-->

El mundo feliz de Facebook 8 ago. 2012 13:08 Plácido Guardiola Jiménez

«Donde sólo cabe el "Me gusta"»



De un tiempo a ésta parte vengo observando como en Facebook mis amigos, conocidos, seguidores, fans, o como quiera que les llamemos, dejan huella de una existencia feliz. Un mundo idílico que después, no veo correr de forma paralela en la vida real.
Lo primero que piensas al ver lo divertido de las fiestas, los espléndidos aperitivos que se toman, los sonrientes rostros en compañía de sus seres queridos, lo divertido de la fiesta que suben desde el móvil, lo precioso y guapo que está su hijo, o las magnificas vacaciones y viajes que están haciendo… Lo primero que piensas es sin lugar a dudas ¡Vaya mierda de vida que llevo yo!
Es entonces cuando te entra una envidia (en el sentido de la envidia sana), por parecerte a ellos. De cambiar tu modo de vida. Imitar esos momentos felices, tiernos, llenos de humor que ves en ellos y que tienes la impresión que no te ocurren a ti.
Rara vez, por no decir apenas alguna, te topas con un amigo desesperado que pida ayuda, lo normal en Factbook es que te cuenten un chiste, te inviten a jugar a no se qué, o compartan contigo la foto del aperitivo que se toman a pie de playa. Por eso, a la larga, descubres tu mísera existencia.
Para consolarme, me digo a mi mismo: «Las miserias no se comparten, pero esos instantes felices de todos son más felices compartidos». Supongo que será así, de ahí que la visión del mundo que a diario me ofrece Factbook es la de un mundo feliz, alegre con la vida y el día a día.
Hay está la razón de su éxito y por ello acudimos a él a diario, pues para miserias, crisis y mal cuerpo ya tenemos nuestra vida real. Es tan feliz el mundo de Facebook que uno solo puede decir «Me gusta». De lo contrario, cabe la opción de no decir nada; pero todavía no existe el «No me gusta».

4 comentarios :

  1. Es bonito recordar los momentos felices y compartirlos con amigos, pues volvemos a vivirlos de nuevo. Cuando entro en facebook que normalmente suele ser despues del trabajo, me da la sensacion de que estoy con todos mis amigos y conocidos pasando un buen rato. Los comentarios de la gente me hacen reir, soñar, pensar que contestar para que alguien se ria, olvidar los problemas, en fin!! Sentirme feliz.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente en ello radica su éxito Amparo; precisamente en que volvemos a vivir esos momentos, pues otras redes sociales como Twitter donde se dejan otro tipo de pensamientos o ideas no alcanzan el mismo que facebook

    ResponderEliminar
  3. Como todo proceso de comunicación, interacción social me parece un fenómeno muy interesante, aunque también no exento de algunas cosas que quizás, en ese usted esta obligado a ser feliz o callar pueden estar expresándose. Sin duda hallar un páramo en apariencia de codigos sonrientes frente a numerosas situaciones dificles o incluso a la agresividad o actos violentos presentes en muchos ámbitos incluidos foros, es de alguna forma una especie de refugio o puede ser visto de esta forma.

    Por esto creo que sin entrar en juicios radicales del tipo han cuestionado a nuestro club, quie disiente que se vaya quien no sea feliz que no se presente, o el acto de ignorar al otro y sus variantes, creo que se hace necesario tambien reflexionar acerca de la ¨felicidad¨ de facebook, tanto por las ideas y vivencias aportadas por los usuarios comunes como de parte de la heterogenea red de constructores que han ideado la plataforma asi como p0or aquellos qu revisan el comportamiento de los perfiles de usuarios en facebook para considerar a su personal en áreas laborales diversas. En suma es necesario un punto reflexivo también acerca de algo que parecería maravilloso e incuestionable por el momento, o asi parece.

    saludos, Potnia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien debes saber nada en la vida del ser humano está exento de problemas ni es maravilloso.

      Un saludo

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero