-->

El show de nuestras vidas 5 jul. 2010 10:00 Plácido Guardiola Jiménez

«Todo en Power Point»

Hace veinte años, nadie pudo adivinar el impacto social que tendrían los documentos del intuitivo programa para realizar presentaciones con imágenes, texto, sonido y gráficos que incluía el paquete informático Office. Aquel mítico Office-90, era como el actual una suite informática con herramientas de uso general para oficina; un procesador de texto (el Word), una hoja de Calculo (el Excel) y un realizador de presentaciones, el Power Point, para montar informes y memorias que se debían desarrollar en público ante una audiencia. La versión Pro de Office-90 contenía además, el gestor de base de datos Acces. Pronto se dieron cuenta los profesores de las enormes posibilidades didácticas que tenía el Power Point para el desarrollo de sus contenidos en las aulas, por lo que no se tardó mucho en dotar a éstas de cañones de vídeo y más tarde pizarras electrónicas, que permitirán proyectarlas en tamaño adecuado. Las ventajas se veían obvias, hacían la clase más amena, fijaban la atención del alumno (habituado ya a mirar la pantalla más que al texto), sirviendo además de guión.
Al poco, comenzaron a difundirse como adjuntos en nuestros correos bonitas presentaciones con fotografías fantásticas acompañadas de excelentes melodías musicales. Hoy, raro es el día que un algún conocido o amigo no te desea un buen día con alguna de ellas, son esos archivos ppt que se adjuntan. Las hay que expresan buenos deseos, amistad, pensamientos filosóficos, amor a la naturaleza, belleza y desnudos del sexo contrario, humor… En fin de todo tipo.
El Power Point es tan fácil de manejar que, como dicen en mi tierra, «Hasta el más tonto hace relojes», seguramente por ello se ha convertido en la herramienta de expresión audiovisual más popular. No hace mucho asistí a una de nuestras interminables bodas, de esas que entras al salón de celebraciones a las 14 y sales a las 21, donde de rato en rato, se sucedían los apagados de las luces del salón con motivo de algún show que los amigos de él o de ella realizaban al acorde de unas notas musicales. Lo sorprendente es que también nos pasaron sus vidas en Power Point, la de su infancia, comunión, adolescencia, noviazgo y viajes; porque ahora, nuestras vidas son un show de Power Point al son de una pegadiza y dulce melodía.

3 comentarios :

  1. ¿Alguien podría sacarme los ojos con un sacacorchos, por favor?

    Es que es sabido que las empresas utilizan cualquier método para sacarle el dinero a la gente, y si en algo me he ido fijando en los últimos, es en la poderosa arma que las empresas de software han adquirido: la ignorancia de la gente.

    ¿Quieres usar un ordenador porque todo el mundo tiene uno, pero no tienes ni idea de usarlo? ¡Eres la víctima perfecta! Te IMPONDRÁN sus programas que aprenderás a usar creyéndote el más experto. ¿Pero qué tienen de malo, si son bonitos y fáciles de usar y funcionan? Ay... si supieras informática...

    Por cierto, esa palabra se ha usado mal aquí, la correcta sería "ofimática".

    Pero qué esperamos, si además de imponerte sus programas, te cuelan por ahí los cracks de sus propios programas, para que puedas usarlos ilegalmente sin pagar sus abusivos costes y así crearte más dependencia de los mismos. Y encima después nos acusan de robarles...

    Y es que hacen un atrofio horrible de nuestras mentes: llamamos "power point" a las presentaciones de diapositivas, aunque estén hechas con otro programa; decimos "word" para referirnos a un procesador de textos, y "excel" a una hoja de cálculo... cosas que por cierto ya existían antes de que microchof las plagiara, y de las cuales siguen existiendo alternativas igual de potentes pero mucho más universales. Por ejemplo, OpenOffice, compatible con muchos más formatos, con exportación a PDF deste tiempo inmemorial, y además LIBRE.

    Y ya para terminar de desahogarme, saber usar un ordenador (especialmente saber sólo ofimática), no significa que se sepa informática (odio esto), y viceversa. Y del 99% de la gente que dice saber "power point", no tiene ni idea de usar sus posibilidades y potencial, ni hacer las cosas elegantes ni bien hechas, ni la diferencia entre una presentación de diapositivas y un texto eternamente largo presentado pantalla por pantalla.


    Que no lo digo por este artículo, que lo único que hace mal es alabar "power point" en vez de "presentación de diapositivas".


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Miguel:
    Aunque hubieron y hay sistemas operativos (CPM,Mac, Linux), procesadores de texto (Wordperfect), hojas de cálculo (Lotus) diferentes a las de Bill Gates sus productos son el stándar. Otro sofware libre como OpenOficce lo he probado y no hay color, seguramente porque si no hay pasta de por medio, a la larga hay menos desarrollo e investigación.
    Es triste, lo se, pero es así. Sólo de tarde en tarde aparece algun programa como el R Commander (para análisis estadístico) de distribución libre que hace verdadera competencia a su homólogo de pago, en este caso el SPSS.
    Por otro lado nos guste o no, el uso más difundido del ordenador y la informática es la famosa ofimática, fuera de ella, el común de los mortales (los no informatizados) navega por internet y punto.

    ResponderEliminar
  3. ¿OpenOffice no hay color? Que no sepas usarlo no significa que no sea potente, porque lo es. Es normal que cuando te acostumbras a un producto, otro distinto se te hace al principio difícil de utilizar y mucho menos atractivo (en todos los sentidos). Yo mismo echaba muchas cosas en falta cuando me pasé a Linux, pero ahora estoy contentísimo sin tener que reiniciar, desfragmentar o formatear mi disco duro, y ya no golpeo a mi máquina cada vez que algo falla (sé que suena a tópico infundado, pero es completamente cierto; no digo que no falle nunca, pero ya no tengo ese estrés de antes).

    Si estándar es "sobornar" a la ISO, microchof tiene unos cuantos estándares. El formato OpenDocument (de OpenOffice) fue estándar ISO muchos años antes de que lo fuera el nuevo OOXML (el formato de Office 2007), y además lo fue sin supuestos fraudes. Esta imagen lo ilustra a la perfección: http://antoniofonseca.files.wordpress.com/2007/08/isomeeting.jpg

    Pero mientras la gente se crea que tiene derecho a conducir una máquina sin sacarse el carné de conducir...

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero