-->

La carta del dilema 28 nov. 2013 19:24 Plácido Guardiola Jiménez

«La carta que nunca existió»



Siempre pensé de nuestro anterior Presidente de Gobierno que era un inepto total,  además de un auténtico irresponsable. Tal era mi disgusto con lo que a todas luces me parecía la mayor desgracia sobrevenida a nuestro país, que hasta me atreví a llamarle «inútil» en un medio de comunicación cuando todavía ostentaba el cargo. Afortunadamente para su partido, para el bien de todo el país, en la actualidad, este contador de nubes y ciudadano del viento ha pasado al buen y bien pagado retiro de Consejero de Estado. Que conste que doy por bien empleado ese dinero público, en tal de que semejante irresponsable este fuera de todo cargo de poder y gobierno.
Hasta hoy estaba convencido de que jamás tendría que hablar de él,  ya que semejante personajillo no creo que merezca un minuto de atención, ni para bien, ni para mal. Personalmente hace mucho que lo doy por amortizado y es seguro que algún día la historia lo colocara en nuestra galería de horrores particulares.
Soy consciente de que todavía algunos creen que su primer mandato fue bueno, que se avanzó en derechos sociales y que lo ven como un hombre de vanguardia en conquista de igualdad y derechos sociales. Para estos últimos en el haber de Zapatero hay dos grandes conquistas: el matrimonio de los homosexuales y la Ley de dependencia.
Su primera conquista, la veo como un triunfo de cara a la galería, con coste cero, que le sirvió personalmente para ganarse el fervor incondicional de su masa de votantes más “progres” y arroparse él mismo con la patina de luchador incansable por la igualdad. Sinceramente, con zapatero o sin él, el matrimonio entre homosexuales habría llegado igual más pronto que tarde. Él tuvo el don de la oportunidad y sin riesgo alguno se marcó el tanto.
El otro gran logro, la Ley de Dependencia, fue la metida del siglo, un legislar sobre el papel sin ningún viso de continuidad y mantenimiento, él decretaba y las comunidades autónomas apechugaban. Buena y bonita la Ley, sí ¿Podemos acaso costearla? ¿De dónde saldrán los recursos para llevarla a término si apenas podemos mantener el nivel de nuestras pensiones? Da igual, ahí tienen sus grandes logros de este adalid de las conquistas sociales.
No hubiera vuelto a escribir una línea acerca de tamaño personaje, de no haber sido porque Zapatero, siguiendo la estela de otros ex-presidentes, acaba de presentar su libro de memorias «El dilema». Unas memorias que, como hacen todos (no le voy a criticar ahora eso), nos justifican los errores cometidos contándonos la historia como ellos la quieren ver. Sobre ello nada que decir, pero en su caso, él ha dado un paso más y en aras del éxito editorial, hasta se ha permitido publicar una carta que, Tritchet (por entonces Director del Banco Central Europeo), envió al Presidente del Gobierno Español con las recomendaciones pertinentes de apretarse el cinturón. La misma carta que se negó entregar en sede parlamentaria al diputado Gaspar Llamazares de IU quien se la solicitó en reiteradas ocasiones. Hablamos de la misma carta a la que hizo oídos sordos en el pleno extraordinario convocado para tratar la crisis financiera cuando el entonces líder de la oposición Mariano Rajoy, le dijo «Tenemos derecho a saberlo en esta cámara».
Pues nada ahí la tienen, reproducida fielmente entre la página 405 y 408 de su libro El dilema. Un ejemplo póstumo de irresponsabilidad, de su nula talla como hombre de Estado, pues la carta no la recibió el españolito de a pie D. José Luis Rodríguez Zapatero, sino el Presidente del Gobierno de España. Por tanto, D. Jose Luis no es quien para publicarla, máxime cuando en su día se negó a mostrarla en la sede de la Soberanía Nacional.
Pero de un irresponsable cabe esperar cualquier cosa, aun cuando con la carta original o sin ella, debería saber que sus memorias tienen el mismo interés, es decir, ninguno.

3 comentarios :

  1. Zapatero o cualquier político del PPSOE pueden hacer lo que quieran. Todo es gratis. La exigencia de responsabilidades está proscrita entre los políticos del régimen. Además el interesado se ha creado un puesto vitalicio en el Consejo de Estado.

    ResponderEliminar
  2. Según la ley de Transparencia y Buen Gobierno, Zapatero podría ser sancionado, por la publicación en su libro de la carta del Director del Banco Central Europeo, con la inhabilitación para ocupar cargo público por tiempo de cinco a diez años. Esta inhabilitación impediría que permaneciera en su puesto de consejero de Estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si la Ley es igual para todos no estaría mal que se le aplicase...

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero