mismo, salvo que solicitases la llave en nuestro Ayuntamiento. Allí, a salvo de acciones vandálicas, permanecía el último vestigio de nuestra industria alfarera de otros tiempos esperando que un buen día se diera con el dinero suficiente para su puesta en valor (visita turísticas, guías didácticas escolares, e integración en un recorrido de visitas a lugares singulares por encontrarse el circuito Plaza Arriba-Iglesia de Santiago- horno alfarero-Castillo).
Desde hace unos días (no más de diez), la puerta de esta vieja industria alfarera ha sido presa de alguna acción incivilizada permaneciendo abierto el recinto sin problemas, lo que nos ha permitido comprobar que está convertido en un improvisado basurero donde pululan toda clase de enseres, basuras e inmundicia.
«El daño que esto puede hacer a todos los esfuerzos por fomentar nuestro turismo es incalculable»
Su remodelación tenía entonces y tiene ahora todo el sentido del mundo, si pensamos en la apuesta por nuestro sector turístico y es, sin duda, un aliciente para nuestra Ruta del Vino. Prueba de ello es que está ubicado en el recorrido que hace años se ha señalizado en la zona, recorrido que viene recogido en las guías que cualquier visitante puede recoger en la oficina de turismo.
Cualquier jumillano que se precie puede entender que en estos tiempos de crisis hay otras prioridades más perentorias que arreglar un vestigio histórico, lo que es difícil entender y asumir es ver que la desidia de un Equipo de Gobierno Municipal, junto a la acción incivilizada de la acción vandálica destruya y conviertan el lugar en un auténtico estercolero. Máxime cuando a pocos metros de su entrada figura la cartelería de ruta turística de Jumilla con el emblema de Ruta del Vino con todo lujo de detalles.

Señales con el logo de Ruta del VinoAl fondo los postes que sostenían el panel explicativo Senalizaciones de la Ruta a escasos metros del taller de alfarería

Esta vieja industria de alfarería, que dio nombre a esta zona de nuestra población «Cantarerías», donde en su día se confeccionaban los enseres de tal denominación, merece conservarse; sin embargo hoy presenta signos evidentes de su deterioro al margen de la acción y el paso del tiempo. Deterioro cuyo culpable además del vandalismo, no es otro que la desidia de nuestra administración local. Se puede entender que no haya dinero para su restauración, pero no para el abandono de lo que debe ser la vigilancia y limpieza de la zona, donde no solamente el viejo horno es un estercolero, lo es toda la zona.
Espero que las autoridades se hagan eco de mi denuncia y, al menos, coloquen la puerta de entrada impidiendo el acceso a este recinto de propiedad Municipal. Al mismo tiempo deben de advertir al vecindario colindante que no pueden utilizar dicho lugar y aledaños para arrojar enseres y basuras en ellos (incluido el subidor al castillo), bajo la seria amenaza de ser sancionados. Si esta solución es del todo inviable tampoco estaría mal eliminar la señalización de la ruta turística de esta zona que se encuentra ubicada en ella, señalización que en algún caso ha sido arrancada de cuajo.

Arriba inicio de la subida al castillo llena de escombros y basuras. Abajo detalle

 Si algún despistado visitante se le ocurre girar visita por este circuito, la imagen que se llevara de Jumilla y de su Ruta del Vino sería lamentable. El daño que esto puede hacer a todos los esfuerzos por fomentar nuestro turismo es incalculable. Por tanto, si nuestro Equipo de Gobierno (por las razones que fuera), es incapaz de mantener limpia dicha zona, al igual que cualquier otra calle de nuestra ciudad, pido desde aquí que la eliminemos de nuestras guías y retiremos las indicaciones y señalización correspondiente. De este modo, al menos, no destruiremos los esfuerzos e inversiones que el propio Ayuntamiento y entidades privadas hacen en pro de este sector y la puesta en valor de la Ruta del Vino.

Abandono de la limpieza de calles en el casco viejo Basuras arrojadas al otro lado de la calle frente a la entrada a la vieja alfarería

9 comentarios :

  1. Dichosa herencia socialista!!!!!!
    Perdon, cuatro años perdidos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/2/15 16:02

    Te felicito Placido, por tu esfuerzo, tu dedicación y tus comentarios, para que la gente aprenda a opinar por si misma, a exigir, a reivindicar sus derechos sin esperar gran cosa de los políticos. La pasividad ante lo que está pasando en Jumilla hace que esta situación se perpetúe. Tenemos poder y debemos utilizarlo. Solos y solas no podemos pero siempre hay grupos con los que poder caminar y hacer más fuerza para desmontar estas injusticias que denuncias.
    Nos siguen engañando, a unos mas que a otros, con conceptos de izquierda-derecha. Doy por seguro que el hombre es un lobo para el hombre y que la ocasión hace al ladrón. NECESITAMOS gestores profesionales. Soy muy pesimista sobre el futuro de Jumilla. Estamos en manos de charlatanes incompetentes que no van a soltar las riendas por las buenas y lo que mas me preocupa que llegaran las próximas elecciones municipales y mas del 60% participara en la representación de esta falsa política.
    El de político es el único oficio en que puedes cobrar una millonada por fracasar profesionalmente y llevar a tu pueblo, autonomía o nación a la quiebra. Es como si un cirujano cobrase más cuando se le mueren los pacientes, o un arquitecto cuando se le caen los edificios. El mundo al revés.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/2/15 16:18

    El maltrato y desinterés municipal por su patrimonio histórico inmobiliario es llamativo. A vuelapluma me viene a la cabeza la destrucción parcial de la ermita de San Antón, la destrucción total -salvo la torre- de la iglesia de Santa María, el lamentable estado del entorno de El Casón, la ruina total de la casa de Pérez de los Cobos en la calle del Rico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harto de topicazos de leer como que a los del PP les gusta ver el hundimiento del patrimonio de su pueblo, vamos que les falta poco para llegar al climax observando escombros. Lo que falta es bolsillo y lo sabe el más tonto. A más, la Iglesia de Santa María fue derribada ya en ruinas por una corporación del régimen franquista salvando la torre, la casa del Rico se adquirió ya en ruinas suponiendo una suculenta operación económica para alguno, la ermita de San Antón estaba así no sé cuantos años; de acuerdo con el mal estado de los aledaños del Casón que no está ni para volver la cabeza al pasar y que no costaría demasiado adecentar. Hay que ser más ecuánime , señores.
      Gran trabajo el de Plácido. Totalmente de acuerdo en que habría que hacer un esfuerzo en esa edificación y darla a conocer al pueblo. Hay mucha gente que ni sabe que existe.

      Eliminar
    2. La iglesia de Santa María no fue derribada por un Ayuntamiento franquista, sino democrático; la casa del Rico se adquirió en ruinas y en ruinas sigue; que la ermita de San Antón se derribara parcialmenta hace muchos años no la excluye de la relación de errores municipales.

      Eliminar
    3. Evidentemente, todos son errores municipales de las distintas corporaciones desde 1979 si no queremos cargar las tintas hasta 100 años antes por lo menos. Si Santa María se derribó con el primer ayuntamiento democrático - sería entonces antes de junio de ese año - apúntese ese debe a quienes corresponda, igual para San Antón y de la casa del Rico, mejor no escudriñar porque no se puede comprar lo que después no se va a rehabilitar. Al alcalde que se la caiga esta casa después se le caerá el pelo, seguro.

      Eliminar
    4. Las primeras elecciones municipales fueron en junio de 1979, el derribo de Santa María fué después. No está en mi ánimo hacer reproche alguno a esta o a aquella corporación municipal. Si acaso, el reproche habría que hacerlo a todo el pueblo de Jumilla, porque ¿a quién le importó que se derribaran dos cuerpos de San Antón o la nave de Santa María entera, quién alzó la voz para evitarlo? Pero creo que yo que conviene decirlo ahora, aunque haya pasado mucho tiempo, para que no se repita. Y no porque tuviera mucho valor el ripio con el que estaba construida Santa María, sino porque no se debe destruir ahora un edificio del siglo XV. Y ello porque hay en esos viejos edificios hay un valor simbólico, derivado de que el avance de una sociedad depende en gran medida del amor por las cosas y el afán de continuidad. No todos entienden estas cosas.

      Eliminar
  4. Anónimo9/2/15 23:26

    Estas mismas fotos las hice hace un año y las pasé a ambos museos y concejalía. Creo que se llegó a limpiar el patio de la alfareria (eso me dijeron) Es posible que se haya vuelto a acumular basura de nuevo.
    Lo del subidor siempre esta asi, a pesar de ponerlo en conocimiento constantemente. Como guia turistico me da verguenza y me duele en el alma, si añades la destrucción de las paleras por el hongo o plaga, que podiamos haber salvado traandolas, pues tardó mucho en entrar la enfermedad a ese rincón. Se le pregunto al alcalde por casas de calle rico, en pleno, respondío que hay un proyecto "precioso" de recuperación(¿?) de la ermita de Santa Maria del Castillo. Digo yo que querría decir de "invención". Mientras un montón de monumentos y edificios patrimoniales se derrumban en nuestro Conjunto Histórico Artístico.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero