-->

Las cuentas del agua 17 abr. 2010 10:43 llanerosolitario

Anda Rajoy metido en cuentas. Zapatero ya salió de ellas. Anda con las sumas y las restas, y pensando donde afloja y donde aprieta. Si gana votos en la Mancha o los pierde en el Levante. Esa es la cuestión y no otra, por mucha burra que se nos quiera vender. El Partido Popular quiere emplear la misma táctica y juego victimita en Castilla la Mancha que en el Levante de Valencia y Murcia, a cuenta del agua. En ambos territorios les ha ido de manera perfecta, y van sobrados de votos para las próximas elecciones autonómicas y municipales, con el manido asunto del trasvase Tajo Segura, y la pancarta del Agua para Todos. No asi en tierras castellano manchegas donde el Partido Popular aspira a gobernar. Mariano Rajoy y su partido ya tienen una decisión tomada al respecto, y votaran a favor del Estatuto manchego. Dejaran a Valcárcel y a Camps con el culo al aire, pero eso es lo que menos les preocupa. Es tanta la ventaja que sacan a sus contrincantes en el juego electoral, que los votos que pierdan en Valencia y Murcia, no pondrán en peligro las mayorías de las que disfrutan en ambos parlamentos autonómicos. Si por el contrario, pueden ganarlos en Castilla la Mancha, votando a favor del texto estatutario propuesto por el presidente de aquella Comunidad, Juan José Barreda. Barreda, que en su dia propuso una fecha de caducidad – año 2015 – y fue Mª Dolores de Cospedal, candidata a presidir la comunidad manchega en las elecciones del 2011, por el Partido Popular, la que propuso una reserva de 6000 hectómetros cúbicos, que después rebajó a 4000, a cambio de un desbloqueo en la negociación entre ambos partidos. He aquí el insípido, inodoro e incoloro dilema que los dos partidos nacionales tienen. El Partido Socialista Obrero Español, hace años que tiró la tohalla en tierras levantinas, y las cuentas que hace cada vez le son más esquivas en votos sumados. Ha permitido con ello, que algunos Estatutos de otras Comunidades, aprobados en el Congreso de los Diputados, socaven desde lo escrito en el papel, las competencias que, en materia hidráulica, corresponden al Estado. Para el PSOE es mucho más importante conservar el poder en Castilla la Mancha, que no ganarlo en Murcia y Valencia. Y eso solo lo conseguirá si el Estatuto se aprueba en el Parlamento de la Nación en los términos en el que está redactado. Hasta aquí las cuentas del PSOE están claras. Las que no están tan claras son las del Partido Popular. A Valcárcel ya le duele la boca de decir que el PP no votara de manera afirmativa ese Estatuto, que será debatido en los próximos días en el Congreso. Yo no tengo por tan corto de vista a Ramón Luís I de Murcia, y no debería andar a tientas por su partido, en una cuestión tan seria para los murcianos como es el agua que nos llega del vecino. Ambos líderes regionales, Valcárcel y Saura, no se hartan de decir que los diputados murcianos de sus diferentes partidos votaran en contra. Bueno, ¿y eso qué? Por ese gesto de “heroicidad murciana” y por el número de diputados que supone la suma de los nuestros, el dichoso Estatuto no dejara de aprobarse, ténganlo en cuenta. Luego vendrán los golpes de pecho; que hicimos lo que teníamos que hacer, que hemos roto la disciplina del partido por nuestra región, que antes somos murcianos que políticos, que lo vamos a recurrir al Constitucional, que …..Palabras huecas, que como hojas del árbol caído, juguetes del viento son, recogiendo una de las rimas de Bécquer. Ésta batalla del agua, los murcianos ya la perdimos hace tiempo, tanto como hace que se derogó el Plan Hidrológico Nacional, por el Partido Socialista Obrero Español, el día que éste se puso a hacer cuentas por las lejanas tierras de Aragón y Cataluña. A partir de entonces, comenzó el cuestionamiento de los trasvases, los que estaban por hacerse, y los que ya estaban hechos. Ese fue el principio del fin. Y los dos grandes partidos nacionales, PP y PSOE, se han dedicado desde entonces ha hacer política de botijo con el liquido elemento. Cuentas y mas cuentas, para que los números de votos salgan allá donde cada uno mora de mandamás. Unos por acción y otros por omisión, han dado lugar a la situación actual, y las campanas que repican a últimas para el trasvase Tajo Segura, lo hacen como nunca lo hicieron antes. A los murcianos nos quedará – si la sensatez de los hombres no lo remedia – acudir al tanatorio a velar al muerto. En la comitiva doliente, siempre habrá alguno, que con lágrimas de cocodrilo en los ojos, y la calculadora en sus manos, hará sus cuentas.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero