-->

Nuestro singular prendimiento 28 mar. 2013 07:56 Plácido Guardiola Jiménez

«España prendida»



 
Al igual que Jesús de Nazaret fue ayer prendido y paseado por todos los jerifaltes de de aquella Galilea de los primeros años de nuestra era, de forma similar, el país entero está prendido por quienes ahora dominan y mandan en el mundo. Prendido en su soberanía nacional por Bruselas, por Merkel,por el Banco Central Europeo, por el Fondo Monetario Internacional y hasta siquieren por las propias agencias de calificación.
Como Jesús anda de un palacio a otro, que si de Pilatos a Caifás o de FMI a BCE que para el caso es igual. Todos saben que el reo es inocente, pero tiene que pagar. Pagar los desmanes bancarios del dinero europeo que se prestaba a raudales y que ahora no quiere perder cuanto con ligereza ofrecía a sabiendas de que tan fácil no se pueden prestar los denarios.
A Jesús le acusan por creerse hijo de Dios y Rey de los Judíos, a nosotros nos acusan por creernos los “Reyes del Mambo” cuando nos llenaban los bolsillos con su dinero que no cesaban de ofrecernos.
Pilatos se lava las manos para lavar su mala conciencia por condenar a un inocente, le manda azotar para despertar la piedad del pueblo hebreo. Merkel nos da una palmadita en la espalda diciendo lo bien que lo hacemos, pero pide seguir sacrificando al reo para acallar las iras de su electorado, quien sigue pensando que somos culpables por sestear tanto.
Jesús ya está prendido, listo para su crucifixión, al igual que lo está España (y con ella algún buen ladrón más deberá morir en el Calvario). Son las cosas de esta pasión del siglo XXI pues lo que nunca se admitirá es que quien está en realmente en falta, en bancarrota, es la banca Alemana o el mismísimo Banco central de EE.UU.
Ellos, nos guste o no, son y representan el nuevo imperio romano, por poco tiempo seguramente; pero lo siguen siendo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero