-->

Depresión, ansiedad y Facebook 22 ago. 2013 13:30 Plácido Guardiola Jiménez

«Depresión en la red»


Son ya numerosos los estudios de psicología social que vienen confirmando como Facebook crea frustración e infelicidad entre sus usuarios. Se sabe igualmente que hay una cierta relación entre el grado e intensidad en el uso de esta red social y el de frustración del usuario.
Las razones de este efecto de frustración no están claras todavía; pero todos los investigadores implicados apuntan que quienes tienen una amplia base de amigos y conocidos en sus perfiles, aumentan la ansiedad por verse reconocidos en los comentarios, fotos o vídeos que han subido mediante los clásicos «Me gusta» o comentarios favorables. Reacciones que seguramente no se producen con la rapidez y frecuencia que esperan.
Por otra parte, resulta obvio que esta ansiedad les conduce a colgar vivencias e imágenes cada vez más ingeniosas, alegres o chistosas; produciéndose de este modo una visión virtual algo deformada de la realidad de sus vidas habituales. Todo ello conduce a la sensación de que los “otros” tienen existencias más placenteras y alegres que las propias. En definitiva el destino de este tipo de experiencias conduce inevitablemente al aumento de la frustración personal.
Otra de las relaciones que confirman estos estudios es la existencia de mayor frustración a medida que el circulo social del usuario es mayos y más numerosos, lo que parece contradecir la vida real donde a medida que es mayor nuestro circulo de relaciones somos personas más integradas y felices. En la vida virtual es al contrario, a medida que crece el numero de personas que tenemos en nuestro perfil, parece que el aislamiento y dependencia de estas relaciones virtuales parece hacerse más intenso y dependiente, con el consiguiente riesgo de ansiedad y frustración.
Como ya hemos comentado en otros post sobre este tema, a Facebook llegan las fiestas, vacaciones o acontecimientos felicesde nuestra existencia. Se cuelga desde los gazpachos, marisco o la paella que nos vamos a comer, al postre delicioso que terminamos de hacer o las maravillosas vistas de nuestra casa rural de vacaciones. Hay usuarios tan obsesionados en subir que, aprovechando la capacidad de sus móviles, no cejan en hacer fotos de los huevos fritos con chorizo que tienen en la mesa, las tapas que le han puesto en el bar, o la vista en la playa desde su sombrilla. La fiesta en la discoteca, la salida nocturna, los nenes en la piscina, su mascota favorita en posición graciosa… todo vale para alimentar e ilustrar la efímera existencia que, por lo general, todos llevamos, si con ello logramos atraer la atención de nuestros conocidos.
Las sensaciones que personalmente tengo de mi uso en Facebook, no andan muy lejos de las conclusiones que apuntan estos estudios, no se cuales son sus experiencias e impresiones, de ahí que les invito a expresarlas en los comentarios de este artículo.
_____________________
Para saber más:
Artículos relacionados:

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero