-->

A propósito del Cristo de la Reja 26 mar. 2013 14:16 Plácido Guardiola Jiménez

«De la Ilusión, la esperanza... la fe»


Ayer, como va siendo habitual en los Lunes Santos de los últimos años, de nuevo, acompañe al Cristo de la Reja en su descenso a la ciudad desde el convento. En esta ocasión se hizo pronto la noche y no permitió muchas florituras fotográficas el evento. No estaría de más que los organizadores del acto pensaran en horas más tempranas en aquellos años que, como en este, la Semana Santa cae muy temprano.
La Hermandad de la Caída ha puesto mucho empeño este año en su campaña «Si quieres,  puedes», especialmente dedicada a que los niños se animen a llevar este liviano crucificado que pende sobre la reja que da paso al altar de la iglesia franciscana.  No cabe duda que, el citado llamamiento, ha tenido su efecto, pues pudimos contemplar varios turnos de anderos compuestos de niños durante la bajada.
Sin embargo, lo que me llamo personalmente la atención y atrajo la mirada de mis cámaras, fue para mi lo más difícil de captar por un objetivo, eso tan intangible de plasmar en una imagen y que observe en la mirada y actitud de algunos de los chavales que protagonizaron el acto de ayer, la esperanza, la ilusión que latía en su interior.



Viéndolos pensé que nuestra sociedad, nosotros los adultos, hemos perdido la fe ( no me refiero ahora exclusivamente a la religiosa), la perdimos porque hace mucho perdimos la ilusión, esa que ayer observaba en el latir de estos jóvenes corazones que protagonizaban el traslado de la imagen. No en vano, la fe y la esperanza junto a la caridad, son las tres virtudes teologales o los hábitos que Dios infunde en la inteligencia del hombre para ordenar sus acciones y acercarlo a su perfección humana. No se si mi torpe intento de captar lo que les cuento está en las imágenes que ayer hice, no lo se... pero les aseguro que es cuanto vi, sentí y pensé.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero