-->

Los chinos se marchan 21 jul. 2013 12:04 Plácido Guardiola Jiménez

«El abandono de los chinos»



De siempre he creído que China era un gran pueblo, así lo creía no tanto porque en la escuela e instituto me enseñaran sus enormes dimensiones, geográficas, demográficas, económicas, etc. No, yo pensaba de ese modo porque considero que la base de toda prosperidad y riqueza en un pueblo está en el trabajo de sus gentes.
Al margen del tópico: «Trabajas como un chino», he visto en los últimos años en cualquier ciudad que fuere y hasta en los barrios más humildes, como numerosos establecimientos ya fueran restaurantes, bazares, tiendas 24h… estaban regentados por ellos, su dedicación era total y absoluta. Padres, hijos y nietos estaban a cualquier hora del día al pie del cañón.
Ellos diligentes y callados actuaban como laboriosas hormigas en aras de su empresa. No acuden al banco a pedir un préstamo, sino que lo piden a la familia y amigos, no contratan si es posible a nadie, la unidad familiar es a su vez la empresarial. Su comunidad es la base de los servicios ajenos que necesitan.
Ya se que existen las mafias chinas, que controlan en plan esclavista algunos negocios, conozco también que sus establecimientos tenían algunas exenciones fiscales. Lo se, pero aún con ello no se explica el éxito y prosperidad de esta comunidad entre nosotros. En Jumilla, sin ir más lejos, hemos visto como hace algunos años aterrizó una familia china, se hicieron cargo de un viejo local desahuciado montando el clásico restaurante; en la actualidad, poseen varios locales y establecimiento y lo que sin duda son los mayores almacenes de venta local, además de tener en nómina algún nativo. Yo mismo he tenido la suerte de llevar a alguna de sus hijas como alumna en el instituto y, digo la suerte, porque eran un modelo de disciplina educación y trabajo.
Por todo ello estaba convencido que si alguien estaba capacitado para superar esta agónica y larga crisis, si alguien lo estaba; eran sin duda ellos. De esfuerzo y entrega no había duda y tampoco necesitaban que fluyera el crédito ya que ellos no pisan los bancos, lo tenían todo para subsistir a los envites de una economía en recesión.
Sin embargo, parece que no es así, que los chinos se están marchando de España. Abandonan el suelo hispano tan silenciosamente como lo conquistaros. Tal y como publicara ayer El Economista el saldo migratorio chino de los dos últimos años es negativo, señal inequívoca de que se están yendo a su país de origen. El pasado año se marcharon más de 5.000 de los 176000 que vivían entre nosotros. La caída del consumo, y el estancamiento de nuestra economía hacen inviable también el modelo chino de negocio de bajos precios, amplia demanda de productos y horarios de 24 horas. Ni ellos pueden con está recesión.
Por ello aun cuando el Ministro de Guindos o Montoro me hablan de que ya hay signos de recuperación, aun que quiero, no me lo puedo creer. Será así a niveles macro, pero a nivel de calle es todo lo contrario.

1 comentario :

  1. El Ministro de la Competitividad es broteverdista.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero