-->

Imaginar antes de disparar 13 jul. 2013 14:25 Plácido Guardiola Jiménez

«La fotografía expresión de luz e instante fugaz»


AFP Photo/Pedro Armestre 2013

Muchas veces he escrito y dicho que el arte fugaz de la fotografía hace inagotable cualquier tema. De ahí que a pesar de las miles de imágenes que he realizado de Semana Santa, todavía no tengo la que persigo.
Es verdad que tengo un reducido puñado que me gustan; pero finalmente, pienso ninguna es del todo la que quería, la que buscaba y perseguía. Ese sentimiento de insatisfacción es lo que diferencia a las personas que disparan sus cámaras, de aquellas que intentan fotografiar. El fotografo siempre es consciente de que es mejorable, de ahí que recurra a cualquier artificio técnico que permita acercar la imagen a la realidad que percibió o que desea expresar. En definitiva esto es hacer una foto, lo otro es hacer clic en el botón de una cámara o móvil, aun cuando hoy, con la fotografía digital, cualquier aparato hace correctas fotos, bonitas imágenes y hasta por puro azar buenas fotos.

AFP Photo/Pedro Armestre 2012

En cambio, ser fotógrafo profesional o aficionado, es otra cosa. Para serlo hay que imaginar antes de disparar, ver e idealizar en tu mente aquello que capta tu atención y que, seguro, no es tal cual de ese modo en la realidad. Es sentir la necesidad vital de expresar a los demás aquello que intuyes y, para eso, no valen los equipos caros y sofisticados. Tampoco, por muchos conocimientos técnicos que tengas, puedes que siempre serán pocos, podrán suplir el instante y la luz que necesitas. Esos, juegan tanto como tu pericia, de ahí que la foto que imaginaste se convierta en una obsesión, en una búsqueda constante…
Nunca lo he visto tan claramente expresado como en este artículo «Attraper le taureau à Pampelune» del fotógrafo Pedro Armeste. Quería captar el ambiente de los Sanfermines de Pamplona, descubrió el lugar, el escenario y los objetivos a emplear en 2012, disparó su cámara he hizo buenas imágenes, que se acercaban a cuanto quería expresar; pero intuía que no era lo que perseguía. Un año más tarde, ha vuelto al lugar en busca de la imagen que buscaba. Este año, la luz , el momento le han sido más propicios y su imagen se acerca mucho más a lo que busca.
Si  usted compara la primera imagen que  ha realizado este año Pedro Arneste (reproducida al inicio de este artículo), la segunda que realizó el pasado año, tendrá evidencia de cuanto le quería decir.

2 comentarios :

  1. No en vano dicen que es la mejor fotografía de los San Fermines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas cuantas yo he visto, lo es, sin duda

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero