-->

El revelado digital 17 abr. 2013 21:09 Plácido Guardiola Jiménez

«¿Qué es el RAW?»


Hoy, con la fotografía digital, con apenas pulsar el disparador de la cámara, tras aguardar unos segundos de retardo, ésta nos muestra el resultado. Todo ello nos hace pensar que con la digitalización de la fotografía el antiguo revelado de las imágenes ha desaparecido para siempre.; sin embargo, nada más lejos de la realidad.
Las actuales cámaras, hasta las más elementales, son además de dispositivos fotográficos excelentes computadoras de tratamiento de la imagen. Tras el disparo la luz captada en su sensor es tratada, calculándose los tonos medios, el contraste, brillo, etc. En definitiva, la luz que capta su sensor es revelada por el software que nuestra cámara contiene y esta nos devuelve una copia revelada en formato estándar JPG.
Los aficionados a la fotografía y los profesionales que viven de la misma, rara vez piden a sus cámaras que guarden las imágenes en formato JPG, sino que le piden que las almacenen en formato RAW. Este formato viene a ser un negativo, pues en definitiva, lo que contiene es la luz del sensor tal y como este la captó en el momento del disparo. Es una imagen también sí, pero a diferencia del JPG, está sin tratar, tal cual la leyó la cámara.
No terminan ahí las diferencias entre el negativo RAW y una imagen JPG, una foto en ese formato ocupa menos espacio en la tarjeta de nuestra cámara, pues por cada pilxe de luz que el sensor captó dispone de 8 bit (ceros o unos para poner la tonalidad correcta a ese punto), esto significa que la imagen dispone de 256 colores distintos para decidir el color de cada uno de elloso. En el formato RAW, por el contrario, cada pilxe se escribe en nuestra tarjeta de memoria  con 16 bit, pero disponemos de 32.000 colores diferentes para elegir en cada punto. Eso sí, los archivos de nuestras imágenes son más grandes y ocupan más memoria en la tarjeta.
Una imagen RAW no se puede observar directamente en un ordenador salvo con programas específicos, ni subir por tanto a una página web o al muro de nuestro Facebook, en cambio se puede revelar con programas de tratamiento de imagen y darle importancia a lo que deseamos, contrastar una parte, oscurecer una zonas o aclarar otras. En definitiva , el control creativo que tenemos sobre la imagen es total.
Para que se hagan una idea exacta les dejo tres imágenes, la primera, es la revelada por mi, la segunda equivale al revelado automático que hace la cámara cuando la convierte en JPG, finalmente, la tercera, es la información que captó el sensor sin tratamiento alguno, es decir, el RAW.

3 comentarios :

  1. El JPG utiliza, para fotografías, 8 bits para cada canal (rojo, verde, azul), lo que en verdad hace que cada pixel pueda tomar hasta 16.7 millones de colores distintos. Igual que el RAW, entre 10 y 16 bits por canal (65000, que no 32000, colores máximo por canal, 281.5 billones de colores por pixel).
    Aunque obviamente esto incrementa el tamaño del archivo, si los JPG son más ligeros es por un detalle que es importante destacar, y es que el formato JPG utiliza comprensión con pérdida, lo que implica que se pierde información. El RAW, en los casos en los que utiliza compresión, utiliza una compresión sin pérdida, lo cual lo hace perfecto para no perder detalle alguno.
    Me parecía una puntualización importante, sobre todo para lectores poco entendidos en el tema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo lector por tu puntualización, debida, entre otras cosas, a que yo no quería liar ni hacer más largo el artículo y obvié entrar en la formación del color RGB que como bien dices costa de tres capas que a 256 colores da 256x256x256=16.777.216 tonos distintos.
    En cuanto al RAW efectivamente me equivoque, pues hablamos de 65000 por capa. En cualquier caso, el lector debe saber que en una imagen cualquiera sea en B/N o color el ojo humano es incapaz de distinguir mas allá de 256 matices distintos de gris o de tonos.
    En cuanto al tema de la comprensión que machaca la calidad y nitidez (cantidad de detalle en el fotograma), en ese ni siquiera quise entrar.

    ResponderEliminar
  3. Los lectores poco entendidos en el tema nos limitamos a apreciar la calidad de las buenas fotos y muchos, como yo, encantados estamos de ver a dos excelentes aficionados dialogando sobre los dieciseis millones de tonos de colores, aunque nos sobren tonos. Enhorabuena a los dos por el rigor y la exigencia en vuestra afición.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero