-->

El Carche 1 abr. 2010 15:59 llanerosolitario

Horizontes de mi tierra que cada mañana el sol ilumina. Montes y sierras, cerros y lomas, peñas y cimas. La cuesta colorá, la hiedra, los lomazos de viñape, la curiosa y la alberquilla. El viejo salero del tío pablo, los granaicos y la casa de los maravillas. La cueva de los cortezas, la de bartolo y natalia, y la de la tía marina. La de los pelicanos, la de pepe el ciego y la de los salinas. La rambla de las pozas, la de la pepa juana y la de las mulas. Casas de la rosa con su pequeña ermita y sus centenarias encinas. Pozo de las nieves y el volcado por el viento, pino de la omblanquilla. Barracos de la oz y san cristóbal, al fondo las balsas de agua salina. Pisana y el saltador, el cantar y la peña castelar, que al valle vigila. La casa de los guardiolas, la de los malas y la de la ermita. Los calvarios y la zuara, las guillenas y las cruces, el camino de los arrieros y el otro, viejo y maltrecho, que va por la umbría. Olivares y almendros, ricos frutales y hermosas viñas. Chaparras y pinares, madroños y romeros, espartos y sabinas. Los tornajos y la sanguijuela, manantiales de agua de toda la vida. Las casas de la olla, que desde abajo te miran, el cabezo de la rosa a tus pies, que a tu vera vive y respira. La sierrecica de enmedio, tu hermana chica, la más querida. Sitios y lugares, estampas de calendario, paisajes que no se olvidan. Lugar de viejas costumbres, de nuevos lagares, de quesos artesanos y de sal para las cocinas. Galeón jumillano, de nuestros montes el buque insignia, alto y majestuoso, que en las noche de luna llena, miras a Jumilla, y Jumilla te mira. Eres envidia de muchos, deseo de pueblos vecinos, a los que enamoras con tus cumbres nevadas y tus blancas neblinas. Canta un fandango popular que casarte quieres con la sierra de la pila. Has de saber que a esa boda no faltará jumillano en vida. Ya suenan los tambores, ya se escuchan las pitas, a lo lejos se oyen los sones de las bandas de música. Es semana santa, es semana de pasión y también de alegría, de cofrades y nazarenos, de sotanas y túnicas. De velas y caramelos, de penitencias al cielo, de promesas cumplidas. Son tus gentes, son tus tierras, es, Carche querido… la vida.

1 comentario :

  1. hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero