-->

La Siberia 29 ago. 2012 19:29 Plácido Guardiola Jiménez

«Lugar de olvido» 


La Siberia siempre fue un lugar de destierro u olvido. En la rusa, Lenin deportó a millones de súbditos que no terminaban de comulgar con la ortodoxia comunista de una república socialista igualitaria. La española, en cambio, siempre fue lugar de olvido. Tan olvidado estaba el territorio de la Siberia española que, cuando en los años noventa quiso el gordo de navidad venir a caer en Herrera del Duque (Partido judicial y cabeza de la comarca), los reporteros de TVE no pudieron ofrecer imágenes de los afortunados hasta el telediario de la noche.
De ahí que el pulso de la vida en la Siberia sea distinto al de otras partes del mundo, aquí la vida es más pausada, como olvidada de los avatares diarios, y del trepidante desarrollo y cambio actual.
Al caminar por sus dehesas, los cerdos y borregos que pastan pausados bajo sus encinas y alcornoques parecen ignorar por completo la existencia de Internet y de las redes sociales. Sus pasos y miradas parecen recordarnos que la existencia en estos lugares fluye aun ritmo distinto, donde lo realmente importante sea la ausencia de lluvia durante toda ésta tórrida estación que aboga a su término. Ausencia, que ha terminado hasta con el más pequeño atisbo de hierba verde que llevarse a las bocas, convirtiendo el suelo que pisan sus pezuñas, en un polvorientos páramos.
Aquí, en La Siberia, sólo cabe esperar, pues pasados unos días, las encinas y alcornoques cuajados de v bellotas comenzarán a rociar sus suelos de tan preciado manjar y seguramente algún frente atlántico procedente del oeste luso regara sus campos haciendo brotar los nuevos pastos que pintara de verde sus suelos.

2 comentarios :

  1. Una corrección, el gordo cayó en Herrera en 1985 y no en los 90.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la corrección! Últimamente tengo la sensación de que el tiempo pasa más rápidamente que nunca.

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero